Inminente, el frenazo a la Fórmula 1 en México

El piloto alemán Nico Rosberg de la escudería Mercedes, festeja luego de ganar el Gran Premio de México. Foto: Xinhua El piloto alemán Nico Rosberg de la escudería Mercedes, festeja luego de ganar el Gran Premio de México. Foto: Xinhua

Cada día se percibe más lejana la meta: que las empresas que impulsan el Gran Premio de México consigan recursos públicos y el aval del gobierno federal para mantener el espectáculo deportivo durante cinco años más. A menos de tres semanas de que venza el plazo para que México logre un lugar en el calendario de la Fórmula 1, la administración lopezobradorista no ha metido reversa en su decisión. “Es importante enfocar esfuerzos en la iniciativa privada; quizá la solución está a la vuelta de la esquina”, dice en entrevista José Sánchez Jassen, presidente adjunto del comité organizador.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Desde su regreso en 2015, el Gran Premio de México es por cuarta ocasión consecutiva la mejor carrera organizada de la Fórmula 1 (F1). Sin embargo, esos logros no garantizan su continuidad para 2020. 

La permanencia del espectáculo está en vilo porque el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no ha otorgado su aval, requisito indispensable que solicita la Fórmula 1 para renovar el contrato por cinco años más.

El plazo para obtener el respaldo federal vence el próximo jueves 28. De lo contrario, la firma propietaria de la carrera ya no podrá asegurar una fecha para México.

La F1 es la competencia reina del automovilismo en el mundo, la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) es la organización que la rige y el propietario de los derechos comerciales es Formula One Group, que desde septiembre de 2016 es operado por el grupo estadunidense Liberty Media. 

La carrera que se realiza en cada país sede se le denomina Gran Premio y da forma al serial llamado Campeonato Mundial de Pilotos y Constructores de la Fórmula 1.

El compás de espera se debe a que el mandatario ha anunciado públicamente que su gobierno no está dispuesto a utilizar el erario para financiar a la empresa organizadora de la competencia en México: Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE).

La compañía fundada en 1990 obtuvo de la administración de Enrique Peña Nieto recursos públicos por 4 mil 237 millones 380 mil pesos (equivalentes a 215 millones de dólares) para firmar con la F1 un contrato por cinco años, el cual vence en octubre próximo en el marco del Gran Premio de México 2019, edición que está garantizada. 

Aunque el gobierno de Peña Nieto planteó el regreso de la F1 bajo el argumento de proyectar la marca México, en realidad se desconocen los beneficios por el retorno de la inversión con dinero público. Sólo se ha mencionado de manera general que el ingreso se refleja básicamente en hoteles y restaurantes, entre otros prestadores de servicios, por concepto de derrama económica.  

El aval

Si bien el rechazo oficial no ha sido anunciado, la renuencia a la carrera de autos ha permeado en la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), cuya titular, la exvelocista Ana Gabriela Guevara, también se ha pronunciado contra el gasto en la F1. 

El 8 de agosto último, en entrevista con el suplemento deportivo Cancha, la también exlegisladora aclaró que no estaba cerrada a la continuidad de la competencia, pero sí la consideró costosa. 

De igual manera, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, puso en duda la realización del Gran Premio en 2020.

El 31 de enero pasado, la funcionaria dijo que el gobierno federal “ya no tiene contemplado este recurso porque está destinando, la mayor parte del fondo, a la realización del Tren Turístico Maya”. 

En el contrato firmado en 2014, entre Formula One Management, CIE y el gobierno de Enrique Peña Nieto, este último se comprometió a destinar 43 millones de dólares anuales por cinco años mediante el Consejo de Promoción Turística de México de la Secretaría de Turismo.

“Nos hemos sentado con Ocesa –empresa subsidiaria de CIE– para ver si puede bajarse el monto o si hay algunas alternativas para tomar la decisión sobre si se continúa la F1 en 2020 o resulta muy oneroso para la ciudad”, agregó Sheinbaum sobre el tema.

A 19 días de que venza la prórroga acordada entre el Comité Organizador del Gran Premio de México y la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), la renovación de la carrera se complica porque CIE, además de que debe conseguir 215 millones de dólares, necesita el aval de la administración lopezobradorista que la Fórmula 1 exige como garantía, igual que ocurre con la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA), cuando organiza un Mundial, o con el Comité Olímpico Internacional para los Juegos Olímpicos.  

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), un aval se compromete a responder por la responsabilidad de la persona que contrata un crédito, en caso de que ésta incumpla con el pago. 

Para efectos de la permanencia de la Fórmula 1 en México, el gobierno federal, de aceptar, sería el fiador del Gran Premio.  

El 30 de octubre último, el presidente ejecutivo y director general de CIE, Alejandro Soberón, reconoció que sin el uso del dinero público “sería completamente inviable mantener la Fórmula 1, prácticamente se estaría asegurando la desaparición del gran circo en México.  

“Este es un proyecto de colaboración público-privado en el que cada uno debe aportar la parte que le corresponde”, justificó ante el periodista José Cárdenas, de Grupo Fórmula, el propietario del consorcio que administra inmuebles, como el Autódromo Hermanos Rodríguez, el Palacio de los Deportes, el Auditorio Nacional y el Hipódromo de las Américas. 

“La carrera puede seguir”

José Sánchez Jassen, presidente adjunto del Comité Organizador del Gran Premio de México, habla sobre el futuro de la Fórmula 1: “La empresa que maneja la carrera requiere inicialmente el aval del gobierno de la República. Ese es el punto”.

En entrevista con Proceso, el también expresidente de la Federación Mexicana de Automovilismo Deportivo A.C., que formó parte del Comité Organizador del Gran Premio de México entre 1986 y 1992 –junto con los hermanos José y Julián Abed–, recuerda que en esa etapa de la F1 el espectáculo se realizó “sin el apoyo económico del gobierno, pero sí con el aval de la autoridad”.

Contrario a lo expresado por Soberón, Sánchez Jassen considera que es importante que la empresa que promueve la carrera enfoque sus esfuerzos en la iniciativa privada, porque de lo contrario “sería una gran tristeza desaprovechar el extraordinario cúmulo de aprendizaje que ha dejado la F1, sobre todo de crecimiento en el desarrollo de actos deportivos y de espectáculos internacionales”.

Lo más importante es que la F1 se mantenga en México. Debe decir mucho, asegura, que un evento de esta magnitud gane cuatro veces consecutivas la designación de la carrera mejor organizada del serial. 

–¿Los empresarios mexicanos están dispuestos a rescatar el Gran Premio de México?

–Primero debemos reconocer la posición definitiva del gobierno federal. ¿Se cuenta con el aval del gobierno? ¿Se cuenta con la intención del promotor de continuar? Busquemos a todos los protagonistas del automovilismo. A lo mejor la solución está a la vuelta de la esquina.

“Nos dieron como límite el último día de febrero. Ojalá se logre para que de esa manera el Gran Premio de México sea calendarizado durante los siguientes cinco años. Sería maravilloso y una gran recompensa para toda la gente que ha estado involucrada en el automovilismo en esta tercera etapa –la primera ocurrió con los hermanos Rodríguez, de 1963 a 1970, y la segunda fue de 1986 a 1992–. Nada más hay que esperar a que el presidente ratifique su aval para la carrera”.

–¿El Gran Premio de México puede sobrevivir sin recursos públicos?

–No lo alcanzo a percibir. La carrera se ha desarrollado porque los anteriores gobiernos federal y de la Ciudad de México vieron este espectáculo con buenos ojos. 

“Lo que sí puedo vislumbrar es que tenemos la capacidad para seguir organizando el Gran Premio de México. Tenemos las formas y las ganas de hacerlo, pero también debemos ver si disponemos de la capacidad económica.

“Lo importante para México es que se logre algo positivo con la carrera, que las noticias internacionales hablen de lo bueno; que no sólo hablen del huachicol, de las caravanas –de migrantes– o de la delincuencia. Estos es deporte y buena promoción para el país”, agrega Sánchez. 

Pemex, en la pista

El 26 de febrero de 2018, Petróleos Mexicanos (Pemex) se anunció como nuevo patrocinador de Sergio Pérez, piloto mexicano de la Fórmula 1, y de la escudería para la que corría, Sahara Force India. 

La noticia causó inconformidad entre los usuarios de las redes sociales porque la alianza se dio a conocer a unas horas de que Pemex reportara que perdió 352 millones 262 mil pesos en el cuarto trimestre de 2017.

La empresa productiva del Estado, señalada por realizar pagos irregulares por más de 950 millones de pesos a la constructora Odebrecht, justificó el patrocinio con la idea de promocionar el “nuevo entorno de mercado abierto”, parte de la reforma energética.

El convenio entre la escudería y Pemex incluyó la colocación del logotipo de la paraestatal en el monoplaza, en el nomex, que es la indumentaria de los pilotos, en los uniformes del equipo y en los sitios oficiales de la marca.

En agosto último, Petróleos Mexicanos declaró inexistente el patrocinio en Force India como respuesta a una solicitud de información pública. Ese mes, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) le ordenó entregar información sobre dicho apoyo financiero. 

No sólo Pemex aportó recursos para Checo Pérez, Telmex, del empresario Carlos Slim, ha impulsado la carrera del tapatío, y recientemente se han sumado la cervecera Heineken y Citibanamex, ésta última desde 2016.

El miércoles 6, el presidente de la Escudería Telmex, Carlos Slim Domit, expuso al periódico Récord que “por el momento dejarán el futuro de la carrera en manos de los promotores” del Gran Premio de México. “La renovación del contrato es un tema que espero que promotores y el gobierno puedan darle solución”. 

También hay otro emporio que apoya desde hace 13 años al mexicano en la Fórmula 1, se trata de INTERProtección, un consorcio especialista en corretaje de seguros, reaseguros y fianzas. 

Esta compañía, además de proporcionarle fondos al piloto mexicano, también consiguió asegurarlo y ahora Checo representa la imagen de la compañía.

INTERProtección, propiedad de Juan Ignacio Casanueva, lo mismo patrocina a Pérez y a las escuderías Racing Point Force India y Aston Martin Red Bull Racing, que ha conquistado el Campeonato Mundial de Pilotos y Constructores en 2010, 2011, 2012 y 2013.

Este semanario buscó la posición de Pemex. Los responsables de su Gerencia de Comunicación Corporativa, Paulina Gómez Robles y Jorge Herrera, vía su asistente Virginia Zúñiga, solicitaron un cuestionario, pero hasta el cierre de la edición no hubo respuesta. Zúñiga sólo explicó que sus superiores continuaban en reuniones.  

Este reportaje se publicó el 10 de febrero de 2019 en la edición 2206 de la revista Proceso.

Comentarios

Reportero con 30 años de experiencia en temas deportivos, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha cubierto Copas del Mundo de Futbol, Gran Premio de Fórmula Uno, peleas de boxeo de título mundial, mundiales de ciclismo, Juegos Panamericanos y Juegos Centroamericanos.

Load More