El gobierno de AMLO “profundiza” el neoliberalismo, acusan el EZLN y el CNI

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el Congreso Nacional Indígena (CNI) y su Concejo Indígena de Gobierno (CIG) calificaron al gobierno de Andrés Manuel López Obrador como la “continuidad” de los gobiernos neolibeales, desde Miguel de la Madrid, quien empezó la verdadera “Cuarta Transformación”.

Es más, subrayaron, el actual gobierno “profundiza el neoliberalismo” y la Cuarta Transformación” sigue el mismo camino de sus tres predecesoras, “aunque con más brutalidad y cinismo si posible fuera”.

Acusaron que, con sus “consultas simuladas”, el nuevo gobierno sólo pretende imponer los megaprpoyectos en todo el país y le apuesta al exterminio de todos los pueblos originarios.

Desde la Tercera Asamblea Nacional del Congreso Nacional Indígena y el Concejo Indígena de Gobierno, donde participan los pueblos ayuuk, binizza, chinanteco, chol, chontal, guarijío, maya, mayo, mazahua, mazateco, mixteco, nahua, nayeri, otomí, popoluca, purépecha, raramuri, tepehuano, tlapaneco, tojolabal, totonaco, tzeltal, tsotsil, wixárika, yaqui, zoque y quichua (Ecuador), los indígenas rebeldes lamentaron y condenaron la muerte de Samir Flores en Morelos quien luchó hasta el último momento de su vida contra la termoeléctrica de Huexca.

“A Samir lo mató el régimen neoliberal; no sabemos si el gobierno, si los empresarios, si sus cárteles delincuenciales, o, si los tres juntos.  Los ofrecimientos hechos por AMLO, no a los de abajo, sino a los dueños del dinero y del poder, las veladas amenazas en contra de quienes defendemos la vida, sentaron las bases del artero asesinato”, señalaron.

Acusaron que el gobierno del tabasqueño ofrece a los empresarios poner a su disposición la tierra con la supuesta nueva Ley de Desarrollo Agrario, para terminar de desmantelar la propiedad y organización colectivas, llamando “desarrollo” al “robo descarado y a la destrucción”, amenazando militarmente a los pueblos con su Guardia Nacional y reconfigurando el país.

Lo que arriba llaman “transformaciones”, abundaron, para los pueblos originarios siempre ha significado que ellos ponen los muertos “en función de los intereses de las oligarquías y de los que tienen el poder, que son cada vez más poquitos y grandes, que no dejan de vivir de la opresión, explotación, y destrucción por los mismos de siempre”.

Y recalcaron que la llamada “Cuarta Transformación” sigue el mismo camino de sus tres predecesoras, “aunque con más brutalidad y cinismo si posible fuera”.

En cada una de las transformaciones del país, a lo largo de la historia, abundaron, se acrecentaron y recrudecieron la explotación, el despojo, la discriminación y el desprecio contra los pueblos originarios.

“No tenemos duda que esta nueva etapa de gobierno profundiza el neoliberalismo y la integración forzada de nuestro país a la órbita imperial de Estados Unidos, pues, se ha comprometido fielmente a dar continuidad a las políticas macroeconómicas de los anteriores gobiernos, estableciendo una austeridad y restricciones fiscales que no se veían desde el gobierno de Miguel de la Madrid; garantizando la autonomía del Banco de México, el respeto a las inversiones extranjeras y el impulso del libre comercio.

“Va contra nosotros y nuestros territorios, va por el exterminio de nuestros pueblos en cada rincón, y para ello tiende una guerra que sufrimos hoy con luto y coraje. Nos vemos en esta asamblea general y en el conjunto de nuestros dolores vemos que es una guerra hecha de muchas guerras funcionando de forma integral, como si fuera una sola”, agregaron el EZLN, el CNI y el CIG.

La 4T, desde Miguel de la Madrid

Los indígenas zapatistas y adherentes a este movimiento armado, señalaron que la autodenominada “Cuarta Transformación” inició con Miguel de la Madrid Hurtado, se profundizó con Carlos Salinas de Gortari, siguió su guerra de conquista con Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quezada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto; y ahora continúa con el proyecto transexenal de Andrés Manuel López Obrador y el partido Morena.

“Para los pueblos originarios el único ‘cambio verdadero’ es el aumento de las mentiras, los engaños, las persecuciones, las amenazas, los encarcelamientos, el despojo, los asesinatos, las burlas y desprecios, la explotación humana y la destrucción de la naturaleza; en suma: el aniquilamiento de la vida colectiva que somos”, agregaron.

Acusaron que “el mal gobierno federal” se para sobre los estragos dejados por décadas de neoliberalismo, profundizando el desprecio y el racismo para poder despojar a los pueblos originarios, además que “sus supuestas consultas no son más que la cosecha del odio y el miedo dejados por el capitalismo neoliberal”.

Las consultas, una simulación

Manifestaron que las consultas ciudadanas, populares, e incluso las que se organicen bajo el amparo del Convenio 169 de la OIT, tienen como fin convalidar dichos megaproyectos y revestirlos de una falsa legitimidad.

Es por eso que denunciaron que las consultas que el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas organiza actualmente en torno al Plan Nacional de Desarrollo 2018-2024, el Tren Maya o el Corredor Transísmico “son una simulación para su convalidación”.

“Nuestros pueblos, en ejercicio de sus derechos fundamentales de autonomía y territoriales dicen NO a las políticas y a los megaproyectos de despojo, muerte y destrucción, así como a las consultas que organizan los malos gobiernos para obtener el consentimiento de nuestros pueblos a dichas políticas y a dichos megaproyectos”, dice el pronunciamiento firmado por el EZLN, el CNI y el CIG.

Precisaron que el Proyecto Integral Morelos, por ejemplo, consta de dos termoeléctricas, gasoductos y acueductos que buscan despojar de la tierra, agua, seguridad, salud, identidad y vida campesina a los pueblos indígenas nahuas del volcán Popocatépetl de los estados de Morelos, Puebla y Tlaxcala.

Acusaron que la fuerza del Estado y de las empresas Elecnor, Enagas, Abengoa, Bonatti, CFE, Nissan, Burlington, Saint Gobain, Continental, Bridgestone y muchas más, ha impuesto este proyecto por medio de la violencia pública estatal, federal y el Ejército, infundiendo terror en los pueblos a través de la tortura, la amenaza, el encarcelamiento, persecución judicial, cierre de radios comunitarias, y ahora el asesinato de Samir Flores Soberanes.

“Los neoliberales, primero con los delincuentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto y ahora con Andrés Manuel López Obrador, buscan acabar con la resistencia de los pueblos que con razón y derecho decimos NO al Proyecto Integral Morelos. Sin embargo, el racismo sembrado por el desprecio capitalista, la desinformación y la desmemoria, vuelven a criminalizarnos. AMLO dijo, en 2014 y 2018, que estaría con los pueblos contra la termoeléctrica en Huexca.

“Hoy nos llama radicales de izquierda y conservadores señalando que es el dinero invertido en el proyecto la mayor razón para no parar la muerte que anuncia, sin importar el dolor y la rabia de nuestros pueblos”, expusieron.

Indicaron que en los pueblos mayas de los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, les están arrebatando a las comunidades los sitios sagrados para acrecentar las ganancias de empresas turísticas trasnacionales mediante una guerra en la que “el mismo tren que transportará los frutos de la agroindustria transgénica, llevará la carne de las mega granjas porcícolas que destruyen las aguas sagradas de los cenotes; el mismo que servirá para conectar a las zonas económicas especiales de Puerto Progreso y Campeche en la península, donde además imponen parques eólicos”.

Asimismo, en los territorios indígenas de Tabasco y Chiapas, donde, además, “esta guerra se hace red con los grupos represivos militares y paramilitares. Después, se hace una sola guerra con los megaproyectos desplegados en el territorio de los pueblos originarios del Istmo de Tehuantepec”.

Para los indígenas del EZLN, el CNI y el CIG, “el mal gobierno capitalista de López Obrador agudiza la guerra contra las mujeres de nuestro país, pues, con su apoyo redoblado a los poderosos, lleva al aumento de feminicidios, trata de mujeres, tortura y explotación.

“Abajo, en todas las geografías que somos los pueblos originarios, seguimos sembrando la autonomía, construimos y desplegamos el poder de abajo en lo que también son redes de redes, pero de resistencia y rebeldía, que son también los espejos no solo de los pueblos que somos el CNI – CIG y el EZLN, sino muchos otros y otras que siembran la esperanza y de las que es espejo ésta, nuestra tercera asamblea nacional.

Comentarios