Extorsionadores exigen pago a mujeres de Acapulco para no publicar sus fotos íntimas

CHILPANCINGO, Gro. (apro).– Cuando vio sus fotografías íntimas publicadas en redes sociales, Karla se sintió “como si fuéramos estampitas que se pueden estar pasando”.

La joven, originaria de Acapulco, denunció desde el año pasado la existencia de una red de extorsionadores que difunden este tipo de imágenes si las mujeres no pagan un “rescate”.

Sin embargo, ante la falta de acciones de las autoridades, las fotografías de Karla y otras mujeres del puerto, incluidas menores de edad, siguen expuestas en varias cuentas de Facebook y Twitter, en donde incluso se ofrece “recompensa” a quienes compartan más imágenes sexuales de habitantes de Acapulco.

Proceso entrevistó a mujeres, familiares y amigos de víctimas del sexting, la práctica de enviar mensajes con contenido sexual a través de dispositivos móviles, quienes confirmaron que los distribuidores de contenido sexual han llegado a extorsionarlas.

Y a pesar de que en la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y la Fiscalía General del Estado existe un área de investigación cibernética y un centro de justicia especializado en violencia contra la mujer, las denunciantes se han encontrado con la burocracia.

 

La historia de Karla

La joven porteña decidió romper el silencio y compartió su testimonio con el propósito de visibilizar el problema que afecta la integridad, seguridad y estabilidad emocional de varias mujeres en Acapulco.

Karla, quien pidió cambiar su nombre para proteger su identidad, narró que el 27 de junio de 2018 denunció ante la unidad de la Policía Cibernética de la Secretaría de Seguridad Pública estatal (SSP) el acoso y extorsión que estaba sufriendo, así como la publicación de sus fotos en redes sociales sin autorización.

No obstante, las autoridades le informaron que no podían hacer nada porque ella tenía que presentar una denuncia formal ante la Fiscalía estatal. Además, le pidieron investigar y rastrear a la red de extorsionadores.

La respuesta desmoralizó a la víctima y aumentó el miedo en ella y en sus familiares ante el nivel de impunidad de la red de extorsionadores que siguen operando a la fecha en redes sociales.

Karla compartió con Proceso el mismo testimonio que fue desestimado por las autoridades.

Narró que hace dos años fue contactada en Facebook por un hombre que dijo ser fotógrafo y le ofreció trabajo en una agencia de modelaje.

El supuesto fotógrafo le solicitó que enviara fotos “para ver cómo trabajarían conmigo” y ella las mandó a través de la red social de Snapchat, argumentando medidas de seguridad.

Luego, el supuesto fotógrafo dejó de comunicarse con Karla y eliminó sus cuentas en redes sociales.

“Semanas después me mandaron mis fotos con la amenaza de que las iban a exhibir sino les entregaba dinero. Me pidieron más fotos, incluso de mis amigas, pero nunca acepté y se molestaron”, expresó la joven.

La amenaza de difundir sus fotografías en traje de baño se cumplió y comenzó el martirio.

“Después me llegaban muchos mensajes a mis redes para insultarme o preguntarme si vendía mi cuerpo. Me deprimí mucho, no se lo decía a nadie por pena y así fueron varios meses”, indicó

Cansada de las amenazas y ofensas, Karla estalló y decidió contar la tragedia a sus familiares.

“Una amiga me dijo que vio en Twitter una cuenta en la que trataban de manchar mi imagen y no solo la mía, (sino) la de muchas niñas de Acapulco poniendo que intercambiaban nuestras fotos o que daban recompensa a quien tuviera más fotos. Como si fuéramos estampitas que se pueden estar pasando”, expresó.

La joven narró que, en la misma cuenta de Twitter, los usuarios de la red informaban que tenían un grupo privado en WhatsApp en el que intercambian imágenes y videos de mujeres acapulqueñas.

Cuando acudió a denunciar, el funcionario que la recibió en la Unidad de la Policía Cibernética de la SSP le sugirió que presentara una denuncia ante la Fiscalía estatal y le pidió que realizara funciones de investigador para recopilar pruebas contra los extorsionadores.

Ello debido a que la política de Facebook en cuanto a proporcionar a las autoridades datos personales de los usuarios es más flexible en comparación con Twitter, le informó el agente estatal.

 

Las cuentas

A pesar de que el gobierno del estado tiene información desde el año pasado sobre una red de extorsionadores, en Twitter siguen activas varias cuentas que difunden y comercializan fotos y videos sexuales de mujeres porteñas sin su autorización.

“Como último mensaje de esta cuenta, les dejo esta opción, voy a dejar la carpeta en $550, son 110 carpetas… Dm a quien quiera”, posteó a las 13:27 horas de este martes 19, un usuario, al referirse a fotografías íntimas de mujeres del puerto.

Otro usuario comparte abiertamente carpetas de fotos y videos de jóvenes de Acapulco con la leyenda: “Lo mejor en pack papus”.

Proceso pudo localizar fácilmente otras nueve cuentas que ofrecen contenidos sexuales de mujeres de Acapulco.

De esta forma, las mujeres exhibidas públicamente “son tema de escarnio, morbo y víctimas de una amplia red que actúa impunemente”, señalaron los familiares de víctimas entrevistadas.

Comentarios

Load More