Abogadas asesoran a víctimas de violencia familiar en módulos del Metro

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A los módulos de denuncia especializada que instaló el gobierno capitalino afuera de cinco estaciones del Metro para atender denuncias por intentos de secuestro, no solo llegan víctimas de ese delito, sino mujeres que sufren violencia familiar, sexual y de género en su casa y otros espacios, pero no se animan a denunciar.

Lydia Miranda, directora general de Acceso a la Justicia y Espacios de Refugio de la Secretaría de las Mujeres (SeMujeres) del gobierno capitalino, explica en entrevista con Apro que, desde su instalación el pasado 1 de febrero, dichos módulos han servido también para escuchar a mujeres violentadas por sus hijos -particularmente adultas mayores-, a las que sufren acoso sexual en sus espacios de trabajo o las que necesitan asesoría jurídica para denunciar a un victimario.

Incluso, han recibido a mujeres que viven en el Estado de México que padecen situaciones similares y no saben qué hacer.

Según la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX), hasta ayer, en los módulos de Coyoacán, Mixcoac, UAM Iztapalapa, Martín Carrera y Tacubaya se habían brindado 363 asesorías en cuestiones penales no legales, 238 asesorías y atenciones exclusivas para mujeres, así como 210 atenciones a la ciudadanía en general.

Por ejemplo, al módulo instalado afuera de la estación Coyoacán llegó una madre de familia que pidió asesoría para saber qué hacer legalmente contra su exesposo quien abusó sexualmente de su hija hace 12 años. Según constató la reportera, la mujer contó que cuando ocurrió aquel delito, demandó al agresor, de quien también se divorció, y obtuvo una orden judicial para que no se acercara a su hija.

La madre detalló que la chica, quien actualmente tiene 17 años, aún no supera los traumas que aquella agresión le generó y ahora se enfrenta a la intención del padre de volver a acercarse. Según dijo, él la amenaza al decirle que tiene contactos en el Poder Judicial para que no proceda ninguna acción legal.

En este caso, la abogada de la SeMujeres que estaba en el módulo le dio orientación jurídica para resolver su situación y le ofreció acudir a diversas instancias del gobierno capitalino para recibir apoyo.

El acompañamiento

De acuerdo con Lydia Miranda, de la Secretaría de las Mujeres del gobierno capitalino, las abogadas asignadas a los módulos están capacitadas para dar asesoría y orientación a mujeres víctimas de este tipo de delitos y situaciones legales.

En el caso de violencia familiar, explica, se les canaliza al Centro de Atención a la Violencia Intrafamiliar (CAVI) de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX). Agrega que, según lo amerite, existen casos en los que la dependencia puede solicitar medidas de protección.

También las orientan para acudir a las “Lunas” o centros de asesoría legal y psicológica que existen en las alcaldías, dos en cada una, donde las instruyen sobre el libre ejercicio de sus derechos.

Y si a los módulos instalados afuera de las estaciones del Metro acude una mujer a denunciar un presunto intento de secuestro, las abogadas de la Secretaría están capacitadas en materia de perspectiva de género y derechos humanos para brindarles un primer apoyo de escucha o “atención de contención”.

Incluso, si hay una persona detenida como presunto agresor, las especialistas acompañan a la víctima al Ministerio Público de la Fiscalía correspondiente, según el lugar donde ocurrió el hecho, y le dan asesoría jurídica para hacer su declaración.

“La intención es ayudar a darles seguridad, escucharlas; que se sientan atendidas emocionalmente y asesoradas legalmente para hacer la denuncia”, explica Lydia Miranda.

Además, si la víctima está lesionada, la acompañan a la revisión con el médico legista y al área de atención psicológica.

“Lo importante es que sepan que están acompañadas y que es importante que denuncien para que las autoridades puedan tomar acciones en conjunto”, concluye.

 

 

Comentarios