Presos de Tlanixco buscarán reparación del daño y garantías de no repetición

Marco Antonio Pérez González, Lorenzo Sánchez Berriozábal, Dominga González Martínez, Rómulo Arias Mireles, Teófilo Pérez González y Pedro Sánchez Berriozábal, defensores del derecho al agua en la comunidad de San Pedro Tlanixco. Foto: YouTube ONUDHMexico Marco Antonio Pérez González, Lorenzo Sánchez Berriozábal, Dominga González Martínez, Rómulo Arias Mireles, Teófilo Pérez González y Pedro Sánchez Berriozábal, defensores del derecho al agua en la comunidad de San Pedro Tlanixco. Foto: YouTube ONUDHMexico

TOLUCA, Edomex. (apro).- Los defensores del agua de Tlanixco que obtuvieron su libertad el pasado domingo Dominga González, Marco Antonio Pérez y Lorenzo Sánchez, sí buscarán la reparación del daño tras permanecer más de 10 años en reclusión, pero definirán la ruta una vez que sus tres compañeros, aún detenidos, también dejen el penal.

José Antonio Lara, coordinador general del Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero (CDHZL), precisó que esta directriz fue establecida por los propios presos, quienes definieron como foco de atención recuperar a quienes aún se mantienen detenidos.

Una vez que los seis se encuentren reunidos, se buscará la reparación del daño, la emisión de disculpas públicas y/o el castigo a los responsables de su injusta reclusión, “no como un tema de venganza ni desquite, sino de ejercicio elemental de justicia y para que quede en el pasado la construcción de delitos a los defensores”.

Lara Duque destacó que los presos de Tlanixco están convencidos de la necesidad de que no se siga encarcelando a la gente sólo por ser “morena y chaparrita”, pues no sólo se trata de un ejercicio indebido de la justicia y fabricación de delitos, sino también de actos de racismo.

En este entendido, convocó a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem), quien mostró interés en el caso solo cuando supo que era posible recuperar la libertad de los defensores del agua, a emitir una recomendación categórica para que se repare el daño, se garantice la no repetición y se sancione a los responsables, “si su compromiso es sincero”.

El defensor de los indígenas nahuas recordó que los tres presos que no han logrado su libertad: Pedro Sánchez, Rómulo Arias y Teófilo Pérez, tienen una sentencia confirmada desde hace 10 años, de tal manera que ya no era posible el desistimiento, como ocurrió con sus compañeros.

Sin embargo, advirtió que por debate jurídico también se puede dar por hecho su liberación, sólo que estará sujeta a la promoción de algunos recursos legales que, una vez promovidos, dependerán de los tiempos del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México (TSJEM), por lo que apeló a que les dé la celeridad debida.

Después, se peleará jurídicamente por la cancelación de las órdenes de aprehensión vigentes contra Rey Vázquez y Alejandro Álvarez, quienes dejaron Tlanixco porque también se les pretendió detener de manera injusta por la muerte del floricultor Alejandro Isaac Basso ocurrida en 2003, en el marco de la disputa por el uso del agua del Río Texcaltenco.

Por su parte, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México advirtió la necesidad de una reparación integral del daño a los defensores del agua de Tlanixco, debido a que no es posible regresar más de 10 años de vida a una persona injustamente encarcelada y a su familia.

“Los defensores del agua fueron injustamente presos, por un período dramáticamente excesivo. Las autoridades deberán, en conjunto con los defensores ahora liberados, definir las medidas de reparación idóneas para este caso”, destacó Jan Jarab, representante de ONU-DH en México.

Mediante un comunicado, además hizo un llamado a las autoridades mexiquenses “para asumir las necesarias garantías de no repetición que puedan generar un ambiente propicio para la defensa de los derechos humanos, especialmente previniendo y sancionando la desviación de poder que supone la criminalización de quienes desarrollan una función esencial para el fortalecimiento de la democracia.”

De igual manera, convocó a eliminar la figura de la prisión preventiva oficiosa “por ser incompatible con las obligaciones internacionales del Estado mexicano”, luego de que en este caso los procesados esperaron 11 años para ser sentenciados.

Finalmente, confió en que quienes aún se mantienen presos “también obtendrán su libertad”.

Load More