Vive Latino, 20 años de diversidad sonora

El cantautor mexicano Oscar Chávez durante su participación en el festival Vive Latino 2019, este sabado en el Foro Sol de la Ciuda de México Foto: Miguel Dimayuga El cantautor mexicano Óscar Chávez durante su participación en el festival Vive Latino 2019, este sabado en el Foro Sol de la Ciuda de México Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- El espíritu de la protesta social dibujó la fiesta del Vive Latino para su 20 aniversario, quedando enmarcado por Óscar Chávez y Caifanes, combinándose a su vez con el intenso bailongo provocado por la banda norteña Intocable.

Este cumpleaños del “Vive” mantuvo su fórmula de la diversidad sonora, una identidad bien recibida por 90 mil personas que acudieron ayer sábado al Foro Sol.

A lo largo de las más de 12 horas de maratónica pachanga, quien abanderó la actitud contestataria fue el cantautor Óscar Chávez, subiendo al escenario Escena Indio a eso de las 19:15 horas (galería del primer día del Vive Latino aquí).

“Muchas de mis canciones son políticas y lamentablemente actuales”, declaró el también actor y poeta de 83 años, acompañado de su agrupación para un acto de poco más de 45 minutos.

Los más jóvenes al igual que las generaciones de antaño arroparon de la mejor manera al folclorista; cada uno de sus temas fueron coreados y de especial aceptación quedó “Fuera del mundo”, a dúo con Dr. Shenka de Panteón Rococó. El campo al aire libre bajo una noche fresca bañó de bohemia con “Perdón”, “Por ti”, “Hasta siempre, comandante” y “Macondo”.

Los rockeros Caifanes al igual hicieron lo propio para la protesta. A la voz de su líder, Saúl Hernández, clamaron por el cese de los feminicidios en el país:

“Por las mujeres asesinadas necesitamos más hombres y menos machos, necesitamos hombres que trabajen para el pueblo, para la sociedad”, sentenció el espigado vocal en el escenario Indio que lucía totalmente repleto mientras entonaba “Antes de que nos olviden”.

Caifanes en el Vive 2019. Foto: Carlos Enciso.

La presentación que inició a las 21:40 de la noche estuvo encumbrada cuando Saúl invitó a Óscar Chávez para que interpretara “Por ti”, en una versión rockera que aclamó una audiencia enloquecida por ese choque generacional y musical.

“Aviéntame”, “Viento”, “Heridos” (nueva rola) y “Dioses Ocultos” quedaron zurcidas en los fieles de Saúl Hernández, Sabo Romo, Diego Herrera, Alfonso André y Rodrigo Baills.

Homenaje a Rita Guerrero

Previamente, a eso de 20:40 horas, un digno homenaje a Rita Guerrero (1964-2011) permeó de nostalgias al Escena Indio, cumpliendo lo prometido por la producción de montar el mejor espacio sonoro para el festival.

El misticismo que caracteriza a la banda desde hace 30 años llenó de lágrimas al público que fue adorador de Rita; los sonidos cubrían a la perfección cada acorde. Mientras un manto de veladoras brillaba en el entarimado, se alzaba el micrófono de la ausente vocalista con flores para calar hondo con los cantos de “Azul casi morado” y “El Ángel”, en tanto las pantallas iluminaban la imagen de “la Guerrero”.

Poncho Figueroa de Santa Sabina en el homenaje a Rita Guerrero y los 30 años de la banda. Foto: Carlos Enciso.

El bajista Poncho Figueroa agradecía sensiblemente al universo, a la vida por la hermandad entre cada integrante y su gente, por la pasión entregada y porque sería el show de despedida para recordar a la vocalista que se escuchó a través de grabaciones.

Al tributo se unió Rubén Albarrán de Café Tacvba, Amandititita y la fenomenal Jessy Bulbo para “Chicles”. Denise Gutiérrez con “Estando aquí no estoy”, además de poder oírse “Azul casi morado” y “Mirrota”. En esa diversidad, Ximena Sariñana arrojó instantes especiales para su fanaticada con cortes pop mientras los Rude Boy al otro extremo arremolinaban tremendo slam.

Ximena Sariñana durante su participación en el festival Vive Latino 2019, este sábado en el Foro Sol de la Ciudad de México
FOTO: Miguel Dimayuga

El alma del Vive Larino 2019 tomaba forma con su insignia de libertad, además de apertura a todo tipo de reunidos y estilos musicales. Las “Zonas Restart” nuevamente daban esa oportunidad de tener un exclusivo lugar VIP para personas con discapacidad.

En el recorrido, además de los puestos del Chopo, performances divertían como el de un elefante mecánico donde chicos y chicas aprovechaban para tomarse fotos.

El grupo Fobia logró uno de los espectáculos más multitudinarios en la plancha oficial del inmueble. Paco Huidobro, Leonardo de Lozanne, Iñaki Vázquez, ¡Jay de la Cueva y Javier El Cha! desbordaron las energías con “Dos corazones”, “No eres yo”, “Descontrol” y “Me siento vivo”.

Sorpresas y pirotecnia

Entre las sorpresas, el escenario Momentos Indio lució un breve repertorio de La Maldita Vecindad con su líder Roco Pachukote, resonando “Solín”, para rápidamente invitar a Dr. Shenka con “Un gran circo” y Rubén Albarrán cantó “Pachuco”, entre el catártico slam.

La fiesta parecía que no quería terminar y los españoles duros Ska-P darían el cierre al escenario principal, derrochando asimismo altas dosis de slam y alegres empujones con “Jaque al Rey” y “El Vals del Obrero”.

Un obsequio iluminó el corazón del Foro Sol con un show de juegos pirotécnicos para finiquitar con el encendido de un colorido “castillo” que nombraba al Vive Latino, cual si se tratara de un enorme pastel de cumpleaños.

Pero el festín aún tenía más… Nadie parecía sufrir de cansancio alguno, al contrario, todo mundo traía las pilas bien puestas para bailar apasionadamente junto a sus parejas con los norteños Intocable.

Entre “No te vayas” y “Amor Maldito”, el reloj marcaba las dos de la madrugada y las mayorías salían con alegre calma, porque sabían que el servicio del Metro duraría hasta les tres de la madrugada, a la par que los camiones de transporte público.

Una intensa jornada espera hoy al “Vive” dominguero con Café Tacvba y el jefe Carlos Santana.

Comentarios

Load More