Pemex recompró chatarra… y a sobreprecio; la historia de Agronitrogenados y Fertinal

Planta de Fertinal. Foto: Especial Planta de Fertinal. Foto: Especial

La Auditoría Superior de la Federación calcula que en la recompra de Agronitrogenados y el Grupo Fertinal por el gobierno de Enrique Peña Nieto, cuando Emilio Lozoya Austin dirigió Pemex, esta empresa tuvo una pérdida integral de 13 mil 552 millones de pesos, más 8 mil 466 millones que se gastarán en rehabilitar sólo una parte de la chatarra readquirida, además, con un sobreprecio de 4 mil millones. Sin embargo, hay indicios de que con esa extraña conducción de la petrolera resultaron beneficiados un grupo de empresarios y presuntamente el propio Lozoya.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- En el gobierno de Enrique Peña Nieto, y bajo la dirección de Emilio Lozoya Austin, Pemex gastó 26 mil 564 millones de pesos para comprar las empresas Agronitrogenados (ProAgro) y Grupo Fertinal; de este monto, ya se perdieron 21 mil 174 millones de pesos, es decir, más de mil millones de dólares.

Tan sólo en 2017, Pemex Fertilizantes registró 13 mil 552 millones de pesos de “pérdida integral” y tendrá que gastar 8 mil 466 millones de pesos para que las plantas que compró a ProAgro y Fertinal operen con normalidad, de acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Se esfumaron cuatro de cada cinco pesos gastados. Pemex reconoció que compró Fertinal con un sobreprecio de 4 mil millones de pesos y que no rehabilitaría tres de las cinco plantas de ProAgro, lo cual implica que 4 mil 206 millones de pesos más se tiraron a la basura.

El 14 de enero de 2014 Pemex compró ProAgro y su planta de Coatzacoalcos a Altos Hornos de México (AHMSA) –de Alonso Ancira– por un total de 442 millones de dólares, a pesar de que sus instalaciones llevaban 14 años sin operar y, en opinión de la ASF, contenía maquinaria “chatarra”: 60% de ésta era inservible.

Grupo Fertinal y ProAgro nacieron en 1992 de la privatización de Fertilizantes Mexicanos (Fertimex), entonces la empresa nacional de fertilizantes. 

Más de dos décadas después, ambas fueron recompradas en un estado deplorable por Pemex bajo la dirección de Emilio Lozoya Austin, como parte de su plan de “reactivación de la producción de fertilizantes en México”.

En los últimos cuatro años Pemex gastó 14 mil 998 millones de pesos en ProAgro –entre ellos 8 mil 271 millones de pesos para rehabilitar la maquinaria, aunque sus cinco plantas siguen sin operar ni producir insumo alguno– y tardará 16 años en reembolsar los cerca de 13 mil millones de pesos que le costó la adquisición del Grupo Fertinal.

Sobornos y vuelos

En ambos casos Pemex firmó contratos que le perjudicaban y sucedieron cosas difícilmente explicables.

Respecto a Fertinal, Pemex Fertilizantes aceptó pagar un dividendo de 51 millones de dólares a sus accionistas, que ellos mismos se otorgaron dos meses antes de concretarse la venta. La mayor parte de este dividendo fue pagado “en efectivo”, según las actas de la empresa. La subsidiaria de Pemex también reembolsó los 406 millones de dólares que Fertinal debía al Banco Azteca y Arrendadora Internacional Azteca, ambas del multimillonario Ricardo Salinas Pliego.

Sobre la relación entre Lozoya y AHMSA, la reportera Jesusa Cervantes documentó en este semanario que el exdirector de Pemex utilizó a su gusto algunas aeronaves que mandó comprar por 2 mil 445 millones de pesos para vigilar los ductos de Pemex. En algunas de ellas Lozoya viajó en 54 ocasiones en helicóptero a la Torre GAN en Polanco, donde Ancira tiene sus oficinas.

Según la organización periodística Quinto Elemento Lab, un mes después de celebrarse la compra de Agronitrogenados –el 17 de febrero de 2014– AHMSA transfirió más de 3 millones 700 mil dólares a las cuentas de Grangemouth Trading Company, una sociedad offshore operada por la empresa brasileña Odebrecht para repartir sobornos a funcionarios de distintos países.

La misma sociedad offshore depositó 5 millones de dólares a la cuenta bancaria de Zecapan, SA, otra sociedad de papel que, según tres exdirectores de Odebrecht, pertenecía a Lozoya Austin. Ante la justicia de Brasil, los tres exdirectivos confesaron que pagaron 10.5 millones de dólares de sobornos al exdirector de Pemex. Lozoya negó haber recibido sobornos de Odebrecht y de AHMSA.

El primer depósito de la offshore a Zecapan, SA, llegó el 3 de diciembre de 2013, un día después que Pemex recibió la propuesta de Odebrecht para un primer contrato de modernización de la refinería de Tula, en Hidalgo. Pemex le otorgó el contrato sin licitación de por medio y en los siguientes tres años le entregó más de 4 mil 254 millones de pesos para la obra. Pagó además un sobrecosto de 953 millones de pesos, según la ASF.

Desastre industrial

En dos reportes de auditoría publicados el pasado miércoles 20, la ASF hizo un diagnóstico aterrador sobre la viabilidad de Pemex Fertilizantes.

En uno de ellos, la ASF realizó un estudio financiero de la subsidiaria de Pemex al cierre de 2017. Todos los indicadores salieron negativos: el órgano fiscalizador determinó que la empresa “no fue rentable” e incluso que hubo una “destrucción de valor” de 3 mil millones de pesos.

En una auditoría a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la ASF mostró inconsistencias en los estados financieros de Pemex, pues ésta reportó que su filial tenía un patrimonio de 26 mil 564 millones de pesos y a la par informó a la SHCP que dicho patrimonio era de sólo 17 mil 485 millones de pesos. El organismo fiscalizador no pudo explicar esta variación de más de 9 mil millones de pesos.

Según la ASF, únicamente 11 de las 17 plantas de Pemex Fertilizantes funcionaron en 2017 y operaron entre 11.4% y 84.4% de su capacidad instalada. Ninguna operó al máximo.

Cuando Pemex Fertilizantes compró Fertinal, ambas empresas acordaron un precio de 209.2 millones de dólares. Pemex regateó y el despacho Galaz Yamazaki Ruiz Urquiza, SC, que representa el gabinete Deloitte en México, finalmente estableció el precio en 203 millones 487 mil pesos.

Los calculó de la siguiente manera: 15 millones de dólares por sus activos netos –es decir, el valor de las maquinarias y de las instalaciones– y otros 188 millones de dólares por “crédito mercantil”, es decir, el valor de la marca Fertinal, de acuerdo con un estudio “estrictamente privado y confidencial” titulado Proyecto Kimora, que Deloitte envió a Pemex Fertilizantes y a los vendedores el 3 de agosto de 2016.

Posteriormente Pemex calculó de nuevo el valor de este crédito mercantil y “determinó que tenía que ser cancelado en su totalidad”, de acuerdo con un informe de auditoría externa elaborada por el despacho Castillo Miranda y Compañía, SC, para Pemex Fertilizantes. En sus estados financieros quedó un hueco de 4 mil 7 millones de pesos.

Según la ASF, Pemex reconoció que en el caso de Fertinal hubo “ineficiencias operativas por el deterioro de los equipos o, en algunos casos, por equipos que están operando excediendo su vida útil”, y tuvo que desembolsar 97 millones de pesos para reemplazar piezas y reparar máquinas obsoletas. La empresa estima que se necesitan otros mil 190 millones de pesos para “maximizar su operación”, pero no antes de 2021.

De acuerdo con una auditoría externa realizada por Castillo Miranda y Compañía, SC, dicha estrategia consistía en “maximizar el valor de Pemex Fertilizantes” y “alcanzar la rentabilidad operativa”, lo que implicaba, entre otras cosas, “recuperar la capacidad, eficiencia y confiabilidad operativa de Fertinal”, la cual según Pemex hace frente a una “difícil situación financiera”.

Así, aunque Pemex Fertilizantes aseguró que ingresaría 11 mil 180 millones de pesos en 2016, apenas recaudó una cuarta parte (3 mil millones). Pero, además, de las cuatro plantas que Pemex Fertilizantes pretendía operar en 2016 nada más pudo echar a andar una, dado que Pemex Transformación Industrial no le suministró materia prima suficiente. 

El año siguiente Pemex Fertilizantes alcanzó ventas por 4 mil 795 millones de pesos, pero los “costos de venta” ascendieron a 6 mil 265 millones de pesos debido a “las serias dificultades operativas que enfrenta la empresa a raíz de mantenimientos no realizados o no concluidos, así como de un insuficiente suministro de gas natural”.

Pemex reconoció que “a lo anterior debe sumarse que la estructura de costos fijos y variables con los que opera la empresa son ineficientes y están por debajo de la referencia internacional de empresas del ramo que son rentables”, y sentenció que lo anterior “puede generar dudas sobre la posibilidad de que la entidad siga funcionando normalmente”.

Consejo cómplice

“Destaca el hecho de que el Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos tuvo conocimiento, en el periodo de compra, de las deficientes condiciones operativas y financieras” de Agronitrogenados y Grupo Fertinal, subrayó la ASF en su informe del miércoles 20.

Y abundó: “Las consultoras Strategy & y PricewaterhouseCoopers, SC (PWC), habían identificado que Fertinal, antes de ser adquirida, presentaba rendimiento sobre capital (ROE) en niveles mínimos o por debajo de los comparables, situación que se debía a la baja rentabilidad de la empresa en los últimos años; mientras que para la de ProAgro, la empresa consultora Booz & Co., estimaba que ‘la probabilidad de destruir valor económico era alta’, sin que lo anterior hubiera revertido la decisión de adquirirlas”.

El 31 de marzo de 2016 el Consejo de Información de Pemex decidió reservar por seis años todos los documentos relativos a la compra de Grupo Fertinal, entre ellos el estudio de PWC que mencionó la ASF. A partir de ese momento se tacharon todas las partes que se refieren a Fertinal en los documentos de Pemex, así como las minutas de las actas del consejo de administración y del Comité de Estrategia e Inversiones.

El 20 de mayo de 2015 el Comité de Inversión de Pemex dio una primera “opinión favorable” al proyecto de compra de Fertinal. Su presidente era entonces Jorge Borja Navarrete, el dueño de ICA, una de las empresas más beneficiadas por contratos de obra pública a lo largo del sexenio de Peña Nieto.

Dos días después, el Consejo de Administración de Pemex dio luz verde a la compra de la empresa productora de fertilizantes. Dicho organismo era presidido por el entonces secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell.

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2208 de la revista Proceso, ya en circulación.

Comentarios

Load More