Siguen las exoneraciones para los amigos de Javier Duarte… ahora le tocó al exinterino Flavino Ríos

XALAPA, Ver. (apro).- El exgobernador interino Flavino Ríos Alvarado acudió a una audiencia de control en la Sala de Juicios Orales del Poder Judicial del Estado (PJE), de donde ya fue exonerado de los delitos de tráfico de influencias y de incumplimiento de un deber legal.

Apenas el martes anterior reapareció, en un restaurante de la capital del estado, Juan Antonio Nemi Dib, exsecretario particular del priista Javier Duarte y exdirector del DIF estatal, con Karime Macías, para presumir que él también había sido exonerado de los delitos que se le imputaron.

De la misma manera, ya salieron de prisión en diciembre pasado, el exsecretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita “Capitán Tormenta”; el extesorero de Duarte, Mauricio Audirac; el exsecretario de Obras Públicas, Francisco Valencia, y la exvocera de Duarte, María Georgina Domínguez Colio,
Con ellos, la Fiscalía General de Justicia y los jueces del PJE fueron benevolentes y les cambiaron sus medidas cautelares de prisión preventiva oficiosa a una rúbrica periódica del libro de control.

En el caso de Flavino Ríos, éste acusó que fue un preso político del exgobernador panista Miguel Ángel Yunes Linares, con una connotación plena de rentabilidad político-electoral.
“Yunes me imputó, me juzgó, me condenó, me sentenció, pero aquí estoy… por más que me busquen, no hay nada en mi contra”, dijo.

A Ríos Alvarado, el exgobernador Yunes Linares y el actual fiscal Jorge Winckler lo acusaron de haber ayudado a facilitar el escape del entonces gobernador, Javier Duarte, quien hoy ya está condenado a 9 años de prisión en el Reclusorio Varonil Oriente.

“Vivimos en un Estado de derecho, tenemos que confiar en nuestras autoridades, en el Poder Judicial Estatal y en la Fiscalía. Obviamente a cualquier ciudadano le pueden imputar un delito, pero hay que demostrárselo”, dijo Flavino, con una sonrisa en el rostro y ataviado con un traje, al acudir a su última audiencia en el penal de Pacho Viejo.

Ríos Alvarado soslayó que ya está trabajando en su notaría pública en el sur de Veracruz y que su familia ya está tranquila, aunque –reprochó- que hoy tiene problemas económicos severos por deudas que adquirió para tener una buena defensa.

“Fue un asunto político, está comprobado cien por ciento, es el riesgo de participar en la política”.

En el caso de Juan Antonio Nemi Dib, exfuncionario en varias dependencias en el sexenio del priista Duarte de Ochoa, aseguró el martes pasado que no buscará “venganza”, con quienes lo “encarcelaron”, pues ahora –dijo- su principal preocupación son “cubrir las deudas” que adquirió para defenderse mientras estaba en prisión.

De la media docena de funcionarios duartistas que llegaron a estar en prisión acusados de diversos delitos, hoy únicamente permanece en la cárcel el exfiscal general, Luis Ángel Bravo Contreras, pues desde diciembre pasado, las puertas de Pacho Viejo se abrieron de par en par.

A seis días de la asunción del nuevo gobierno en Veracruz, cuatro funcionarios del primer círculo del exgobernador Javier Duarte abandonaron la prisión de Pacho Viejo, por un cambio de “medidas cautelares” que les permitirá enfrentar su proceso penal en libertad.

Las liberaciones más polémicas son las del exsecretario de Seguridad Pública Arturo Bermúdez Zurita –bautizado como Capitán Tormenta al interior de la corporación– y del exfiscal general Luis Ángel Bravo Contreras, ambos acusados por el delito de “desaparición forzada”.

En el caso de Bermúdez, se le señala de tomar parte en la desaparición de 15 personas que posteriormente fueron halladas sin vida en la barranca “La Aurora”, mientras que Bravo se vio involucrado en la desaparición y muerte del expolicía municipal David Lara Cruz, en el municipio de Alto Lucero.

Aun así, una juez consideró que el delito “no era de gravedad” razón por la que no requería de permanecer en la cárcel.

Comentarios