Luna de amor con Andrea Bocelli

Andrea Bocelli en el Palacio de los Deportes. Foto: Especial Andrea Bocelli en el Palacio de los Deportes. Foto cortesía: Chino Lemus/ OCESA.

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Como si se tratara de un lienzo de infinitos trazos, matices y colores, así plasmó su canto el tenor italiano Andrea Bocelli en un luminoso recital con los clásicos operísticos, boleros históricos y nuevas composiciones.

En el Palacio de los Deportes, a las 21 horas de ayer, la Orquesta Sinfónica de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla tocó los primeros acordes de El Cid, que tuvo como apertura el aria Ô souverain y La navarraise –óperas de Jules Massenet–, con las que Bocelli fue recibido entre tremendos aplausos.

El carismático cantante de 60 años y voz pulcra rápidamente regaló su inigualable sonrisa, mientras caminaba, garboso, con un saco azul y continuó con la distinguida Rigoletto y La donna è mobile, de Verdi, para deleite del público, en su mayoría adulto.

Entre sus invitadas cautivó la rubia violinista estadunidense Caroline Campbell, con Fantasía sobre Carmen, de Georges Bizet. Y la guapa soprano portorriqueña Larissa Martínez encantó en dueto con Bocelli en O soave fanciulla, de La Bohème, de Giacomo Puccini.

La producción gozó de una monumental pantalla, donde cada corte parecía un viaje de ensueño, ilustrado entre castillos medievales, jardines, arquitectura europea y la belleza de la naturaleza del mundo.

Tras breve intermedio, el espectáculo retomó su senda nostálgica al compás de Amorcito Corazón, de Pedro de Urdimalas y Manuel Esperón, a cargo del Coro Enharmonía Vocalis, cuya agrupación relució por su calidad vocal. Una selección llena de romance caló las emociones:

Amor, vida de mi vida (de la zarzuela Maravilla), música de Federico Moreno Torroba, que se sumó a Amapola, del gaditano José María Lacalle, y Granada, del músico-poeta Agustín Lara.

La audiencia mantenía respetuoso silencio entre cada interpretación, y al culminar cada melodía, bajo la batuta de Eugene Kohn, los clamores eufóricos brotaban como cascadas ensordecedoras. Así se sintió especialmente tras el Ave María, de Franz Schubert, en arreglos para violín por las propias manos de la rubia Campbell, dando paso a la cantautora tapatía Paty Cantú, a quien se le escuchó en solitario su balada Valiente.

O sole mío, del napolitano Edoardo di Capua, brindó la catarsis, sublime homenaje de Andrea al gran Caruso (1873-1921), mostrando un collage de imágenes memorables. Finalmente presentó If Only, de su nuevo disco llamado , una grabación que permaneció inédita hasta 14 años. Aclamado con vítores de placer, dio paso inmediatamente a su celebración Canto della Terra.

El tenor toscano nacido en el poblado de Lajatico, cercano a Pisa, tenía preparado algunos regalos. Destacó la inconfundible Bésame Mucho, de Consuelito Velázquez, con arrumacos de los enamorados del Palacio de los Deportes. De la mano de Larissa Martínez (quien hacia 2016 formó parte de la delegación de buena voluntad para actuar en la isla de Cuba con otros artistas estadunidenses, enviados por el expresidente Barack Obama) interpretó la cálida Con Te Partiro, de Francesco Sartori.

Culminó él en solitario con Nessun dorma, de Puccini, tributo a su inolvidable padrino Luciano Pavarotti (1935-2007).

El conductor Kohn cerró su libro de partituras y, tomando el brazo de Bocelli, ambos agradecieron la velada con su orquesta de pie. Eran las 23 horas cuando los asistentes partieron contentos por el espléndido show de magnifica sonoridad. Un obsequio más les esperaba en las calles para esta inolvidable noche: la hermosa “Luna de nieve” que cubría redonda la Ciudad de México.

Su nuevo disco

, grabado en inglés y español, fue lanzado en octubre pasado. Se trata de un disco de especial significado para el artista, pues marcó el regreso de Andrea Bocelli con temas inéditos.

Además, sirvió de impulso a su hijo Matteo en el mundo del espectáculo, colaborando en el tema Fall on Me, misma que forma parte de la banda sonora de la película El cascanueces y los cuatro reinos, estrenada a finales de 2018.

En la búsqueda por acceder a nuevos gustos y generaciones, también trae otras colaboraciones con los cantantes de pop Ed Sheeran, Josh Groban y la popular Dua Lipa. Sobre el título del disco, Bocelli ha dicho:

“‘Sí’ es la palabra que decimos cuando damos nuestro primer beso, cuando estamos de acuerdo con alguien, cuando queremos que alguien se sienta bien. ‘Sí’ es la palabra que decimos siempre que las cosas acaban bien. Por mil y una razones, ‘sí’ es la expresión de una palabra, una emoción y un sentimiento positivo, poderoso y humano”.

El tenor italiano viajará a Monterrey, Nuevo León, para ofrecer un concierto más en tierra mexicana este jueves 21, en la Arena Monterrey, acompañado por la Orquesta Filarmónica del Desierto de Coahuila.

(Con información de Niza Rivera)

Comentarios

Load More