“Una familia con madre”, un retrato de la parentela mexicana

CIUDAD DE MÉXICO.- Héctor Bonilla, José Daniel Figueroa, Tatiana del Real, Pilar Ixquic Mata, Rodrigo Murray, Tara Parra y Arcelia Ramírez forman parte de la comedia de situaciones Una familia con madre, dirigida por Enrique Arroyo, quien menciona que trabajar con dicho elenco “cambió no sólo la dinámica, no del guión, sino de cómo contar la historia y lo que acabó en la pantalla, y me siento afortunado y agradecido con todo lo que me enseñaron”.

En la trama, Arroyo le rinde un homenaje a Fernando Soler porque es fan de la época de oro del cine mexicano:

“La comedia desapareció, los albures lo mataron de alguna manera, pero a mi me encantaba. Cuando estábamos pensando quien podría ser la imagen del padre fallecido de esta familia, y le dije a la directora de arte que me encantaría que fuera Fernando Soler. Lo que he descubierto es que no todo el mundo sabe quién fue Fernando Soler. Los que ven el filme, me dicen ¡qué guapo el viejito de la foto!, y preguntan: ¿De dónde lo sacaron? Me parece muy extraño”.

–¿Por qué una comedia de este tipo? –se le pregunta en entrevista.

–Era la mejor manera de exorcizar lo que yo siento de la familia. Es una comedia de mexicanos que refleja nuestra forma de oír, de hablar, que come lo que comemos. El tono es un poco negro, pero nadie mejor para reírse de nosotros que nosotros mismos. Fue muy divertido ver cómo también los miembros del equipo técnico nos traían características de sus parientes. Así enriquecimos los personajes y los volvimos muy ocurrentes porque nos reflejan.

Una familia con madre, que se estrena este 8 de febrero, se refiere a una familia, que al morir la mamá, saben que el boleto de la lotería que compró fue premiado y todos se dedican a buscarlo en la casa, hasta un obispo se inmiscuye. También buscan una caja, que contiene secretos. También actúan Juan Carlos Barreto, Gabriela Cartol, Tatiana del Real, Guillermo Avilán, Fermín Martínez, Valeria Osuna, Gerardo Lizalde e Ignacio Tapia.

Arcelia Ramírez expresa a este medio que “es una película en donde los personajes empiezan en un lugar muy distinto en el que terminan”. Sigue:

“Habla sobre estas complejas relaciones, vínculos, secretos y tabús que se establecen en las familias casi siempre por buenas intenciones, de proteger a los hijos, esto en relación a los padres, y los hijos en este afán de existir, de tener un lugar, de querer el cariño de los padres, se establecen relaciones muy complejas que nos acompañan mucho tiempo y nos es muy difícil desmantelar, ni de quitarnos estos roles que nos son dados o que se establecen así, con la convivencia de todos los días. ¿Cómo salirnos de ahí y reiventarnos? O entender quién realmente somos. Que es un poco lo que les pasa a los personajes de este filme”.

En tanto, Rodrigo Murray señala que la familia mexicana se merece todo tipo de historias “y sabemos que todo gira entorno a la mamá, y México es un país que vive en la familia y nos encanta la cocina”. Agrega:

“Retomar esas bases que comprenden esta familia,  son importantes porque lo estamos necesitando”.

Pilar Ixquic Mata manifiesta que todos los actores se comprometieron en crear una dinámica de familia:

“Con el director, más que ensayos, efectuamos improvisaciones. Por ejemplo, un día nos puso a cocinar, de cero, la comida para todo el equipo, antes de empezar la filmación, invito a todos. Fueron cuatro horas en las que empezamos a picar cebolla hasta sentarnos a comer para sentirnos como familia. Estuvo muy padre”.

Acerca del autor

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha. Foto: Carlos Enciso.

Comentarios