Golpe bajo en el box de la Ciudad de México

Litigio por la marca Litigio por la marca

Es como si David y Goliat estuvieran en el ring. Ramón Parada Ortega, quien hace tres años incursiona en la fabricación de guantes de box profesionales, acusa a Industrias Reyes, fabricante de los famosos guantes Cleto Reyes, de incurrir en prácticas monopólicas. En entrevista, el empresario habla de su lucha y sobre su disposición a enfrentar legalmente a la Comisión de Box Profesional de la Ciudad de México y al Consejo Mundial de Box por negarse a abrir el mercado.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Un escándalo está por asaltar al pugilismo mexicano: el empresario Ramón Parada Ortega acusa a la Comisión de Box Profesional de la Ciudad de México (Combox) de prácticas monopólicas en el mercado de guantes para profesionales.

El también abogado responsabiliza al Consejo Mundial de Boxeo (CMB) de manipular las certificaciones para favorecer a Industrias Reyes, reconocida empresa mexicana por la fabricación de sus guantes Cleto Reyes, utilizados por grandes figuras del boxeo mundial.

Parada Ortega incursiona en la manufactura de estos artículos deportivos desde hace un par de años y para ello solicitó autorización a la comisión capitalina que es la oficina del Gobierno de la Ciudad de México especializada en la materia.

El organismo local declinó su competencia y turnó el caso al CMB, asociación que presuntamente se encargó de analizar los guantes de la nueva marca en un laboratorio.  

La organización que preside Mauricio Sulaimán Saldívar avaló los guantes de Parada y le otorgó una certificación limitada. Sin embargo, la Comisión de Box Profesional local rechazó la solicitud del empresario.

El 14 de agosto de 2018, la Combox envió un oficio al fabricante. En el escrito firmado por Ricardo Trápaga Barrientos, secretario de la comisión, expone que la revisión de sus artículos se hará en un laboratorio internacional del Consejo Mundial de Boxeo, pero que para ello solicita cuatro y no dos pares. 

Parada, también director editorial de la revista Box World, impreso que ostenta el logotipo del CMB, explica que no envió de inmediato lo que le pidieron “por desconfianza de que el CMB pudiera enviarlos a Cleto Reyes para que los abriera, los analizara y después me los rechazaran”. 

En entrevista, explica que decidió entregar los pares directamente a Sulaimán y así fue como obtuvo el permiso válido para todos los cinturones, menos para el Campeonato Mundial.  

El 9 de noviembre último, el CMB remitió la constancia de certificación al interesado y le expone que, en sus “continuos esfuerzos por hacer que el deporte del pugilismo sea más seguro para todos sus participantes, el organismo está examinando todos los guantes que se le presentan para saber si cumplen con ciertos estándares de calidad mínima”. 

Bob Yalen, director técnico del CMB y del Comité de Certificación de Guantes, expuso en un escrito dirigido al empresario que sus productos “deben corregirse a satisfacción” del comité de certificación del organismo.

El fabricante dice que le sorprendió la respuesta inmediata del CMB. “Los guantes se los entregué el jueves (8 de noviembre de 2018) y al día siguiente ya estaba la carta firmada por un gringo (Bob Yalen). Ya lo sabíamos, Mauricio Sulaimán miente cuando asegura que los guantes se envían a Estados Unidos… 

“Veo claramente la diferencia entre el interés público y el interés privado. Sulaimán pudo verle la cara a millones de fabricantes de todo el mundo para favorecer los guantes de Cleto Reyes. Una injusticia que hicieron privada la comisión capitalina la convirtió en institucional.”

Parada también dice que le han dado “atole con el dedo” y señala a la Comisión de Box Profesional de la Ciudad de México de ser “títere de los intereses de Sulaimán”. Crearon un monopolio porque “infundadamente extendieron el poder de la marca Cleto, por reglamento no puede existir esta práctica”.

Para el empresario, la autoridad capitalina no puede ni debe estar supeditada a los criterios de un organismo no gubernamental, como el Consejo Mundial de Boxeo. “Como los abogados decimos, hay una verdad histórica y una verdad jurídica. En todo el medio boxístico estamos convencidos de que el tema de la certificación de los guantes es un mito.” 

Parada Ortega aclara que su pleito con el CMB y la Combox es ajena al fallecimiento de Alberto Reyes, propietario de la marca Cleto Reyes, ocurrido el miércoles 2.

“No quiero aparecer como un ave de rapiña que busca algo tras la muerte de Alberto. Ante la ausencia de una norma mi intención es que se abra el mercado para todos los productores de guantes.”

Usos y costumbres

Alberto Reyes fue hijo de Cleto, el hombre que en 1945 fundó la marca de guantes utilizados por los más grandes campeones mundiales, desde Muhammad Ali, el panameño Roberto Manos de Piedra Durán, Mike Tyson, Floyd Mayweather, Oscar de la Hoya, Julio César Chávez, el filipino ­Manny Pacquiao, Juan Manuel Márquez y hasta por el personaje de Rocky Balboa, encarnado por Sylvester Stallone.

“La Comisión de Box Profesional capitalina es una extensión de una empresa privada llamada CMB. Esta comisión no responde a su autonomía, como órgano de la Ciudad de México, pero protege los intereses de un monopolio que es Cleto Reyes. 

“Mi bronca no es con Mauricio en el CMB, con quien he tenido cercanía y mi revista se abrió a través de él, pero empezaron con dimes y diretes. Entonces, entendí que hay algo muy raro”, asegura Ramón.

En respuesta, el presidente de la Combox, Ciro Nucci, se deslinda de los señalamientos del fabricante. Asegura que este tema no parte del rechazo a la solicitud de Ramón Parada y aclara que su comisión no tiene autoridad, laboratorio ni capacidad técnica para homologar los guantes.

–Parada cuestiona su actuación y lo acusa de someterse a la voluntad del Consejo Mundial de Boxeo.

–No tengo autoridad para eso. En todo caso lo tiene que avalar el pleno de la comisión.

–¿El pleno fue instalado para analizar la petición del empresario?

–No tengo la capacidad técnica para homologar los guantes. Punto.

Si la Comisión de Box autoriza unos guantes y resulta que por deficiencia técnica lastiman o causan daño a un peleador, ¿Quién es el responsable? En cambio, si lo autoriza la Secretaría de Comercio, que tiene los laboratorios y la capacidad para analizar el producto, entonces lo autorizo y punto.

El responsable del boxeo profesional capitalino también rechaza las denuncias del empresario que acusa que su oficina esta supeditada al CMB.

Según Nucci, las marcas de guantes permitidos se utilizan debido a su prestigio público, “por uso y costumbre”, sin que exista una certificación de por medio. 

De acuerdo con la Comisión de Box Profesional de la Ciudad de México, estos son los guantes que están autorizados: “Winning, Everlast, Grant y Cleto Reyes, de 8 y 10 onzas, con agujeta larga y plana”. 

Nucci dice que en la Dirección de Encuentros de la Combox “tampoco se conoce de guantes. Eso no está en el reglamento de la comisión. Es alguna respuesta que le han dado al señor para hacerle entender que cuando los guantes ya son reconocidos a nivel mundial, y que no han dado problemas, entonces se utilizan”.

–¿Quién es la autoridad en este caso?

–Las que ya tienen más en el mercado, las asociaciones mundiales.

–¿Usted tiene la certeza de que el CMB cuenta con su propio laboratorio para analizar los guantes?

–Le mentiría. No tengo esa información… En México no hay. Hasta donde investigamos, no lo encontramos. A lo mejor no investigamos más. Lo hubiéramos podido mandar a Cleto Reyes, pero sería juez y parte. Y eso no me parece.

Luego de cinco años al frente de la Combox, en diciembre último Nino Nucci presentó su renuncia a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum. 

Sin embargo, dice que si la mandataria le tiene confianza, continuaría al frente de la comisión para proteger el boxeo y modificar su reglamento que data de hace décadas.

Para Fernando Guevara, excomisionado de la Combox, a esta oficina del gobierno capitalino sí le corresponde reglamentar y decidir sobre la utilización de los guantes más apropiados.

Recuerda que el único reglamento interno que se conoce de la Comisión de Box Profesional de la ciudad está vigente desde 1946 y en su capítulo 12 expone que es su responsabilidad el uso de los guantes profesionales de boxeo, así como las especificaciones técnicas, su peso en onzas y su conformación.

“El señor Parada está en la posición correcta de no aceptar injerencias de los organismos como el CMB. Si bien tiene una función directiva, inductora o de control de los campeonatos mundiales, ese nivel de intromisión no debería ser permitida por la comisión. Se trata de un organismo privado manejando un asunto del Gobierno de la Ciudad de México”, agrega. 

Segundo round

Fire Sport es otra empresa que buscó el aval de la Comisión de Box Profesional de la Ciudad de México. El director general de la firma, Luis Antonio Herrera, recuerda que hace tres años le sugirieron que necesitaba la autorización de una organización mundial. 

 “Me dijeron que ese era el requisito. Al principio tuvimos algunas objeciones, pero hemos ido mejorando. En ese tiempo no tenía conocimiento, me empecé a informar. Y desde hace un año estoy produciendo un guante para presentar mi propuesta de un producto que reúna las condiciones y las características para las peleas profesionales.”

Herrera cuenta que su empresa patrocina a la Federación Mexicana de Boxeo, a la de Kick Boxing y a la de Muaythai.  Tengo la autorización de la “Federación Internacional de Boxeo para utilizar los guantes en sus peleas de títulos”, agrega.

Otro fabricante, Víctor Quezada, director general de ADX, reconoce que en el sector profesional no tienen un producto adecuado para obtener la autorización, “pero disponemos de guantes destinados al ámbito amateur”.

Proceso solicitó una entrevista con el presidente del Consejo Mundial de Boxeo, Mauricio Sulaimán, pero no se pudo realizar porque, se explicó, se recupera de una cirugía. 

Sin embargo, el CMB expuso en un breve escrito que considera como “una falta de respeto que, a una semana del fallecimiento del señor Alberto Reyes, el señor Ramón Parada, director editorial de la revista Box Word y fabricante de los guantes del mismo nombre, lo acuse, de manera infundada, de realizar prácticas monopólicas, pretendiendo desorientar a la opinión pública con el ánimo de beneficiar a su marca.

“Actitudes como éstas constituyen actos negativos que afectan a nuestro deporte y no corresponden con la realidad. El CMB cuenta en sus oficinas con el resultado de la certificación de sus guantes.”

Sin embargo, el CMB rechazó revelar el nombre y la ubicación del laboratorio en el que fueron analizados los guantes del denunciante. 

“Sé que puse el dedo en la llaga. Me estoy jugando mi prestigio, mi tiempo, dinero y esfuerzo en este proyecto. Llegué al límite de decir: o pierdo a lo grande o gano a lo grande. Por eso estoy haciendo esto. La idea es que el mercado se abra a otras marcas. Esto apenas es la primera parte. La segunda es demandar a la comisión (de la CDMX). Ya me metí al fuego, estoy pisando los intereses de la perversa corrupción del guante”, advierte Parada.  

Este reportaje se publicó el 27 de enero de 2019 en la edición 2204 de la revista Proceso.

Comentarios

Reportero con 30 años de experiencia en temas deportivos, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha cubierto Copas del Mundo de Futbol, Gran Premio de Fórmula Uno, peleas de boxeo de título mundial, mundiales de ciclismo, Juegos Panamericanos y Juegos Centroamericanos.

Load More