Exrector del Tec reacciona tarde, afirma el abogado de familiares de estudiantes asesinados

MONTERREY, NL. (apro).- El exrector del Tec de Monterrey, Rafael Rangel Sostmann emitió comentarios desafortunados sobre el homicidio de los estudiantes de la institución, Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, pues ningún alto mando militar estuvo involucrado en el hecho trágico, como sugirió el académico, afirmó Ricardo Báez, abogado de las familias afectadas.

Al finalizar la ceremonia efectuada hoy, en la que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez, ofreció disculpas a los padres de los alumnos abatidos el 19 de marzo del 2010 en el interior del campus central de la institución, el representante legal señaló que Rangel se expresa con demora y desde el desconocimiento.

“Lo que dice el exrector no encaja y no está de acuerdo con la postura ni de las familias, ni del suscrito. Soy el representante, el único que figura en los expedientes en esta disculpa pública y nuestra postura no va, de ninguna manera, con la de Rangel Sotsmann”, aseveró el apoderado legal.

Tras la develación de una placa alusiva al desagravio que proporcionó el Estado Mexicano a los familiares de Jorge y Javier, bajo el paso a desnivel de la avenida Garza Sada frente a la entrada del Tec, Báez cuestionó al exdirectivo, por no haberse pronunciado de forma contundente los días posteriores al doble homicidio.

“Respetamos mucho, es libertad de expresión en el país que uno pueda decir lo que aprecie o perciba. Pero tarde, está reflexionando nueve años después. Esas preguntas se las hubiera hecho cuando era rector y pudo haber hecho algo. No lo hizo y ahora que lo hace, lo hace desatinadamente”, expuso Báez Olvera.

Rangel Sostmann, quien el día de los hechos era rector del sistema Tec de Monterrey y tuvo que atender personalmente la crisis institucional que generó la muerte de los estudiantes en manos de soldados, publicó el lunes en redes sociales un texto en el que cuestiona si algunos mandos del Ejército Mexicano que habrían dado la orden de la ejecución, siguen en activo y si eso no afectará los avances en materia de derechos humanos que ha conseguido el gobierno federal.

A nombre de los familiares, el abogado respondió que no hubo otras personas involucradas en el hecho pues los involucrados son seis militares, de los cuáles tres están detenidos, dos prófugos y uno desaparecido. No hay ningún mando superior bajo proceso.

“Que quede muy claro: no hubo una orden hacia arriba. El doctor Rangel se dio cuenta tarde. Está haciendo reflexiones nueve años después, desafortunadas. Yo que soy abogado de las familias, que conozco el caso y les estoy dando el seguimiento les puedo decir que no hay un tema hacia arriba”, aclaró.

Señaló que los seis son acusados de homicidio calificado y todavía quedan pendientes por ser desahogados dos expedientes más, por acusaciones de alteración de evidencias y ejercicio abusivo de funciones.

Estimó que todavía falta que los detenidos entren en etapa de juicio, por lo que la sentencia podría llegar hasta dentro de unos tres años.

El caso se analiza en el juzgado cuarto de distrito en materia penal, con sede en Monterrey.

El representante legal dijo que ya trabajan con la Fiscalía General de la República para pedir que sean boletinados los tres soldados que faltan por ser detenidos y que se ofrezca una recompensa a quien proporcione información sobre su paradero.

Comentarios