Engruesan seguridad a AMLO en Tabasco durante activación del programa “Sembrando Vida”

López Obrador de gira por Tabasco. Foto: Twitter @94_3fm López Obrador de gira por Tabasco. Foto: Twitter @94_3fm

CÁRDENAS, Tab. (apro).- Entre un evidente operativo de seguridad, el presidente Andrés Manuel López Obrador puso en marcha el programa “Sembrando Vida”, para plantar árboles frutales y maderables en un millón de hectáreas en beneficio de más de 230 mil productores de 361 municipios de ocho entidades del país, incluido Tabasco.

El poblado C-27 del desarrollo agropecuario Plan Chontalpa, donde inició su lucha política hace 40 años, el mandatario mexicano informó que en Tabasco, su tierra natal, se sembrarán 150 mil hectáreas para crear 60 mil empleos en las regiones de La Chontalpa, Sierra y Los Ríos.

De manera simbólica, López Obrador entregó tarjetas “Sembrando Vida” a beneficiarios, y explicó los programas sociales que implementa su gobierno en todo el país “como fórmula para resolver el problema de inseguridad y violencia”.

Luego dijo que resolverá otros problemas, “porque dejaron al país hecho un cochinero y vamos a limpiar el cochinero”.

De igual manera, reiteró que el combate a la corrupción va a fondo, no habrá impunidad ni privilegios, no fallará a México y muchos menos ensuciará “el nombre de nuestro querido estado de Tabasco”.

También celebró que la Suprema Corte impidiera la devolución de 35 mil millones de pesos de Impuesto Sobre la Renta (ISR) a exaccionistas del Grupo Modelo, y mencionó que por el robo de combustible o huachicol, Petróleos Mexicanos (Pemex) perdió el año pasado 65 mil millones de pesos.

Acompañado del titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval, el presidente agradeció la lealtad de las fuerzas armadas y de la Marina, y prometió resolver el problema educativo y de salud que aqueja a la nación.

El sistema de salud está “echado a perder”, desarticulado, faltan medicinas y doctores, y muchos trabajadores no tienen plazas, por lo que se les irá regularizando para basificarlos, “pero no lo podemos hacer de la noche a la mañana”, abundó.

Por su lado, María Luisa Albores González, secretaria de Bienestar, dijo que el modelo económico de los últimos 30 años abandonó el campo y lo sumió en una profunda injusticia social, pues grandes capitales despojaron a comunidades y degradaron bosques y selvas.

Lamentó que seis de cada 10 mexicanos que habitan en zonas rurales están en situación de pobreza, y que la pobreza extrema en el campo sea tres veces mayor que en las zonas urbanas y ciudades.

Por eso, añadió, millones de personas han emigrado al norte del país o grandes ciudades al no hallar el sustento en sus lugares de origen.

Ante ese escenario, sostuvo, se implementó el programa “Sembrando Vida”, “para transformar desde el corazón de la tierra y hacer posible la Cuarta Transformación”.

El programa “sembrará vida” en ejidos y comunidades olvidadas para resolver dos problemas centrales: la pobreza rural y la degradación ambiental.

Albores González detalló que se han realizado más de cinco mil asambleas para que productores estén en los padrones, y en su primera etapa abarcará 361 municipios de ocho estados de la República, principalmente del sureste del país, donde participan más de 14 pueblos originarios o indígenas.

Se trabajará de la mano con más de 230 mil productores que percibirán cinco mil pesos mensuales: cuatro mil 500 en efectivo y 500 de ahorro.

La funcionaria federal destacó que en el programa ya están incluidas las primeras 60 mil familias campesinas, a quienes se les ha depositado su primer apoyo, y para el día miércoles 20 se estima que ya estén alrededor de 220 mil.

Además del apoyo económico, apuntó, recibirán plantas, insumos, herramientas, acorde a la vocación productiva del territorio y pertinencia cultural.

Asimismo, la organización comunitaria permitirá contar con más de tres mil 900 viveros y biofábricas que serán atendidas por los beneficiarios y el apoyo de técnicos.

En su intervención, el gobernador Adán Augusto López mencionó que “Sembrando Vida” es un programa humano que en Tabasco “nos regresa a los orígenes, al amor por la tierra”.

Recordó que la ganadería extensiva terminó con las maderas preciosas como la caoba y el tinto, que acabaron en residencias de Europa.

Después, la actividad petrolera desarraigó a los hombres del campo y los convirtió en obreros de la industria petrolera, y finalmente toda una generación dejó su tierra, su parcela, y emigró en busca de trabajo y de mejores horizontes.

“Ahora es el momento de regresar a nuestros orígenes, eso es ‘Sembrando Vida’”, subrayó.

Terminado el evento y rumbo a Minatitlán, Veracruz, el presidente Andrés Manuel López Obrador pasó a comer un caldo de pavo en el poblado pejelagartero del municipio de Huimanguillo, acompañado del gobernador Adán Augusto.

El mandatario subió la foto a su cuenta de Facebook con el comentario: “Estuvimos en el Plan Chontalpa y vamos a Minatitlán; antes pasamos a comer caldo de pavo criollo en el poblado pejelagartero Huimanguillo, Tabasco. Mi hermano Adán se hizo de la boca chiquita, melindroso”.

Durante el acto, se observó un mayor despliegue de seguridad militar en torno al presidente López Obrador, en su mayoría vestidos de civil.

Adicional al personal de la ayudantía, los militares de civil custodiaron los accesos de la gente en los enrejados y otro grupo de seis, con uniforme militar, se desplazaban por los alrededores de la carpa donde se realizó el evento, con maletines negro en manos.

Al salir, la camioneta del presidente de la República fue custodiado por otras cinco camionetas Suburban del gobierno del estado y tres patrullas de la policía estatal con agentes fuertemente armados.

Comentarios

Load More