Presuntos miembros del CDN telefonean a periodistas de NL para cobrarles “cuotas”

Protesta de periodistas en México. Foto: Yhair Ceballos Protesta de periodistas en México. Foto: Yhair Ceballos

MONTERREY, N.L. (apro).- Al menos una docena de periodistas locales recibieron llamadas de presuntos miembros del Cártel de Noreste (CDN) -los antiguos Zetas-, para exigirles un pago a cambio de no hacer daño a sus familias, amenazas que fueron realizadas con datos precisos como direcciones y medios en los que trabajan.

“Me llamaron a un número de teléfono privado dos veces. El teléfono al que me hablaron casi nadie lo tiene”, comentó uno de los periodistas afectados que habló con Apro, bajo la condición de que se mantuviera en el anonimato su nombre.

El periodista, especializado en medios digitales, destacó que conoció a otros colegas de la prensa en línea a quienes también les llamaron con el mismo método.

Un segundo periodista que recibió amenazas describió la llamada: Un hombre que se identifica como miembro del Cártel del Noreste te exige una “cooperación”.

“A cambio de esa cooperación, te ofrece no molestarte ni meterse con tu familia”, agregó el reportero que colabora con medios electrónicos.

Contó que para reforzar la amenaza, el delincuente mencionó la dirección en la que se encontraba en ese momento.

Mencionó que la llamada es de un teléfono móvil de fuera del estado y puso a disposición de las autoridades el número del que recibió la amenaza.

Otras llamadas de extorsión fueron dadas a conocer por el portal local sinpelos.mx, en donde nueve comunicadores contaron las amenazas que recibieron en sus teléfonos móviles.

“Lo miembros del crimen organizado aseguran tener toda la información personal del comunicador y sus familias, para después solicitar el pago de cuotas mensuales a cambio de permitirles desempeñar su trabajo”, cuenta la nota redactada por el periodista Víctor Badillo.

“Yo llegué a pensar que se trataba de una llamada de extorsión común, de las que a diario contábamos que le ocurrían a las familias de México… Pero cual fue mi sorpresa, que platicándolo con los colegas me fui enterando que ellos habían recibido una llamada similar”, narra la nota.

“A mí me llamaron… querían 500 mil pesos”, contó otro comunicador al portal local.

Algunos de los afectados son directivos de medios digitales, y otros son representantes legales o fungen como titulares de las empresas de comunicación.

Atentados en Tamaulipas

Las amenazas a los medios de Nuevo León coindice con un recrudecimiento de la violencia en todo el noreste, lo que ha provocado un aumento en las estadísticas de crímenes violentos.

La violencia también se manifestó contra reporteros y medios locales de Tamaulipas.
La amenaza más importante la sufrió el diario Expreso, de Ciudad Victoria, a finales de diciembre pasado, cuando delincuentes de un grupo criminal abandonaron en la entrada del periódico una hielera con una cabeza humana y a un lado un “narcomensaje”.

“Para periódicos aliados con acuerdos millonarios con el gobierno de Cabeza de Vaca ellos no los van a salvar y esto es una prueba.. Síguense quedando callados para que miren (sic)”, rezaba el mensaje.

El atentado provocó que unos cinco periodistas del medio entraran al Mecanismo de Protección de Periodistas y Defensores de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación.

Mientras que en Coahuila, un reportero de un medio nacional denunció el robo de una camioneta a una fuente que le entregaría información para confirmar actos de corrupción de funcionarios locales.

Comentarios

Load More