Murió el portero Pablo Larios, leyenda en Cruz Azul y la Selección Mexicana

Pablo Larios Iwazaki fue conocido por sus espectaculares atajadas. Foto: Twitter @iwasaki_pablo Pablo Larios Iwazaki fue conocido por sus espectaculares atajadas. Foto: Twitter @iwasaki_pablo

ZACATEPEC, Mor. (apro).- Uno de los más recordados arqueros mexicanos falleció este jueves. Pablo Larios Iwazaki, portero histórico de los Cañeros de Zacatepec, del Cruz Azul y de la Selección Mexicana, murió esta mañana alrededor de las 10:30 horas en un nosocomio en el estado de Puebla, debido a una complicación respiratoria.

El exmundialista mexicano en México 86 había sido reportado delicado de salud a lo largo de la semana y fue este jueves cuando se reportó su deceso.

Larios Iwazaki fue internado en el Hospital General del Norte, en Puebla, por una parálisis intestinal que le produjo un paro respiratorio. Al morir, el arquero tenía 58 años de edad.

Larios nació el 31 de julio de 1960 en Zacatepec, Morelos. Debutó en septiembre de 1980 defendiendo el arco de los Cañeros. Luego se convirtió, seis años después, en el portero de la Selección Mexicana en el Mundial de México 86. También vistió las playeras del Cruz Azul –con el que más se le identificó–, el Puebla y Los Toros Neza.

Con Puebla, equipo de la ciudad donde radicó los últimos años, levantó el título de Liga y de Copa en la temporada 1989-1990, y salió subcampeón con Cruz Azul y Toros Neza.

Una década atrás, Pablo Larios, quien destacó por sus espectaculares salidas acrobáticas, perdió a uno de sus tres hijos cuando intentaba cruzar el Río Bravo, y hace dos años sufrió la pérdida de su esposa.

Luego de su retiro, el portero sufrió una terrible adicción a la cocaína, lo que incluso le desfiguró el rostro. En 2018 fue registrado como candidato a la alcaldía de Zacatepec por Movimiento Ciudadano. En algún momento fue director de deportes de ese municipio.

Con el cartílago destruido, Larios fue sometido a diversas cirugías de nariz desde hace algunos años.

En redes sociales los equipos de los que formó parte lamentaron su muerte, al igual que el también exarquero Jorge Campos: “Se fue el mejor de todos los tiempos aunque le pese a muchos, sobre todo a los que no conocen el arco. Siempre le estaré agradecido por lo que me enseñó. Gracias a él la gente se acuerda mucho de mi. Creo que fui su obra maestra, por todo lo que me entreno. Gracias ídolo”.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso