Moody’s alerta que cancelación de NAIM podría hacer de la CDMX un “cuello de botella” en transportación

NAIM. Las obras de lo que ya no será. Foto: Miguel Dimayuga NAIM. Las obras de lo que ya no será. Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (apro). -La agencia calificadora Moody’s Investors Service advirtió que la cancelación del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México podría convertir a la capital del país en un “cuello de botella” para la transportación aérea a largo plazo.

En un reporte, la firma con sede en Nueva York, también adelantó que el sector aeroportuario mexicano enfrentará retos durante los próximos tres años a causa del menor crecimiento económico, la cancelación del NAIM, y la incertidumbre en torno a la estrategia del nuevo gobierno federal para atender la demanda de transporte aéreo.

Sin embargo, el alto crecimiento de los ingresos y los sólidos niveles de incremento de pasajeros permitirán que los aeropuertos mexicanos mantengan una sólida calidad crediticia en los próximos 12 o 18 meses.

“Los aeropuertos mexicanos están registrando un sólido crecimiento de ingresos que incluso está superando las tasas de crecimiento de tráfico, sin embargo, ciertos factores macro pudieran pesar sobre el crecimiento… Se desacelerará el crecimiento económico en México y Estados Unidos, lo cual podría afectar el crecimiento del tráfico aéreo. Además, el entorno de mayores precios del petróleo también pudiera limitar el crecimiento de pasajeros aéreos”, señala Adrián Garza, vicepresidente de Moody’s.

La calificadora espera que el crecimiento del PIB de México se mantenga por debajo de su potencial y que disminuya a los niveles proyectados de 2.2% en 2019 y 1.5% en 2020.

Adicionalmente, Estados Unidos es el principal país de origen y destino de los viajes internacionales de México y la calificadora espera que el crecimiento del PIB de Estados Unidos baje de 2.9% en 2018 a 2.3% en 2019 y 1.5% en 2020.

Según el reporte, la cancelación del Nuevo Aeropuerto de México podría resultar positiva para los aeropuertos privados por los próximos dos años, pero también podría restringir el tráfico en general por los próximos 5 a 10 años.

“Dado que la capacidad del actual aeropuerto de la Ciudad de México está sumamente restringida, el crecimiento de pasajeros y carga tendrá que ser absorbidos en el corto plazo por otros aeropuertos privados de la región”, acotó Moody’s.

Comentarios

Load More