Exigen juzgar en México a exgobernador de Coahuila antes de extraditarlo a EU

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) hizo un llamado urgente a la Fiscalía General de la República para que se juzgue por crímenes de lesa humanidad al exgobernador interino de Coahuila, Jorge Juan Torres López, antes de que sea extraditado a Estados Unidos.

En un comunicado, la FIDH y otras organizaciones recuerdan que Torres López pudo estar involucrado en delitos como asesinato, desapariciones y torturas cuando fue funcionario de Coahuila.

Las organizaciones también consideraron paradójico que el exgobernador sea requerido por otros países, mientras que en “México no existe ninguna investigación en su contra”.

Torres López fue detenido el pasado 5 de febrero en Puerto Vallarta, Jalisco, a petición de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) y la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), que lo acusan de fraude, narcotráfico y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

De acuerdo con la DEA, al exgobernador priista se le acusa de lavado de dinero por 2.7 millones de dólares, que habría transferido a una cuenta en Texas para después enviarla a una en las Islas Bermudas.

 

 

Matanzas de Los Zetas

En 2017, la FIDH y más de 100 organizaciones publicaron y enviaron a la Corte Penal Internacional el informe “México: Asesinatos, desapariciones y torturas en Coahuila de Zaragoza constituyen crímenes de lesa humanidad”.

En el documento, denuncian colusión de las autoridades estatales responsables de la seguridad con el cartel de Los Zetas.

De hecho, recuerdan que, en 2011, cuando Torres López era gobernador interino, ocurrió la “masacre de Allende”, en la que Los Zetas asesinaron a entre 60 y 300 personas.

“La evidencia identificada sugiere que Torres López estaba al tanto de lo que se preparaba en Allende, y que Los Zetas contaron con la pasividad e incluso con la cooperación de las autoridades”, dice la FIDH en su comunicado.

Además, también durante su gestión, el Cereso de Piedras Negras “se mantuvo como un centro de operaciones de Los Zetas donde se quemaron o disolvieron con ácido los cuerpos de al menos 150 personas asesinadas por Los Zetas, agrega la FIDH.

Por ello, las organizaciones solicitaron al gobierno de México “que no extradite a Estados Unidos a Jorge Juan Torres López y se abra, lo más pronto posible, una investigación seria, imparcial y eficaz que lo lleve ante la justicia por crímenes considerados como de lesa humanidad”.

Comentarios