“Si la colonia hablara”: El racismo pisa fuerte

"Si la colonia hablara" ya se exhibe en las salas mexicanas. Foto: Especial "Si la colonia hablara" ya se exhibe en las salas mexicanas. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Basada en una novela homónima de James Baldwon, estamos frente a una historia cargada de profunda tristeza, producto del racismo atroz.

Se cristaliza a través de la historia de una pareja afroamericana de los 70. Si la colonia hablara (If Beale Street Could Talk, EU-2019), es una película dirigida por Barry Jenkins.

Los protagonistas son una mujer llamada Tish (Kiki Layne) y un hombre llamado Fonny (Stephan James), profundamente enamorados, originarios del Harlem neoyorquino.

Ambos jóvenes están deseosos de abrirse paso por el mundo en una sociedad que parece no quererlos y despreciarlos, sentimiento que se ha diseminado entre los miembros de su propia comunidad reflejada en violencia intrafamiliar, en una vida criminal o de adicciones… claro, si es que antes no son acusados por un crimen que no cometieron.

El amor de Tish y Fonny los hace ver radiantes; se conocen desde niños, por lo cual se formó un amor fuerte que va de la inocencia y la incondicionalidad hasta la pasión carnal.

Desgraciadamente el destino los alcanza y Fonny es acusado de violar a una mujer puertorriqueña en un franco acto de discriminación por parte de la policía.

A través de una narrativa no lineal, que va y viene en el tiempo, y de la narración de Tish –que imprime tonos poéticos y melancólicos a la cinta–, vamos viviendo el drama y el amor de la pareja: el día y la noche, la magia del enamoramiento de dos jóvenes que creen que pese a la adversidad y odio de los blancos pueden hacerse de un lugar en el mundo, y el cruel determinismo que los confina a vivir ciertos horrores e injusticias.

Si la colonia hablara es una especie de tragedia moderna, un poema melancólico y doloroso con tintes de gran belleza, marchitados gracias al desprecio de la sociedad. En la cinta no vemos a muchos blancos manifestando su odio –salvo un policía que intenta abusar de Fonny–, pero sí sus devastadores efectos.

Por momentos la cinta puede sentirse un poco lenta, pero resulta una pecata minuta para todo lo que la historia nos tiene que decir.

En general, grandes actuaciones, pero por supuesto sobresale la de Regina King, intérprete de la amorosa madre de Tish.

Comentarios

Load More