Bloque opositor en San Lázaro presenta contrarreforma educativa

Marco Antonio Adame y Juan Carlos Romero Hicks en San Lázaro. Foto: Miguel Dimayuga Marco Antonio Adame y Juan Carlos Romero Hicks en San Lázaro. Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La oposición en la Cámara de Diputados presentó este miércoles una contrarreforma educativa que contempla garantizar la autonomía universitaria y un nuevo centro de evaluación docente.

La iniciativa, respaldada por los partidos Acción Nacional (PAN), Movimiento Ciudadano (MC), Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD), fue enviada a la comisión de Educación el mismo día en que arrancan las audiencias públicas para analizar la reforma que el presidente Andrés Manuel López Obrador envió en el pasado periodo ordinario de sesiones.

La iniciativa del bloque opositor, que pretende reformar tres artículos de la constitución, 3, 31 y 73, se basa en tres ejes: garantizar la autonomía universitaria, priorizar la educación inicial para el desarrollo de la niñez, y dar continuidad a exámenes de ingreso y evaluación.

En lugar del actual Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), producto de la reforma educativa de 2013, el PRI, PAN, PRD y MC –los mismos que aquel año avalaron la reforma peñanietista y hoy se oponen a impulsada por López Obrador– proponen la creación del Centro Nacional para la Mejora Continua de la Educación, como un órgano autónomo con personalidad jurídica y patrimonio propio.

Desde la tribuna, el coordinador del PAN, Juan Carlos Romero Hicks, señaló que las cuatro bancadas opositoras asumen, a nombre de especialistas y organizaciones de la sociedad civil, la introducción de una iniciativa profunda, innovadora y amplia, para poner en perspectiva el tema de la educación.

Sostuvo que incorporan temas de derechos humanos, aspectos de interculturalidad, ciencia, tecnología e innovación, además de la obligación del Estado para impartir educación superior. Como giro y foco de todo, el educando, y como agente principal a ser respetado, el maestro.

La reforma alterna contempla la figura del Servicio de Desarrollo Profesional del Magisterio, y destaca que la evaluación de los docentes debe efectuarse bajo los principios de legalidad, imparcialidad, transparencia y objetividad.

“Con esta actualización normativa se aspira a despojar a la evaluación docente de connotaciones punitivas y sumativas, privilegiando su contribución a la mejora continua del sistema educativo nacional, al desarrollo profesional de sus integrantes, al respeto de los derechos de todas las personas y al enriquecimiento de los procesos de enseñanza y aprendizaje”.

De igual manera, menciona que el mérito como principio rector contribuye a combatir la opacidad y la discrecionalidad, en tanto que quienes aspiran a ejercer como docentes o a mejorar sus condiciones laborales tienen el derecho de conocer con anticipación la información acerca de qué y cómo se va a evaluar, y todo lo relacionado con el proceso, los requisitos y los efectos de las evaluaciones.

En cuanto a la autonomía universitaria, –que fue borrada de la propuesta de López Obrador–, PRI, PAN, MC y PRD sostienen que es uno de los valores más importantes. Y sostienen que en su iniciativa resulta imprescindible preservar la fracción VII del Artículo 3 constitucional referido a la autonomía universitaria.

“Las garantías institucionales que tutela esta fracción: libertad de cátedra e investigación, autodeterminación de planes y programas académicos, autogobierno y libertad para fijar los términos de ingreso, promoción y permanencia de su personal académico, han resultado fundamentales para el desarrollo y consolidación de las universidades autónomas por ley”.

La propuesta deberá analizarse junto con la enviada por el Ejecutivo federal, una vez que concluyan las consultas públicas.

Comentarios

Load More