Roma: La camioneta incendiada que Cuarón aún no paga

La camioneta incendiada. Foto: Especial La camioneta incendiada. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El 11 de diciembre de 2016, cuando el set de filmación de la multipremiada Roma se trasladó a la colonia Hipódromo Condesa, un automóvil fue incendiado presuntamente por personal de Olkan Seguridad en Filmaciones y Espectáculos Fílmicos El Coyúl, contratadas por Cuarón. 

El 10 de diciembre a las 9:30 de la noche, Daniel Flores llegó al que era su domicilio en Yautepec, calle que hace esquina con Cuernavaca, donde se grababa la película. Quitó uno de los conos colocados por el equipo de seguridad de la filmación y estacionó su camioneta Mazda color rojo. Dos trabajadores con chaleco de Olkan discutieron brevemente con él para que moviera su coche.

En las horas siguientes, según videos de la Secretaría de Seguridad Pública, los trabajadores merodearon en un par de ocasiones la camioneta. Al día siguiente, a las 6:47 de la mañana, de acuerdo con la carpeta de investigación CI/FCH/CUH-7/UI-3S/D/02988/12-2016, uno de los empleados, ya sin chaleco, subió al vehículo y le prendió fuego. 

Más de dos años después, en entrevista con Proceso, Daniel Flores, dueño de la camioneta que fue quemada, sigue esperando que la productora de la ­película con 10 nominaciones al Oscar pague los daños.

“Yo sólo quiero que me paguen. ¿Cuánto dinero no ganó ya Cuarón, qué le quita pagar una camioneta?”, se queja.

Pero las investigaciones están detenidas porque El Coyúl no ha entregado la información requerida sobre la empresa que contrató y el personal de seguridad que trabajó en la multipremiada Roma.   

El caso Monreal

Ricardo Monreal camina con paso apresurado por el patio central del Senado. Son días de cabildeo con los grupos opositores para que aprueben la creación de la Guardia Nacional. Como coordinador del grupo parlamentario de Morena y presidente de la Junta de Coordinación Política él es clave en las negociaciones. Cuando pasa frente al salón de sesiones, rodeado por colaboradores, se le pregunta:

–¿Vio Roma? ¿Qué le pareció?

–Ya la vi, es muy buena, muy buena. Fue una muy buena película. Felicito a ­Cuarón. Nos sentimos muy honrados de eso –responde el senador, pero no quiere hablar más. 

Evade el cuestionamiento sobre aquel episodio por el que su nombre apareció en las noticias junto al del cineasta mexicano Alfonso Cuarón.

Lejos quedó ya ese 1 de noviembre de 2016 en el que como jefe delegacional de la Cuauhtémoc quitó con sus propias manos los conos anaranjados y las cintas con las que el equipo encargado de la seguridad y logística de la película Roma apartaron lugares de estacionamiento en las calles aledañas al Monumento a la Revolución, Ignacio Mariscal y Ramón Alcázar, en la colonia Tabacalera.

–¿Quién les autorizó? –se ve a Monreal preguntar en un video a miembros de las empresas Olkan Seguridad en Filmaciones y Espectáculos Fílmicos El Coyúl, contratadas por Cuarón.

–Tenemos un permiso –le contesta un trabajador.

–Yo soy el delegado. No hay ningún permiso. Quítenme todo –ordena Monreal mientras sigue quitando conos. 

–Aquí está el permiso, caballero –dice un hombre que le muestra al entonces jefe delegacional el permiso expedido por la Comisión de Filmaciones de la Ciudad de México.

Monreal les asegura que ese no es el permiso que necesitan para poder cerrar “20 calles”. Los trabajadores le insisten que lo obtuvieron ante la Comisión de Filmaciones, intermediaria con las dependencias correspondientes, y que están dando a los vecinos boletos de estacionamiento. Él les dice que la zona “no es tierra de nadie”, les pide que tramiten el permiso de la delegación y se va. 

La escena quedó registrada en el mismo video, que grabó el equipo de Monreal.

De acuerdo con el artículo 34 de la Ley de Filmaciones del Distrito Federal, “la Comisión hará del inmediato conocimiento de Seguridad Pública y Delegaciones que corresponda la información relativa a los Permisos que hayan sido otorgados”. 

Momentos después del episodio grabado, trabajadores de la delegación y personal de Olkan protagonizaron una gresca. La productora Espectáculos Fílmicos El Coyúl denunció en un comunicado que personal de la película fue agredido por trabajadores de la delegación Cuauhtémoc con saldo de dos mujeres golpeadas, cinco miembros del equipo hospitalizados, y teléfonos celulares, carteras y joyería robadas. Las víctimas levantaron la denuncia CI-FCH/CUH-2/UI-2/S/D/465/11-2016.

Monreal pidió disculpas por los excesos de los empleados de la Cuauhtémoc en una tarjeta informativa: “Si en el ejercicio de la función pública se cometen errores, lo correcto es asumirlos. Para Alfonso Cuarón, nuestra admiración y respeto. El jefe delegacional ofrece una disculpa por los excesos cometidos”. 

La Procuraduría General de Justicia de la CDMX informó que se inició una investigación por agresiones físicas y verbales, así como por el despojo de algunos objetos al equipo de Olkan.

El subdirector de Mercados y Vía Pública de la Cuauhtémoc, Mario Montes Aguilera, fue cesado a raíz del incidente.

Este texto se publicó el 17 de febrero de 2019 en la edición 2207 de la revista Proceso.

Comentarios

Load More