Moody’s mejora la calificación de depósitos de Banco Azteca, de “BA1/Not Prime” a “BAA3/Prime”

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La agencia calificadora Moody’s Investors Service mejoró la calificación de depósitos de Banco Azteca, institución financiera que apoyará al gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en el reparto de recursos de diferentes programas sociales, a través de tarjetas de débito.

En un comunicado, la firma informó que el banco presidido por Luis Niño de Rivera Lajous –próximo presidente de la Asociación de Bancos de México– mejoró sus notas de “BA1/Not Prime” a “BAA3/Prime”, además de cambiar la perspectiva de “negativa” a “estable”.

“Las calificaciones de depósitos en escala global se benefician, en línea con la evaluación de Moody’s de una alta probabilidad de apoyo del gobierno. Esta evaluación refleja la importante participación del banco en créditos al consumo y su enfoque en depositantes socialmente visibles de bajos ingresos”, destaca el reporte de la calificadora con sede en Nueva York.

Para Moody’s, Banco Azteca mantiene un acceso fluido al fondeo de depósitos atomizados de bajo costo de individuos, lo que establece una muy baja dependencia en fondeo de mercado, reduciendo significativamente los riesgos de refinanciamiento.

Asimismo, podría obtenerse una mejora adicional de la franquicia de depósitos del banco en el largo plazo, a partir de la decisión del gobierno mexicano de pagar una porción considerable de beneficios sociales mediante tarjetas de débito emitidas por Banco Azteca.

“La liquidez del banco también sigue siendo amplia, de alrededor de 36% de los activos a diciembre de 2018, lo cual respalda su flexibilidad financiera”, explicó la agencia calificadora.

Mejoras en capitalización y rentabilidad

Moody’s sostuvo que el alza de las calificaciones de Banco Azteca fue impulsada por mejoras en la capitalización y rentabilidad del banco, que ayudan a mitigar los riesgos de activos intrínsecamente altos y volátiles que derivan del enfoque de ese ente financiero en el otorgamiento de créditos al consumo de mayor riesgo. Estos últimos representan alrededor de 60% del total de la cartera de crédito.

La rentabilidad de Banco Azteca se ha visto favorecida por menores costos de crédito y mayores ganancias en divisas ante la volatilidad del peso.

Además, el retorno sobre los activos del banco fue de 1.8% hacia fines de 2018, un aumento de 1.1% si se compara con el registrado en 2015, es decir, ligeramente por encima del promedio del sistema.

“La estrategia de negocios de Banco Azteca y su mercado objetivo aseguran amplios márgenes de interés neto (NIM, por sus siglas en inglés), que han promediado alrededor de 27% en los últimos tres años, de manera congruente con el enfoque del banco en créditos al consumo quirografarios de alto rendimiento fondeados con depósitos atomizados de bajo costo”, acotó la calificadora.

En este sentido, explicó que los amplios NIM absorben cómodamente los altos costos operativos relacionados con una red de sucursales extendida a nivel nacional y con un proceso de cobranza de créditos que es intensivo en mano de obra.

Agregó que la fuerte capitalización de Banco Azteca constituye una fortaleza crediticia clave y está respaldada por una política de retención consistente de utilidades.

De hecho, a septiembre de 2018 el índice de capital común tangible (TCE, por sus siglas en inglés) de Moody’s se situaba en torno al 17.3%, frente a aproximadamente el 16% hacia fines de 2015, y por encima del promedio del sistema, proporcionando amplios colchones para absorber pérdidas crediticias no esperadas.

Moody’s Investors Service advirtió que las calificaciones podrían enfrentar presión al alza si las mejoras introducidas en los controles de riesgo y los procesos de cobranza de Banco Azteca ayudan a estabilizar la calidad crediticia, mientras que la rentabilidad y la capitalización siguen siendo sólidas.

“Podría haber presión a la baja en caso de un deterioro repentino en la calidad de los activos, con impacto negativo sobre las ganancias y posiblemente sobre el capital”, remató.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios