EU mantiene abiertas “todas las opciones” contra Maduro; aplica nuevas sanciones

BOGOTÁ (apro).– El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, reiteró este lunes, durante reunión del Grupo de Lima, que su país mantiene abiertas “todas las opciones” para lograr la salida del poder del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y el restablecimiento de la democracia en ese país.

Al participar en la reunión en Bogotá, Pence dijo que Estados Unidos espera una transición pacífica a la democracia en Venezuela, pero recordó que, como ha dicho el presidente Donald Trump, “todas las opciones están sobre la mesa”.

El vicepresidente hizo además un nuevo llamado a los miembros de las Fuerzas Armadas de Venezuela para que reconozcan como presidente al líder opositor Juan Guaidó a cambio de una amnistía por los delitos que hubieran cometido en sus labores represivas contra la población.

“Pero si eligen el oro camino y siguen apoyando al régimen de Maduro, finalmente deberán rendir cuentas”, señaló.

Pence también advirtió que cualquier amenaza a la soberanía y seguridad de Colombia enfrentará la determinación de Washington.

La advertencia se produjo luego de que el pasado sábado Maduro, rompió relaciones diplomáticas con Colombia con el argumento de que su territorio estaba siendo usado para una agresión contra Venezuela.

Pence sostuvo que Colombia es el socio más importante de Washington en la región “y cualquier amenaza a su soberanía o seguridad enfrentará la determinación de Estados Unidos”.

Dijo que eso lo deben saber “todos los que amenacen a nuestra nación amiga (Colombia) en defensa de la libertad”.

El vicepresidente de Estados Unidos también condenó la represión desatada por Maduro el sábado anterior para impedir la entrada de ayuda humanitaria desde Colombia y Brasil, con un saldo de al menos cinco muertos y 300 heridos. “Esto es inadmisible”, dijo.

 

Anuncia sanciones adicionales

Mike Pence también anunció sanciones adicionales contra cuatro gobernadores venezolanos que están “implicados” en el bloqueo de asistencia humanitaria a ese país y en la represión de manifestaciones pacíficas.

En Washington, el Departamento del Tesoro anunció que los sancionados son los gobernadores de Apure, Ramón Carrizales; de Vargas, Jorge Luis García Carneiro; de Carabobo, Rafael Lacava, y de Zulia, Omar Prieto, a quienes se les congelaron de los activos que tengan en Estados Unidos.

Pence dijo que en los próximos días su país anunciará más sanciones “contra las redes corruptas del régimen”.

De acuerdo con el vicepresidente, más de 200 integrantes de las Fuerzas Armadas venezolanas han desertado desde el sábado pasado, cuando Maduro impidió el ingreso de ayuda humanitaria.

Aseguró que Washington continuará enviado asistencia, la cual se ha concentrado en ciudades limítrofes de Colombia y Brasil, y ayudará con 56 millones de dólares a estas y otras naciones que hacen frente a la masiva migración de venezolanos que huyen del hambre.

 

Juan Guaidó asiste a la cumbre en Colombia

Al intervenir en la reunión del Grupo de Lima, el autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, anunció que regresará a su país a ejercer sus funciones y pidió un minuto de silencio por las victimas del pasado sábado.

Guaidó rechazó que Venezuela enfrente un dilema entre la guerra y la paz y sostuvo que el dilema es “entre democracia y la dictadura”.

El presidente de la Asamblea Nacional agradeció el respaldo del Grupo de Lima, el cual lo reconoce como mandatario legítimo de Venezuela, al igual que medio centenar de países, entre ellos la mayoría de Latinoamérica y la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá, Japón y Corea del Sur.

De acuerdo con Guaidó, en su país tampoco hay una disputa entre la izquierda y la derecha sino una controversia entre un régimen dictatorial y un proyecto que defiende las libertades y la democracia.

 

Buscan ensanchar el cerco

Al instalar la reunión, el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, dijo que el Grupo de Lima ha construido un cerco político y diplomático contra Maduro que, unido a la tenacidad de la ciudadanía y la oposición de Venezuela, ha abierto una oportunidad “para se termine la dictadura y la usurpación”.

Lo que ahora procede, dijo Trujillo, es “ensanchar” esa ventana y aislar más con medidas políticas y financieras al régimen de Caracas, al cual definió como una “cleptocracia”.

De acuerdo con el canciller colombiano, la salida de Maduro del poder, la realización de elecciones libres y creíbles, y el restablecimiento del orden constitucional en Venezuela no sólo por los ciudadanos de ese país sino “por la paz y la seguridad de la región”.

Dijo que por eso resulta tan relevante la declaración que adoptará el Grupo de Lima en esta reunión y adelantó que en ella se reafirmará la voluntad “de seguir apoyando el proceso que permita que los venezolanos puedan volver a vivir en democracia y libertad”.

 

Falso, que se apoye el uso de la fuerza

En la ceremonia de instalación, el vicecanciller peruano Hugo Claudio de Zela aseguró que la prensa internacional ha “pretendido” generar una “falsa dicotomía” entre quienes apoyan el diálogo como una fórmula para resolver la crisis venezolana y el Grupo de Lima, que “supuestamente” no lo respalda.

Incluso, dijo, “de alguna manera se insinúa que (los países del Grupo de Lima) apoyamos el uso de la fuerza” y eso “es falso, simplemente eso no ocurre”.

Lo que respaldamos, agregó, es una solución pacífica para la crisis venezolana y, en cuanto al diálogo, “tenemos muy claro que el único dialogo posible es aquel destinado a aplicar lo que dice la Constitución de Venezuela”.

De acuerdo con el vicecanciller, “la Constitución de Venezuela es clarísima en el sentido de que al gobierno legítimo de Juan Guaidó le corresponde llevar adelante el proceso para el restablecimiento de la democracia en ese país y la solución de la crisis”.

Y esa “solución” pasa “por la salida del dictador (Maduro)” y la pronta realización de elecciones libres en las que haya observación internacional, agregó De Zela.

Y enfatizó que “ese es el diálogo en que nosotros creemos, y no queremos perder el tiempo con contactos que no están claros”.

El vicecanciller peruano no mencionó la iniciativa de negociación que han venido impulsando México y Uruguay, la cual contempla un diálogo sin condiciones previas (como la salida de Maduro del poder y la convocatoria a elecciones presidenciales), lo que ha sido rechazado por Guaidó.

México fue parte fundamental del Grupo de Lima hasta enero pasado, cuando el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se negó a suscribir una declaración en la que ese foro declaró “ilegítimo” en mandato que Maduro comenzó a cumplir el 10 de ese mes por considerar que fue producto de un proceso electoral plagado de irregularidades.

Después de ese deslinde, México no participó en la reunión del Grupo de Lima realizada en Canadá el pasado 4 de febrero ni está presente en la que se realiza este lunes en Bogotá.

La cita se realiza luego de que el sábado pasado Maduro impidió la entrada a Venezuela de ayuda humanitaria que se había concentrado en puntos fronterizos de Colombia y Brasil.

La alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, acusó al gobierno venezolano del uso “excesivo de la fuerza” contra manifestantes desarmados y ciudadanos comunes y lo llamó a controlar a sus grupos de seguridad regulares e irregulares.

Comentarios