Tv Azteca se adueñó de gala del Oscar en la Roma

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- “Gracias por reconocer a una película que se centra en una mujer indígena, una de los setenta millones de trabajadoras domésticas del mundo, muchas de ellas sin derechos laborales”, reconoció el director de cine Alfonso Cuarón, tras recibir la tercera estatuilla de la 91 edición de los Premios Oscar.

Las palabras fueron recibidas con júbilo y gritos en la Plaza Río de Janeiro, una de las sedes del llamado Roma Fest, organizado por la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, Tv Azteca y ADN 40.

Pero la emoción no fue compartida por todos los asistentes que miraron la transmisión. La gala inició con varios contrastes pues Arte y Cultura de Grupo Salinas y Tv Azteca instaló un cerco de seguridad que separó a cientos de vecinos.

En las avenidas adyacentes a Orizaba, Colima y Puebla, fueron colocadas dos pantallas para que el público en general pudiera instalarse sobre el asfalto o los jardines a mirar la transmisión. Adentro del cerco, se formaron tres grupos: dos para mirar el espectáculo sentados; otro más para “invitados VIP”.

La mayoría de los que quedaron excluidos acusaron que la producción “secuestró el parque” con un equipo de seguridad especializado en cuidar las cámaras, alfombras rojas y escenario.

Personal de seguridad de la empresa AdamAntium, adscrita a la custodia del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y contratada por la televisora del Ajusco, recibió la instrucción de no dejar acceder a nadie que no fuera vecino de la Plaza o que portara un gafete de Tv Azteca.

“A mí todo esto me parece una grosería”, dijo Mireya Rodríguez, vecina de la calle Guanajuato, quien se enteró por redes sociales de la convocatoria hecha por la Secretaria de Cultura de la Ciudad de México.

“Lo que se me hace raro de todo esto, es que la invitación decía que la transmisión de los Óscar iba a ser para empleadas domésticas y vecinos de la colonia Roma… pero mira”, añadió al señalar una de las vallas metálicas instaladas en la calle Orizaba y Colima para cuidar la exclusiva de Azteca.
“¿A poco crees que aquí hay trabajadoras domésticas?”, añadió molesta.

Detrás del escenario, personal de limpieza de la empresa Enjeru, contratado por Arte y Cultura de Grupo Salinas y Tv Azteca, encargada de pulir el escenario en el que condujeron los periodistas de espectáculos Ricardo Cazares, Ximena Urrutia y Natalia Valenzuela.

Ajenas al festejo en honor a Cuarón, las empleadas que esperaron a concluir el evento sentadas en una banca. dijeron:

“Yo no he visto la película completa, a mí me parece que retrata cosas de la vida diaria y es muy lenta”, dijo una mujer enfundada en un traje azul marino.

“Yo tampoco la he visto… Ya la voy a ver”, secundó otra mujer de cincuenta años.

“Lo que más me gusta de mi trabajo es que queden los pisos bien. Por eso no podemos utilizar cualquier tipo de franela y más por las luces que utilizan esta noche. Tenemos que usar un mob especial para que no quede ningún tipo de imperfección. La verdad es que me gusta este trabajo, aprendo mucho”.

Lejos de la atención a las estatuillas por “Mejor película extranjera”, “Fotografía” y “Mejor director”, se mostraron preocupadas porque persona de la productora HUB repartió botellas de agua y que estaban siendo tiradas al suelo.

“Yo creo que nos vamos a ir de aquí como a la una de la mañana”, dijeron con escoba y bolsa en mano.

La multipremiada cinta de Alfonso Cuarón, ha sido reconocida internacionalmente por ser un crudo relato de sobre las cotidianeidades y desigualdades de una trabajadora domesticas al interior de un hogar de clase media en los años sesenta.

Cuarón dedicó la película a su empleada doméstica Liboria Rodríguez, una mujer de origen mixteco que comenzó a trabajar con la familia del director cuando apenas tenía nueve meses y cuya historia de vida es la base para la película.

Pese a su distancia con los hechos narrados, Roma se ha convertido en un tópico actual sobre la discriminación y las desigualdades en nuestro país.

Según el Coneval, en México 20.2 por ciento de la población de 18 años y más declaró haber sido discriminada en el último año por alguna característica o condición personal, tono de piel, manera de hablar, peso o estatura.

El relato basado la vida de Liboria, representado por la actriz Yalitza Aparicio, también ha sido centro de debate por declaraciones racistas, color de piel y falta de experiencia en la actuación.

“Me conmovió profundamente, sí me hizo recordar de la vida de la ciudad, de mi vida personal, en la que coincido plenamente que se visibiliza el trabajo doméstico y las vicisitudes que dicho trabajo implica”, dijo Alfonso Suárez del Real, Secretario de Cultura de la Ciudad de México.

Los festejos encabezados por Suárez del Real, iniciaron este domingo con visitas guiadas y un desfile de autos clásicos en el que llegaron personajes de la farándula, mismos que fueron conducidos a un recinto especial conectado por una alfombra roja.

Participaron vecinos y actores, agencias de modelos y personajes “VIP” invitados por Tv Azteca, muchos de los cuales llegaron ataviados con elegantes trajes de noche.

Según el Instituto Nacional de Geografía y Estadística, actualmente hay 2.4 millones de trabajadores del hogar en México, el 95 % son mujeres y representan el 10 % de la población económicamente activa femenina.

Pese a todo, la gran mayoría carecen de derechos laborales y enfrentan discriminación.

Pese a todo, los vecinos se dijeron orgullosos por los tres premios ganados. Es la primera vez que uno de los vecinos es acreedor a tantos premios de la academia. “No hay nada de que es una película aburrida, a Roma hoy se le considera una obra maestra de la cinematografía mundial semejante a las películas de la corriente del neorrealismo italiano”, finalizó el conductor Ricardo Cazares.

Comentarios