La disculpa del Estado por asesinatos del Tec: Jorge y Javier “eran estudiantes, no sicarios”

Ceremonia de disculpa pública en el Tec de Monterrey. Foto: Víctor Hugo Valdivia Ceremonia de disculpa pública en el Tec de Monterrey. Foto: Víctor Hugo Valdivia

MONTERREY, N.L. (apro).- A nombre del Estado Mexicano, la titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, ofreció una disculpa pública por el asesinato de Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, perpetrado el 19 de marzo de 2010 en el interior del Tecnológico de Monterrey.

Jorge Antonio y Javier Francisco, subrayó, “eran estudiantes, no sicarios”, como en su momento aseguraron las autoridades.

En presencia de los padres de ambos jóvenes, autoridades civiles y militares, y cientos de personas reunidas en el auditorio Luis Elizondo, la representante del gobierno federal limpió los nombres que fueron enlodados por la Secretaría de la Defensa Nacional y la Procuraduría General de Justicia de Nuevo León en el sexenio del expanista Felipe Calderón.

Cuando leyó las esperadas palabras de desagravio, Sánchez Cordero se dirigió a los progenitores de los dos estudiantes, Rosa Elvia Mercado y Joel Medina, y Aída Verdugo y Aurelio Arredondo:

“A nombre del Estado Mexicano les ofrezco una disculpa pública por la violación a sus derechos en el marco del uso excesivo de la fuerza, por el que fueron privados de la vida sus hijos Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, por elementos del Ejército Mexicano.

“Por la violación a sus derechos de acceso a la justicia y de conocer la verdad sobre los hechos ante los constantes obstáculos de las autoridades encargadas de impartir justicia, les ofrezco una disculpa pública por el daño a la imagen, el honor y la buena fama de Jorge Antonio y Javier Francisco, derivadas de las falsas imputaciones de diversas autoridades del Estado Mexicano y por la alteración de la escena de los hechos”, dijo.

En el auditorio, completamente en silencio, la secretaria de Gobernación fue categórica en su aseveración: “Quiero decirlo de manera clara y tajante: Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo eran estudiantes de excelencia del Tecnológico de Monterrey, no sicarios”.

Y asumió el compromiso de garantizar la reparación integral del daño ocasionado por las autoridades desde el día en que ocurrió la tragedia, y aseguró que se implementarán medidas que aseguren la no repetición de esos hechos que violentaron los derechos humanos de las víctimas.

En su oportunidad, Rosa Elvia Mercado, madre de Jorge Antonio, hizo un recuento del doloroso trayecto para que los nombres de los estudiantes fueran limpiados, dado que de manera permanente las autoridades les dieron esperanzas sobre una inminente consignación del expediente, pero finalmente resultó una falsedad.

“Quiero dar primeramente gracias a Dios por este momento tan importante que estábamos esperando desde hace nueve años, nueve años de oración, de paciencia, de suplicarle a Dios por la justicia”, dijo la mujer.

Asimismo, se dijo confiada de que finalmente se haga justicia por ese caso en el que seis militares están acusados de homicidio calificado. De ellos, tres están detenidos en una prisión militar, dos se encuentran prófugos y uno más es reportado como desaparecido.

Al evento asistieron el gobernador Jaime Rodríguez Calderón; el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encimas; el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez; el titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, Jaime Rochín, y el presidente del Tecnológico de Monterrey, Salvador de Alva Gómez.

Como representante del Ejército estuvo el comandante de la Cuarta Región Militar, General Jans Pedro Lohmann Iturburu.

Al finalizar la ceremonia, los familiares se trasladaron a la avenida Garza Sada en su cruce con la calle Luis Elizondo, cerca de la entrada al campus central, donde hace nueve años se perpetró el doble crimen.

En el lugar se develó una placa con la leyenda: “El estado mexicano se disculpa con las familias de las víctimas y el pueblo de México por el homicidio de Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, ocurrido el 19 de marzo de 2010. En cumplimiento al derecho a la verdad y la justicia reconoce públicamente que eran estudiantes de excelencia del Tecnológico de Monterrey, no sicarios”.

Réplicas de esas placas fueron entregadas a los papás y mamás durante la ceremonia en el auditorio.

Por la mañana, en el interior del campus central se efectuó una guardia de honor en un memorial que recuerda a los estudiantes abatidos. Asistieron los familiares, estudiantes y directivos.

Comentarios

Load More