El niño Karol Ramón fue maltratado y golpeado hasta que murió; su madre está presa

Karol Ramón presentó golpes y cicatrices. Foto: Especial Karol Ramón presentó golpes y cicatrices. Foto: Especial

GUANAJUATO, Gto., (apro).- El niño Karol Ramón, de siete años, llegó muerto al sanatorio particular de Juventino Rosas.

El personal avisó al Ministerio Público aún antes de averiguar las causas por las que perdió la vida, pues su cuerpo presentaba todo tipo de golpes y cicatrices.

Ninguna de esas cicatrices fue advertida por el personal del DIF municipal de Juventino Rosas que por meses “atendió” al niño cuando éste fue canalizado a una psicóloga de esa instancia, porque en su escuela se le calificó como un niño hiperactivo.

Ni en el contacto permanente que en esa instancia dijeron tener con el niño y su madre, ni en las más de 10 sesiones con la psicóloga, se advirtió ese daño.

Lucero García Prieto, directora del DIF, dijo en entrevista con medios locales que el niño “se atendió en su momento aquí, pero fue por el problema de imperactividad (sic) nos lo canalizan de la escuela por problemas de comportamiento; se le dio un seguimiento y su mamá venía con él a las citas y era todo normal; a su vez se le atiende con la psicóloga, le manda a hacer el estudio con el neurólogo, y se hace la determinación de que era imperactividad…yo le estoy hablando que fue hace casi un año, fue en el 2018”.

Según la funcionaria municipal, “si hubiese tenido algún indicio de alguna violencia así, luego luego damos reporte al Ministerio Público” pues al DIF “no le corresponde”.

En la entrevista, la directora del DIF municipal afirmó que se tenía constante comunicación telefónica con la mamá de Ramón, tanto que el personal que atendía al niño sabía que se mudaban frecuentemente de casa.

Tampoco se sabe que sus maestros en la primaria Adolfo López Mateos de Juventino Rosas hubieran denunciado o registrado las lesiones del menor.

Las rodillas de Ramón tenían profundas aberturas marcadas. Su madre, ahora detenida y en prisión preventiva, decía que el niño estaba anémico y por eso “se caía a cada rato” y se golpeaba.

Pero ante la Fiscalía General, su pareja contó lo que finalmente Margarita, la madre de Karol Ramón, acabó por reconocer: que le infligió tanto maltrato físico que el cuerpo del niño no resistió más.

Las lesiones en las rodillas fueron producto de golpes con martillos. También hubo cintarazos, latigazos y sillazos.

Margarita tiene 28 años. Su madre –abuela de Ramón- crió al niño hasta que cumplió seis años. Luego, Margarita se lo llevó a vivir con él y con su pareja, otra mujer, quien atestiguó el maltrato.

La abuela no pudo ni tuvo con qué asesorarse para pelear por su custodia o la patria potestad, aunque pidió ayuda al propio DIF.

A las 9 de la noche del martes 26 de febrero, Karol Ramón fue ingresado a un sanatorio particular, pero ya estaba muerto. Ante las evidentes huellas de violencia, se pidió la presencia del Ministerio Público. Cerca de la medianoche llegó.

Un juez del sistema penal acusatorio emitió la orden de aprehensión solicitada ante las evidencias que apuntaron a la presunta responsabilidad de la madre, quien fue detenida por elementos de la Agencia de Investigación Criminal de la Fiscalía y este viernes, vinculada a proceso e ingresada en prisión preventiva por un mínimo de cuatro meses, acusada de homicidio en razón de parentesco.

Comentarios

Load More