AMLO dice en Tlaxcala que se castigará a delincuentes; entrega tarjetas de Bienestar

El presidente Andrés Manuel López Obrador con artesanos de Tlaxcala. Foto: Presidencia El presidente Andrés Manuel López Obrador con artesanos de Tlaxcala. Foto: Presidencia

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que el problema del país no es la falta de dinero, de presupuesto, sino la corrupción, aunque advirtió que ya le llegó su fin a ese flagelo.

“Vamos a acabar con la corrupción y con la impunidad, el que cometa un delito va a ser castigado, se va a acabar la corrupción, se va a acabar la impunidad. Me canso ganso”, sentenció.

Desde Tlaxcala, donde entregó simbólicamente credenciales de los programas integrales de Bienestar, el mandatario dijo que recibió un gobierno frenado, parado, que no tenía como fin, como propósito, atender al pueblo, sino que estaba más dedicado a facilitar el saqueo, el robo, el beneficio de una minoría.  “No estaba el gobierno preparado para servir al pueblo, era un comité al servicio de una minoría rapaz”, subrayó.

“Por eso –dijo– nos ha llevado algún tiempo echar a andar el gobierno, a ponerlo al servicio del pueblo. Espero que a mitad de este año ya estén funcionando todos los programas, que ya estemos dando todos los beneficios, que van a ser muchos, al pueblo de México.

López Obrador cuestionó también a la minoría de empresarios que evaden impuestos y que cuando los pagan exigen su devolución.

Sin mencionarlos por su nombre, aludió a los exsocios del Grupo Modelo que litigaron la devolución de impuestos ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). “Ya estaba un proyecto en la Corte a favor e intervenimos. ¿y saben qué? se cambió la resolución.

“Saben cuánto se tuvo que haber pagado por esa resolución mañosa, tramposa y corrupta: 35 mil millones de pesos”.

 

Minimiza amenazas

Antes de abordar su vehículo para regresar a la capital del país, una reportera le preguntó al mandatario si aumentaría la seguridad después de la abierta amenaza que recibió en el estado de Guanajuato del grupo huachicolero de Santa Rosa de Lima.

López Obrador sólo respondió, lacónico: “El que lucha por la justicia no tiene nada que temer”.

En el evento, el Ejecutivo federal estuvo acompañado por el gobernador, el priista Marco Antonio Mena, quien no se salvó de las rechiflas, así como por la titular de la Secretaría de Cultura, Alejandra Fraustro, entre otros funcionarios.

Comentarios

Load More