Entregan bolsas con tierra a familiares de víctimas de avionazo en Etiopía

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Miles de personas despidieron este domingo a las victimas etíopes de un accidente de avión, acompañando a 17 féretros vacíos cubiertos con la bandera nacional por las calles de la Capital mientras algunos de los familiares se desmayaban y caían al suelo.

La misa se celebró un día después de que las autoridades comenzaron a entregar bolsas con tierra a los familiares de las 157 víctimas del vuelo 302 de Ethiopian Airlines en lugar de sus restos, porque se espera que el proceso de identificación sea muy largo.

Parientes confirmaron que recibieron un saco con un kilogramo de tierra del lugar del siniestro. Muchos familiares se congregaron en el polvoriento terreno a las afueras de la Capital, Adís Abeba, donde ocurrió la tragedia.

Las víctimas del siniestro aéreo procedían de 35 países distintos y entre ellas había muchos trabajadores humanitarios que viajaban a Nairobi, Kenia.

Mientras, en París los investigadores seguían trabajando en las “cajas negras” del avión, los dispositivos que graban los datos de vuelo y las voces en cabina. Las grabadoras fueron enviadas a Francia por la vasta experiencia de la agencia nacional de investigación de accidentes aéreos, BEA, analizando este tipo de dispositivos.

Expertos de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos y de Boeing, el fabricante del avión, participaban en la investigación.

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés) dijo que datos de rastreo tomados por satélite mostraron que los últimos movimientos del vuelo 302 de Ethiopian Airlines fueron similares a los del vuelo 610 de la indonesia Lion Air.

Ese avión se desplomó en el mar de Java en octubre con 189 personas a bordo. En ambos casos, se trató de un Boeing 737 Max 8.

Estados Unidos y muchos otros países del mundo han prohibido volar a los Max 8.

Comentarios