Grupo de Contacto de Montevideo pide elecciones presidenciales y entrega de ayuda humanitaria en Venezuela

CARACAS (apro).- El Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela acordó este jueves en su primera reunión enviar a una comisión técnica conformada con representantes de los países integrantes para tener encuentros con cada una de las partes en conflicto.

La primera reunión se realizó en Montevideo, Uruguay, a solicitud de los gobiernos de ese país y México, con la participación de algunos países latinoamericanos y otros miembros de la Unión Europea (UE). Un segundo encuentro será convocado a inicios de marzo.

Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y juramentado como presidente encargado de ese país, declinó participar en esta reunión. Mientras que Nicolás Maduro, también juramentado como presidente de Venezuela tras unas elecciones cuestionadas, dijo que apostaba por el éxito de esta reunión y celebró la iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador como propulsor de esta Conferencia Internacional que inicialmente apuntaba a promover un diálogo. Sorprendentemente, la primera reunión terminó sin un acuerdo definitivo y por el contrario solicitan elecciones presidenciales libres y el ingreso de ayuda humanitaria, peticiones que han sido la bandera de Juan Guaidó.

La alta representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, indicó que el objetivo del grupo de contacto “no es imponer presiones ni condicionamientos al pueblo de Venezuela”, pero “es necesario tratar de abrir nuevos espacios” para solucionar la crisis en el país, dijo durante una rueda de prensa junto al canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, a la salida del encuentro.

Según afirmó, el Grupo de Contacto Internacional “tiene como objetivo forjar un enfoque internacional común para apoyar una resolución pacífica, política, democrática” de la crisis en Venezuela, “excluyendo el uso de la fuerza interna y externa, a través de “elecciones presidenciales libres, transparentes y creíbles, de conformidad con la Constitución venezolana”.

Moguerini explicó que el grupo buscará establecer las garantías necesarias para un proceso electoral “creíble en el menor tiempo posible”. Además, indicó que uno de los propósitos del Grupo de Contacto es “permitir la entrega urgente de asistencia de acuerdo con los principios internacionales de ayuda humanitaria”.

“Hablamos de la necesidad de tener una ayuda canalizada de forma imparcial e independiente para que la ayuda nunca se vea politizada”, dijo la funcionaria europea.

Mogherini destacó que la UE ya ha movilizado ayuda para Venezuela por 60 millones de euros, a los que sumarán otros 5 millones, unos recursos que, dijo, deben ser gestionados de modo eficaz y adecuado, por lo que indicó que están dispuestos a abrir en Caracas una oficina para gestionar la asistencia humanitaria.

Por su parte, el canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, sostuvo que la llegada de ayuda humanitaria a Venezuela es imperiosa. “Trataremos de generar los canales necesarios para que Venezuela permita que esa ayuda llegue”, dijo.

Nin Novoa señaló que con el fin de implementar ambas metas, el grupo enviará una misión técnica al país para reunirse con ambas partes, y agregó que a comienzos del mes de marzo será convocada una nueva reunión a nivel ministerial para analizar el desarrollo.

La ayuda humanitaria para Venezuela fue solicitada por el presidente interino, Juan Guaidó, pese a la negativa del régimen de Nicolás Maduro, que asegura que esto puede dar paso a una invasión extranjera dirigida por EU.

Aunque aún no está claro cómo va a ingresar el apoyo a Venezuela, este jueves se ha informado que al menos 10 camiones con insumos están en la ciudad colombiana de Cúcuta, fronteriza con Venezuela.

El Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela ha reconocido la crisis humanitaria que se continúa profundizando día, “afectando a millones de venezolanos”, crisis que ha sido negada por Maduro y sus ministros.

De los trece países miembros el grupo de Montevideo, solo cuatro no han reconocido formalmente a Guaidó como presidente encargado de Venezuela. Bolivia, Italia, México y Uruguay apoyan a Nicolás Maduro.

Los Gobiernos de México y Uruguay, con el respaldo de la Comunidad del Caribe (Caricom),
propusieron al Grupo de Contacto una iniciativa para lograr la paz en Venezuela que consta de cuatro etapas centradas en diálogo inmediato, negociación, compromisos e implementación.

Esta iniciativa, denominada “Mecanismo de Montevideo”, prevé que, si el chavismo y la oposición aceptan dialogar bajo este esquema, se invitarían a la titular de la secretaria general
Iberoamericana (Segib), Rebeca Grynspan, al excanciller uruguayo Enrique Iglesias y al exsecretario de Relaciones Exteriores mexicano Bernardo Sepúlveda a acompañar el proceso.

Maduro expresó su confianza en el éxito de la cita en Montevideo y abogó, una vez más, por un “diálogo necesario” en el que “todas las partes” tomen se involucren, al tiempo que tachó de “error de carácter diplomático, político y moral” que la mayoría de países de la UE haya reconocido a Guaidó.

En tanto, el presidente del Parlamento venezolano ha reiterado que solo participará en diálogos políticos si se concreta la salida de Maduro del poder.

“Que quede claro que nosotros no vamos a participar en ningún elemento que no lleve concretamente al cese de usurpación de Maduro, al Gobierno de transición y elecciones libres (…) no nos prestaremos para falsos diálogo”, dijo Guaidó esta semana.

Comentarios