“¡Samir no murió, el gobierno lo mató!”, claman en la CDMX… y amenazan con boicotear consulta

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Cientos de personas de diversas entidades se dieron cita esta tarde en la capital del país para exigir justicia por el crimen de Samir Flores, el activista y comunicador indígena asesinado el miércoles 20.

En el mismo tono urgieron al gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador la cancelación de la consulta sobre el Proyecto Integral Morelos (PIM), programada para este fin de semana.

Al grito de “¡Samir no murió, el gobierno lo mató!”, los manifestantes recorrieron Paseo de la Reforma, desde el Ángel de la Independencia hasta el Zócalo capitalino, para exigir justicia y el esclarecimiento del crimen del activista, quien se oponía a la termoeléctrica en Huexca, Morelos.

Con pancartas y carteles con el rostro de Samir, donde se leía: “La vida no se consulta”, los participantes en la marcha demandaron al presidente López Obrador suspender la consulta y, en caso de realizarse, llamaron a boicotearla porque, subrayaron, se trata de un “instrumento de imposición”.

Justicia para Samir. Foto: Alejandro Saldívar

Los integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua (FPDTA) de Morelos, Puebla y Tlaxcala expresaron que la consulta no puede ser considerada un ejercicio democrático, al considerar que quienes emitirán su voto no serán los directamente afectados por la termoeléctrica.

De igual manera, calificaron de “ridículo” preguntar a la gente de Jonacatepec, Temixco o Puebla, si Huexca debe quedarse sin agua para cederla a la industria termoeléctrica y dejar que contamine el Río Cuautla.

Marcha en la CDMX. Foto: Alejandro Saldívar

Finalmente recordaron que su compañero Samir Flores, quien también era delegado del Congreso Nacional Indígena (CNI), defendía junto al FPDTA el derecho a la autodeterminación de los pueblos indígenas y se oponía a la consulta porque infringe el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Recomendación 003/2018 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

En Cuernavaca y Huexca, Morelos, también se realizaron manifestaciones para exigir justicia por el crimen del activista.

Comentarios