Denuncian negligencia médica en la muerte de una enfermera jubilada en Sonora

HERMOSILLO, Son. (apro).- La agrupación Clínica de Corazón Sano denunció que por una negligencia médica en el Centro Integral de Atención a la Salud (CIAS), la derechohabiente Bertha Alicia Durán perdió la vida.

En una manifestación afuera del CIAS, la agrupación dio a conocer que el pasado jueves 7, cuando la gobernadora Claudia Pavlovich inauguraba las nuevas instalaciones de ese Centro, la enfermera jubilada acudió a su consulta en cardiología, pero la atención que recibió fue deficiente.

En una carta enviada al director de ISSSTESON, Pedro Ángel Contreras, Clínica de Corazón Sano precisó que cuando Durán estaba “en la sala de espera (de este CIAS) se sentía mal y no se le pudo ni siquiera tomar la presión arterial porque no había baumanómetros, ni servicio de electrocardiogramas, mucho menos los historiales médicos de los pacientes”.

Después, agrega el documento, la derechohabiente fue “mal atendida” porque le ofrecieron un “pase” (cita) con un cardiólogo para dentro de tres meses, pero antes de que esa fecha llegara la paciente falleció.

En respuesta a las acusaciones, ISSSTESON difundió un comunicado en el que aseguró que se trata de “una afirmación sin fundamento y que la persona falleció de neumonía y fuera de las instalaciones del CIAS”.

Los conflictos entre Clínica de Corazón Sano –que congrega a más de mil 500 pacientes que sufren algún tipo de cardiopatía– y el CIAS iniciaron el pasado jueves 7, cuando la agrupación fue reubicada del Centro Médico Doctor Ignacio Chávez, localizado casi en el Centro Histórico de Hermosillo, a las nuevas instalaciones del CIAS, en la intersección de las calles 12 de Octubre y Nayarit.

Rafael Borbón, representante del Comité Ciudadano ProISSSTESON –que se formó porque en ese instituto escasean de manera constante las medicinas–, acusó que en ese cambio se perdieron las ventajas médicas de los derechohabientes, porque en la otra localidad había cercanía con el área de urgencias, cuidado intensivo y personal médico capacitado.

“Estas circunstancias pudieron haber salvado la vida de esta señora, porque cuando le cambiaron de domicilio en el servicio de salud no estaban adecuadas las instalaciones para la atención de pacientes cardiacos”, enfatizó.

“Exigimos que se nos regrese al servicio que teníamos antes porque no es justo ni legal que se nos quite un servicio que ya teníamos ganado y nos devuelvan a un servicio general”, señaló a su vez Jesús Durazo, integrante de la agrupación Clínica de Corazón Sano.

José María García, derechohabiente de ISSSTESON, sostuvo que la desatención en el caso de Durán podría tratarse de una negligencia médica, pero también existe la negligencia “administrativa” por parte de los directivos del Instituto, dado que no surten medicamento en las farmacias.

El 7 de febrero la gobernadora Claudia Pavlovich y el director del Instituto, Pedro Ángel Contreras, inauguraron el edificio ubicado en las calles 12 de Octubre y Nayarit, con una inversión de 83 millones 147 mil 583 pesos, en beneficio de 27 mil derechohabientes, pero las instalaciones aún no cuentan con lo necesario para atender a los enfermos.

Comentarios