“Ismael, te queremos fuera!”, gritan bomberos disidentes; Figueroa acumula expediente negro

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Luego de tres días de bloqueos de vialidades y protestas azuzadas por el líder del sindicato de Bomberos de la Ciudad de México, Ismael Figueroa, este viernes unos 400 vulcanos se manifestaron contra su dirigencia sindical, lo acusaron de “corrupción” y exigieron al gobierno de Claudia Sheinbaum su despido inmediato.

Y es que, contra Ismael Figueroa Flores existen al menos 180 quejas ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) por despidos injustificados, acoso laboral o incumplimiento de derechos de los trabajadores, de acuerdo con la Secretaría de Gobierno.

En tanto, la Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJ-CDMX) tiene al menos 22 carpetas de investigación, incluidas dos por abuso sexual; mientras que en la Secretaría de la Contraloría General hay cuatro quejas y denuncias por acoso laboral, actos de campaña anticipados y desvío de recursos.

No es todo. Las múltiples quejas ante la Comisión de Derechos Humanos local (CDHDF) derivaron en dos recomendaciones al gobierno local que, entre otras medidas, pide detener la violencia institucionalizada y el acoso laboral.

Ayer, la titular de la PGJ, Ernestina Godoy, informó que la Unidad de Inteligencia Financiera del gobierno federal lo tiene bajo la lupa por presunto desvío de recursos.

Aun con todo este historial, la mañana del pasado lunes 11, decenas de vulcanos identificados con Ismael Figueroa comenzaron una serie de bloqueos en avenidas principales de la ciudad con la exigencia del pago de salario a 330 personas a quienes la administración pasada les ofreció una plaza en la institución como parte de un acuerdo con el sindicato.

No obstante, desde su inicio, el gobierno de Sheinbaum informó que esa situación fue completamente irregular, pues las plazas no fueron creadas ni había presupuesto para solventarlas. En pocas palabras, que “los engañaron”.

“¡Queremos trabajar en paz!”

Desde las 9 de la mañana de este viernes 15, en el Hemiciclo a Juárez, comenzaron las protestas con un grito unísono: “¡Fuera Ismael de Bomberos!”. Eran integrantes de la agrupación Bomberos CDMX Unidos contra la Corrupción y la Impunidad.

En su marcha hacia el Zócalo capitalino, levantaron pancartas claras: “Exigimos al gobierno de Claudia Sheinbaum el despido de Ismael Figueroa. ¡Queremos trabajar en paz!”, “Los bomberos de la CDMX exigimos al gobierno que termine con la corrupción y saque de la institución a Ismael Figueroa Flores” e “Ismael Figueroa Flores ya no dañes más a la corporación. ¡Ya basta de tantas mentiras, te queremos fuera!”.

Como otras demandas incluyeron la reinstalación inmediata de aquellos que fueron despedidos injustificadamente por instrucción del líder sindical, así como el pago de laudos y el cumplimiento de los compromisos con los jubilados que adquirieron en la pasada administración.

“Necesitamos una auditoría que determine cuánto dinero se le fue en su momento a la campaña de ese líder sindical que, escudándose en el miedo, en la corrupción, trató de ser diputado en la delegación Iztacalco”, dijo uno de los oradores en el templete que instalaron en el zócalo capitalino.

Y siguió: “De la mano del senador (Miguel Ángel) Mancera ejerció un ejercicio de poder inigualable. Por eso esta marcha es tan importante. Por eso decimos ¡Fuera Ismael, fuera Ismael!”.

Entre los participantes en la manifestación había exbomberos que acusaron al exdiputado constituyente de despedirlos sin justificación desde hace ocho años, aunque las agresiones se agravaron en los últimos dos.
Por ejemplo, algunos acusaron que el secretario general ordenaba indagar en las redes sociales de los uniformados para saber quién se manifestaba en su contra y, con ello, tomar represalias.

Además, recordaron que desde 2014 existen quejas en su contra en la Comisión de Derechos Humanos local (CDHDF) por distintos abusos, incluidos el acoso sexual a bomberas a quienes presuntamente obligaba a tener relaciones con ellas para ascender de puesto o mantener su plaza.

Incluso, comentaron que, en 2014, el entonces jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, emitió una declaratoria para reincorporar a bomberos despedidos y asignarlos a la Central de Abasto (Ceda). No obstante, cuando había emergencias que atender, Figueroa mandaba a otros bomberos con vehículos para ocuparse y, de paso, agredir a los primeros.

Instalan mesa permanente

Tras la manifestación de este viernes, representantes de los bomberos disidentes al sindicato liderado por Figueroa Flores, se reunieron con la secretaria de Gobierno, Rosa Icela Rodríguez, en la sede del gobierno capitalino.

De acuerdo con la funcionaria, llegaron al acuerdo de que el gobierno capitalino “creará las condiciones para que no haya más violencia física, sexual ni sicológica hacia hombres y mujeres en el Heroico Cuerpo de Bomberos”.

En un comunicado, informó que en el encuentro acordaron instalar una mesa permanente de trabajo para darle seguimiento a cada uno de los temas planteados, además de que buscarán que las mujeres que expusieron casos de acoso y abuso reciban atención en la PGJ y los temas de despedidos y jubilados se puedan ver con la Junta Local de Conciliación y Arbitraje.

En la reunión estuvieron presentes el subsecretario de Gobierno, Arturo Medina, y el director general del Heroico Cuerpo de Bomberos, Juan Manuel Pérez Cova, quienes ofrecieron trabajar para recuperar el honor de la institución “para que nunca más haya un ambiente de represión hacia las y los trabajadores, ni jubilaciones forzadas, despidos incorrectos o actos de corrupción”.

Comentarios