Greta Thunberg, niña autista, dinamitera del cambio climático

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Como lo anticipé en mi anterior artículo, ahora toca en suerte un diálogo entre el desafiante espíritu de Greta Thunberg, quien inició hace 29 semanas en Estocolmo, las huelgas escolares de los viernes en protesta por el calentamiento global, y el conocido periodista Frido Aliotti. Dedico este texto a los niños y jóvenes de Huexca y Amilcingo que visten de luto. Estamos ante una cumbre, y las alturas causan vértigo.

Frido: no te imaginas espíritu de Greta, de lenguaje contundente y directo, lo halagado que estoy por tener la oportunidad de dialogar contigo en esta época de masificación, ajena a las ideas teñidas de valor que espíritus como tú, saben poner delante del mundo para fijar rumbos y mover almas -usando palabras de Max Scheler.

En la fase de decadencia de la cultura dice Scheler, “crece el momento colectivista de la fatalidad… y con ello, la insusceptibilidad de dirección”. Y dirigir, es ese poner delante ideas valiosas para que luego encarnen en realidades históricas. Las masas descritas por Ortega y Gasset, que abarcan vastos sectores de las clases sociales de abajo, enmedio y arriba; las masas que son las que nada de grandeza, de esfuerzo se exigen, y todo lo creen, menos lo de verdad, se vuelven a rebelar. Lo filisteo, lo ausente de espíritu, lo pedestre, predomina y atrae, época ésta de mezclilla, cartón y plástico, a miles de años luz de la de manta, lino y oro.

Es increíble por ello, que, en esta fase decadente, de penuria histórica, de ruido incesante, una niña pequeña, silenciosa asuma el papel de dirección, y esté logrando sacudir la conciencia soñolienta de millones. Es el triunfo de la personalidad ante la masificación y la fatalidad prevalecientes. Es lo que se requiere en estos tiempos: personalidad de temple heroico. Cabe decir que el Papa Francisco en su encíclica Laudato Si, ha hecho un llamado apremiante a cuidar de nuestra tierra.

Bueno, te saludo con afecto y admiración, y prometo no hacerte hablar mucho, pues sé que solo hablas cuando es preciso hacerlo. ¿Qué tal, cómo vas?

Espíritu de Greta: gracias Frido por invitarme. Yo estoy bien, y muy atareado. Frido amigo, me encantó tu introducción, por breve; verás que soy provocador. Tú, ¿cómo estás?

Frido: bien, encantado de conocerte. Sí que me extendí en la presentación, perdóname. Fíjate que en México se sabe muy poco de tus huelgas escolares de los viernes; sabemos por el internet, que esas huelgas han tenido una resonancia inédita en el mundo, que tú te has convertido en el símbolo de la lucha contra el cambio climático, el calentamiento global, las emisiones contaminantes en aumento.

Has sido recibida por miles de jóvenes en Bruselas, París, Hamburgo….., escuchada en el Foro de Davos, en el Consejo Económico y Social Europeo con la presencia del presidente de la Comisión Europea, ¡vetada en el Parlamento Europeo por populares, liberales y la derecha extrema! Pero, dinos espíritu de Greta, ¿quién eres, de dónde vienes, qué edad tienes, qué te motiva, y por qué hablas poco?

Espíritu de Greta: encarno en una niña que lucha contra los que nos roban el futuro; nos lo roban por su inacción frente a la amenaza de una catástrofe climática; tengo 16 años, padezco el síndrome Asperger, una especie de autismo que dificulta la interacción social pero que es ocasión de cosas admirables, insospechadas, y soy de Suecia. Me impulsa el sentir que nuestro futuro está amenazado hasta el punto de tener que faltar a clases por luchar por esto.

Ese cambio climático me abrumó a los 8 años; a los 11 me enfermé, deprimí, bajé 10 kilos, porque pensé que tal amenaza exigía del mundo el hablar solo de ello y de nada más, como si se tratara de una guerra mundial, pero que ese hablar estaba ausente. Y luego, llegó el momento de mi actuar ante la dimensión de la crisis ambiental provocada por emisiones contaminantes, uso de combustibles fósiles, violación de tratados, etc., y ante la inacción de los responsables de ella.

Frido: vaya, ¡qué precocidad en comprender la vida y enfrentarla de esa forma!; no te andas con medias tintas, y como tú lo has dicho, para los autistas, no hay grises tratándose de la supervivencia del género humano. Esa rotundidad es desconcertante en México, donde habitualmente se hacen equilibrismos para decir ambiguamente una cosa y significar otra, y hacer lo que se venga en gana, sobre todo en política. Por cierto, ¿qué les respondes a quienes te dicen que eres solamente una niña protestando contra el cambio climático?

Espíritu de Greta: les digo que estoy de acuerdo, nosotros solo somos niños que protestan, no deberíamos estar haciendo esto, no deberíamos tener que hacerlo………………, pero lo que prevalece en materia ambiental, es un fracaso de las generaciones anteriores que no han hecho nada. Dado el peligro, la magnitud de la crisis, debería todo el mundo hablar solamente de eso, y cambiarse las leyes para prohibir las emisiones envenenadoras y el uso de energías fósiles…… . Y eso no ocurre.

Estamos según el IPCC, “a 11 años de un punto de no retorno”, en caso de que no se tomen medidas radicales, sin precedentes contra las emisiones. Éstas deben reducirse en Europa, al menos en un 80% para el 2030.

En un foro reciente en las Naciones Unidas sobre el cambio climático, les dije que asistía, no para rogarles que se cambiara de política ambiental, sino para decirles que “nosotros haríamos el cambio”.

Frido: ¡qué fuerte y provocador!, y ¿qué esperas de todo esto? ¿No deberías mejor estar en clase los viernes para prepararte mejor y enfrentar el futuro?

Espíritu de Greta: te respondo primero la última pregunta, y después la otra, si te parece. Para qué me preparo si mañana ya no hay futuro, porque me lo están robando personas y gobiernos concretos; ellos son los responsables del cambio climático que está devastando la tierra donde habitamos, extinguiendo especies por cientos al mes, privando de vida, de aire fresco y claro a la humanidad.

Y te respondo ahora Frido, la primera pregunta: nosotros hemos cumplido nuestros deberes y los políticos no; somos conscientes de las consecuencias de la crisis ambiental que pone en riesgo la supervivencia misma de la civilización, y sabemos que la tarea, que el deber inaplazable es la acción. En la medida en que actuemos, ¡las esperanzas se darán por añadidura!

Además, sabemos que la mayoría de los políticos no quieren hablar con nosotros, pero tampoco nosotros queremos hablar con ellos. Que hablen ellos con los científicos, con los expertos que desde hace años están advirtiendo del peligro extremo. “Debemos dejar de competir unos con otros. Necesitamos cooperar y trabajar juntos para compartir los recursos del planeta de una manera justa”.

Frido: ¡qué lógica, qué conciencia, qué claridad de ideas a tan corta edad! Has llegado en el momento adecuado, en medio de una crisis en la que todo, la vida misma, se sacrifica injustamente por dinero y poder. La lucha contra el cambio climático, has dicho, debe ser un acto de justicia climática para darle lo suyo a la tierra y a la humanidad, misma que por mandato divino debe cuidar de la primera. Es providencial tu mensaje, tu determinación. ¡Te enfrentas al mundo y lo despiertas con verdades e ironías! Es ello alentador, una lección de grandeza e inteligencia en una chiquilla de trenzas, genial, arrolladora en suma.

Espíritu de Greta: gracias Frido, pero yo tan solo he llegado en el momento justo; cada vez más personas están conscientes…del hecho de que estamos atravesando una crisis existencial que no ha sido tratada nunca como tal. Es la hora de la acción. Esas huelgas escolares y su resonancia mundial inusitada, me han cambiado la vida. Me siento bien.

Frido: ¡qué bárbaro!, además de lacónicas y al grano, tus palabras son elocuentes; no cabe duda que verdad, bien y belleza, corren juntas, así como la mentira, el mal y la fealdad -estos tres últimos hoy muy apreciados en vastos sectores- van de la mano .

Hoy viernes, es el día grande que estás ya viviendo, 15 de marzo, al que has convocado para que las plazas de las urbes conmovidas por tu palabra, se llenen vibrantes de coraje juvenil, para que hormigueen las jóvenes multitudes en protesta contra la inacción de personas y gobiernos que nos roban el porvenir, porque debes saber que yo también soy joven, espíritu de Greta, que diriges y fijas rumbos y destinos, con ideas y actitudes valientes y valiosas, para que las traduzcamos nosotros en hechos que salven al hombre, su historia, su cultura, su hogar.

¡Qué nadie nos robe a los niños y jóvenes el porvenir! !Qué el trumpismo y sus replicadores en materia ambiental, que se dicen de derecha o de izquierda según convenga, y que utilizan a las inconscientes masas a su antojo, dejen de robarnos ese futuro!

Ya no te haré hablar más, debes regresar a Estocolmo; lo bueno es que como tal, llegarás en fracción de segundo, por lo que sale sobrando desearte buen viaje.

Espíritu de Greta: no hay problema Frido, puedo contestar más preguntas, en tanto contemplo a través de internet, tantas plazas de ciudades del mundo llenas de niños y jóvenes, los nuevos civilizadores, en respuesta a mi convocatoria. ¡Qué alegría y satisfacción! Pero aquí en tu tierra mexicana, ¿qué pasa? ¿por qué el desinterés que desconcierta a espíritus libres, anhelantes de vida, de futuro, salvo algún caso de excepción muy aislado, por lo que estoy viendo?

Frido: ¡qué pena! El país, muy entretenido a diario con pan y circo, con encuestas y menudencias que lo mantienen en éxtasis, levitando, sin progreso real; todo gira en torno a una retórica fantástica, sacralizada e hipnótica, que sublima, a lo Freud, la realidad para fines previsibles para los pocos que ven; realidad convulsa, de pobreza, violencia, contaminación, desigualdad, concentración inquietante de poder y riqueza.

Es una lástima, es un drama tanta irresponsabilidad, tanta indiferencia ante el desastre ambiental que pone en riesgo el futuro, que como bien dices, amenaza con no existir. Imagínate, habrá ¡tres aeropuertos en esta zona central, ya de por sí colapsada por millones de coches, y aviones cruzando cada minuto sus aires otrora transparentes!

Tiempos de fatalidad mítica, de masificación fanática. No hay Gretas despertadoras del adormecimiento generalizado; más bien, sí las hay, como las intelectuales y científicas críticas, las mujeres que se quedan sin trabajo por no ser de base, sin refugio o guarderías, las zapatistas, las del sureste maya y de Huexca, indómitas y lúcidas, que constituyen la oposición auténtica, irreprochable junto a los cuerpos intermedios de la sociedad política -una de cuyas partes es el Estado-, no importando su número, sino su decoro y legado. Pero sus voces, sus lágrimas llorando a Samir Flores, no son escuchadas, no son vistas por las mayorías, ávidas de caudillaje popular, ni por la mezquindad de élites económicas y políticas alineadas con tal de hacer negocios, salvo excepciones, ni por tantos medios masivos amansados, difundiendo animal contentamiento.

Sería esperanzador que existiera alguna joven mexicana con dosis de autismo como el tuyo, visto hoy por cierto, como don misterioso de los dioses que convierte a los que lo tienen, en los humanos normales frente a los extraños que son los más, insensibles ante la gravedad del cáncer ambiental y de injusticia social.

Autismo que como tú lo dijiste en Estocolmo, hace posible el ver las cosas con claridad, en contraste con la ceguera de los que se consideran normales, saludables, pero que en realidad no lo son: están enfermos del alma y requieren hospitalización inmediata -como los que cometen injusticias en el Gorgias de Platón. Ella te representaría en México para despertar a la juventud de aquí. En fin, gracias por tus palabras y tu tiempo; hasta pronto, desafiante espíritu de adolescente sueca, de trenzas pelirrojas, dinamita pura, y como dijo Byron, “she walks in beauty like the night”, que podría también decirse de ella, she walks in silence like the night.

Espíritu de Greta: ¡ah que Frido tan halagador!, bueno, te digo que me encantó que citaras el diálogo de Platón, y la bella frase de Byron con tu complemento, para cerrar con broche de oro; ahora, en menos de un parpadear tuyo, estaré de vuelta en mi tierra. Muchas gracias y espero verte pronto en Estocolmo.

———————

En este diálogo se incluyeron en cursiva, palabras textuales de Greta Thunberg, citadas por M. Paone en artículo de El País, e ideas y palabras expresadas por Greta en su discurso del TEDx de Estocolmo, y en otras intervenciones. Hasta el próximo diálogo con Hernán Cortés.

Comentarios