Comienza mañana el juicio contra 12 independentistas de Cataluña  

MADRID (apro).- Este martes inicia el juicio contra los 12 presos independentistas, considerado como el más importante para la justicia española. En el banquillo de la Sala del Tribunal Supremo serán juzgados nueve exconsellers del gobierno catalán, incluido el exvicepresidente Oriol Junqueras, la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell y dos exdirigentes de organizaciones civiles, que son acusados de diversos delitos entre ellos los de rebelión y sedición.

La justicia española se enfrenta al juicio más trascendental de las últimas décadas, en el que se enjuicia a los organizadores del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 (1-O) y de la declaración unilateral de independencia de Cataluña.

En la pasarela de este juicio, que fuentes judiciales estiman se desahogue en tres meses, se verá declarar como testigo al expresidente Mariano Rajoy, la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro o el exsecretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, así hasta 500 testigos.

La Sala del Tribunal Supremo, presidido por el magistrado Manuel Marchena, desestimó la declaración del rey Felipe VI y del jefe de la Casa Real, Jaime Alfonsín, como lo pedían las defensas de los acusados, porque la ley de enjuiciamiento criminal lo prohíbe, porque el monarca es inviolable ante la legislación española.

Se descartó la declaración del expresidente catalán, Carles Puigdemont, quien huyó a Bélgica. El Supremo razonó que era incompatible con su deber de declarar y la obligación de decir verdad, cuando se encuentra en rebeldía al haber huido.

Se desechó la comparecencia del exsecretario general del PSOE, Alfredo Pérez Ruvalcava, del lingüista Noam Chomsky y del hispanista inglés Paul Preston.

Otros de los testigos que pasarán por la Sala que enjuiciará a los líderes del procés, están el actual presidente del Parlament, Roger Torrent, el expresidente de la Generalitat, Artur Mas, los diputados de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Joan Tardà y Gabriel Rufián.

Asimismo, tendrán que acudir a declarar como testigos la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el lehendakari del País Vasco, Íñigo Urkullu, quien desplegó un papel como intermediario en las negociaciones para alcanzar un acuerdo para la no celebración del referéndum, o el exdelegado del Gobierno central en Cataluña, Enric Millo.

Para la cobertura del juicio están acreditados 600 periodistas de 150 medios de comunicación, y el tribunal admitió, superando restricciones históricas, que el juicio sea televisado y transmitido por streaming en la misma página web del Supremo.

El president de Cataluña, Quim Torra, ha pedido insistentemente la libertad de los 12 presos en prisión, y considera que el juicio no es justo. Los líderes presos y sus defensas han ido más allá, al considerar que se trata de un “juicio político”.

Amnistía Internacional (AI) de España ha pedido en repetidas ocasiones la liberación de los presos independentistas, porque están en prisión preventiva y ésta ya duró hasta 16 meses. Pero esa petición ha sido desestimada por el tribunal.

Sobre las acusaciones, que incluyen el delito de rebelión, sedición, desobediencia, malversación y organización criminal, existen diversos criterios. Por ejemplo, en el caso del expresidente Junqueras, acusado de un delito de rebelión con malversación, la fiscalía pide 25 años de prisión y 25 de inhabilitación para ocupar cargos públicos.

Sin embargo, la Abogacía del Estado pide por los mismos delitos 12 años de prisión y 12 de inhabilitación. Pero en el caso de la Acusación Popular, que ejercerá el partido de ultraderecha y xenófobo Vox, pide 74 años de prisión, 20 año de inhabilitación y 20 años más de “inhabilitación especial”, la cual no se aclara qué significa.

Para esta vista oral, fueron traídos de prisiones de Cataluña a Madrid el exvicepresidente Junqueras, los exconsellers Joaquim Forn, Raül Romeva, Dolors Bassa, Jordi Turull y Josep Rull, además de la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, y los expresidentes de las entidades soberanistas ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

Comentarios