El último capítulo del matrimonio Peña-Rivera

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Dos meses después de que Proceso adelantó la separación del expresidente Enrique Peña Nieto con Angélica Rivera, la actriz lo confirmó ayer en sus redes sociales con un mensaje en el que agregó que se enfocará a “recuperar“ su vida y su carrera profesional.

El 9 de diciembre de 2018, en su edición 2197, Proceso publicó un Reporte Especial titulado: “Angélica Rivera, la telenovela llega a su fin”.

Ayer, la otrora estrella de Televisa, escribió en sus cuentas de Instagram y Facebook: “Lamento profundamente esta situación tan dolorosa para mí y para nuestros hijos. Por tal motivo he tomado la decisión de divorciarme”.

También conocida como La Gaviota, por su personaje protagónico en la telenovela Destilando Amor, agregó:

“A mi esposo, siempre le entregue (sic) con amor mi tiempo y esfuerzo para cumplir como esposa, compañera y madre. Hoy, toda mi energía, fuerza y amor está enfocada en seguir siendo una buena madre, en recuperar mi vida y mi carrera profesional. Agradezco el respeto para mantener la tranquilidad emocional que merecen nuestros hijos”.

La declaración ocurrió ocho días después de que revistas de sociales publicaron que Peña Nieto fue visto en Madrid, España, acompañado de la modelo mexicana Tania Ruiz.

Sin embargo, desde al menos dos meses antes ya rondaba la noticia de que se apagaba el matrimonio que comenzó a brillar en la Catedral de Toluca, Estado de México, el 27 de noviembre de 2010. Entonces, él gobernaba el territorio mexiquense y se encaminaba a ser el elegido de su partido, el PRI, para contender por la Presidencia de la República en las elecciones de 2012.

En la portada de su edición 2197, que comenzó a circular el 8 de diciembre de 2018, una semana después de que el mexiquense dejó el Poder Ejecutivo, Proceso adelantó:

“Quien hasta el mes pasado fue primera dama de México, Angélica Rivera, parece haberlo perdido todo: ya no vivirá en Los Pinos, no tiene Casa Blanca, su antiguo lugar de trabajo –Televisa- le da largas y, según diversas versiones, hasta su matrimonio con Enrique Peña Nieto llega a su fin. Ahora La Gaviota peregrina en busca de un proyecto –un libro, tal vez una serie en Netflix- que la reconcilie con un público que alguna vez la admiró”, dice el epígrafe.

Titulado “Adiós al glamor del poder”, el reporte especial asegura que la actriz estaba “en busca de un guion para restaurar su dañada imagen tras el derrumbe del simulacro de romance y matrimonio con el expresidente”.

Desde mediados de 2018 –continúa el texto-, “la relación entre ambos naufragaba ya entre la derrota político-electoral del 1 de julio y los rumores de divorcio. El 2 de agosto, Enrique Peña Nieto redactó en sus cuentas de Facebook e Instagram este mensaje de felicitación a su esposa, mientras él vacacionaba en Punta Mita, Nayarit:

“Muchas felicidades en su cumpleaños a quien me ha regalado ya diez años de estar juntos y de compartir muchas vivencias que dejan huella. Angélica, te deseo todo lo mejor en la vida, salud y muchas alegrías. Gracias por tu entrega y dedicación a nuestra familia. ¡Que Dios te bendiga!”

“Más que cercanía, el texto sugería una despedida. Para nadie en el entorno íntimo de Peña Nieto y Rivera era ya un secreto la distancia física, política y emocional entre la pareja.

“Durante todo el sexenio la relación entre ambos fue todo lo contrario a una telenovela rosa: desencuentros políticos, diferencias entre sus hijos, el escándalo de la Casa Blanca, el despido del vocero David López –quien nunca tuvo una buena relación con la primera dama-, otro escándalo por el departamento en Miami de La Gaviota, tensión protocolaria, viajes dispendiosos al extranjero, agresiones del Estado Mayor Presidencial a mexicanos que captaron en París a la entonces primera dama.

“Sus últimas apariciones fueron acartonadas, casi obligatorias, como la ceremonia del Grito de Independencia del pasado 15 de septiembre, cuando ambos aparecieron por última vez en el balcón central del Palacio Nacional, acompañados de sus hijos.

“Y el 27 de noviembre, en su brindis de despedida para el gabinete, los encargados del protocolo modificaron el plan original: se retiró la invitación a los cónyuges. Angélica Rivera estuvo ausente”.

 

¿El regreso de la actriz?

En su mensaje de ayer, viernes 9 de febrero, en Instagram, Angélica Rivera aseguró que enfoca “toda su energía” en recuperar su vida y su carrera profesional.

Y aunque no detalló en qué televisora ni con qué proyecto, Proceso también adelantó en su edición 2197 que la exprimera dama “pretende escribir un libro donde ‘contará sus experiencias’ al lado de Peña Nieto, buscará producir una serie sobre su vida en Los Pinos y tiene planes de regresar a protagonizar telenovelas en Televisa o TV Azteca, pero no en el corto plazo.

“De hecho, la empresa de Emilio Azcárraga Jean la ha borrado de las pantallas y no ha vuelto a mencionar nada de quien fuera su estrella de telenovelas en los 90. Sólo el canal de televisión de paga de Televisa que reproduce viejos melodramas anunció el reestreno de Destilando amor.

“El programa Ventaneando, de TV Azteca, comentó en días pasado que Angélica Rivera ha recibido propuestas para volver a la actuación, pero ‘regresará cuando algo le guste’, quizá en 2021”.

Su “papel” en el DIF

La segunda parte del Reporte Especial de Proceso, describe cómo La Gaviota contribuyó al “desbarajuste” de la institución de beneficencia que por tradición política cada sexenio encabezaban las primeras damas de México.

“Amiguismo, caos y dispendio en el DIF de Peña Nieto”, se titula la investigación. De acuerdo con el epígrafe, durante el sexenio del mexiquense, el “Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia fue un desbarajuste: caos organizacional, amiguismo, conflictos de interés, gastos superfluos, frivolidades, corrupción… el DIF tuvo tres directoras –incluidas Angélica Rivera y Laura Vargas Carrillo, esposa de Miguel Ángel Osorio Chong-, innumerables acomodos de funcionarios intermedios y aviadurías. En el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, este organismo creado para atender a la población vulnerable se integrará al Sistema Nacional de Salud”.

El texto agrega que el DIF “se convirtió en una central de adjudicación de empleos para cuates” del entonces presidente de México, su esposa y del grupo del entonces titular de la Secretaría de Gobernación.

“El organismo rector de la asistencia social del país se caracterizó por crear puestos a modo para colocar a recomendados, familiares de contratistas, aviadores o personal que brincaba entre puestos directivos, por una altísima rotación de directivos –a un ritmo de uno por año en ciertas áreas- y por gastar el presupuesto en cosas superfluas”.

Ayer, luego de la confirmación del divorcio de la familia Peña Rivera, usuarios de redes sociales se dieron vuelo en la elaboración de memes sobre el tema. La mayoría de ellos utilizó escenas dramáticas de telenovelas protagonizadas por la actriz y leyendas como “Fin al reality show”.

Lo mismo usaron fotos de la pareja presidencial haciendo la figura de “corazón” con sus manos en pleno balcón presidencial en Palacio Nacional, que montajes de ambos al lado de la modelo mexicana Tania Ruiz, o bien, fotografías del video en el que la actriz apareció para –supuestamente- explicar la polémica por la llamada Casa Blanca en noviembre de 2014.

Comentarios