No soy líder huachicolero ni me apodo “El Cachetes”: Othón Muñoz

PUEBLA, Pue., (apro).- En una carta publicada en sus redes sociales, Othón Muñoz Bravo aseguró que ni es huachicolero ni su apodo es “El Cachetes”, además acusó que las armas y drogas que encontraron en su casa fueron “sembradas” para usarlo como “botín político” por el gobierno estatal, en ese momento a cargo de Antonio Gali Fayad.

Detenido el 20 de agosto de 2017, Muñoz Bravo exhibió un documento que da cuenta que, desde el 31 de mayo de 2018, el gobierno de Enrique Peña Nieto lo incluyó a él y a su familia en el Registro Nacional de Víctimas (Renavi).

“No soy un líder huachicolero y ni me apodo el Cachetes”, sostuvo en su carta el empresario gasolinero, quien fue acusado de vender combustible robado a Pemex, en su cadena de estaciones que ahora funcionan bajo una franquicia propia de nombre “Max Fuel”.

Sin señalar nombres, aseguró que las acusaciones en su contra fueron fabricadas a través de la Fiscalía General del Estado y que su detención sirvió a “intereses” de las autoridades en turno.

“Los que orquestaron el operativo, me sembraron drogas y armas para salir victoriosos y ocuparme como un botín político. Es decir, las autoridades en turno me fabricaron un chaleco a la medida que les ha servido a sus intereses, así como de apodarme ‘El Cachetes’”, asienta en su carta.

El empresario dijo que en el operativo realizado en su casa la madrugada del 20 de agosto de 2017 también estuvieron presentes elementos de la Marina Armada de México, aunque éstos no intervinieron.

Agregó que debido a este operativo llevado a cabo en su domicilio, así como al hecho de que el agente del Ministerio Público de la FGE, Ehécatl Antonio Herrera Cruz, desacató un amparo que ordenaba la suspensión de esa diligencia, el gobierno federal les otorgó el año pasado cédulas que los ubican a él y a su familia como víctimas.

Con este escrito, Muñoz Bravo anexó el oficio firmado por Federico Herrera Montalvo, en ese momento director del Renavi, en el que se acuerda su inscripción como “víctima directa de delito” con el número RENAVI/16777/2018.

Apenas hace unos días se dio a conocer que un juez federal sentenció al empresario a pasar 3 años y 10 meses de prisión y una multa de 6 mil pesos, la cual fue conmutable por una cantidad no revelada, por lo que ya no tuvo que retornar a prisión.

La detención de Muñoz Bravo, ubicado como parte del negocio de los huachicoleros, generó escándalo en su momento por su relación cercana con el panismo poblano y con el exgobernador Rafael Moreno Valle, ahora fallecido, así como por su participación como financiador de campañas del PAN, en particular la del exsenador Javier Lozano Alarcón.

Comentarios