“¡Cobardes!”, llama Hugo Eric Flores a magistrados que declararon la muerte del PES

Hugo Eric Flores, fundador del PES. Foto: Germán Canseco Hugo Eric Flores, fundador del PES. Foto: Germán Canseco

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que hoy declararon la muerte del Partido Encuentro Social (PES) sólo merecen un calificativo de Hugo Eric Flores, fundador y líder máximo de esa fuerza política: “¡cobardes!”.

Son las 15 horas en un restaurante del sur de la Ciudad de México, hora de la comida del superdelegado del gobierno de Andrés Manuel López Obrador en Morelos, cuando los magistrados emiten su fallo unánime, que Flores atribuye a presiones políticas y a la injerencia del presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Saldívar.

“Esta era la gran oportunidad de interpretar la Constitución y de empezarle a dar movimiento al sistema electoral a través de una decisión que hubiera sido súper trascendente para el Tribunal y (los magistrados) fueron cobardes, porque teníamos mayoría en diciembre. Estaban convencidos de nuestros argumentos y muchos de ellos nos felicitaron, nos dijeron que nuestro recurso de apelación era impecable. Y ahora de repente, por presiones políticas, cambian”.

–¿Fue una decisión más política que jurídica?

–Absolutamente. Esta no es una decisión legal, es un asunto eminentemente político que lamentamos, porque ahora nos dicen que hasta el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación tuvo que ver en este tema, en toda la presión que hicieron los partidos políticos.

“Ahora resulta que las contrapartes y nuestros iguales son los jueces. Los jueces son los jueces. Y esta amenaza que hicieron varios partidos políticos es ilegal: amenazan con juicio político a los magistrados”.

En entrevista, Flores adelanta a Apro, agencia de noticias del semanario Proceso, que recurrirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en busca de justicia, y al mismo tiempo se construirá un nuevo partido político cuyo trámite inició ante el Instituto Nacional Electoral (INE), ante la previsión de este fallo.

Y es que, dice, anoche se cambió el sentido del proyecto del magistrado Felipe de la Mata, quien desde noviembre propuso no cancelar el registro del PES, pese a que no alcanzó el 3% de los votos en la elección de julio.

“Un proyecto que se circuló desde el 30 de noviembre y venía a favor de nosotros, meses y meses estuvieron pateando, no supieron cómo hacerle hasta que tuvieron mayoría, y hacen esta barbaridad de no entrarle a los argumentos jurídicos”, reclama.

Además de que el INE no permitió la apertura de paquetes para efectuar un recuento de votos, que el PES asegura que superó el 3% que registraban las encuestas de salida, Flores y su equipo jurídico argumentaron que el partido tenía una representación en el Congreso, mayor a otros grupos parlamentarios, como los partidos Movimiento Ciudadano (MC), Verde Ecologista de México (PVEM) y de la Revolución Democrática (PRD).

“Y ese es el tema que el magistrado Mata aborda. Dice: ‘Tienen razón, hay dos artículos, vamos a interpretar la Constitución’, pero finalmente eso ni siquiera se analizó por las presiones políticas”, subraya al aludir a la amenaza de los partidos encabezados por el Partido Acción Nacional (PAN) de someter a juicio político a los magistrados si le mantenían el registro al PES.

“No ha habido injusticia más grande en contra de los partidos políticos que la que se cometió en contra del PES. No sólo el no recuento, sino luego viene todo el ataque político y mediático, como hace tres semanas con dos de ocho columnas del Reforma”, dice el controvertido político.

–¿Dónde estuvo la principal oposición al registro del PES? ¿El presidente de la Corte?

–Sí, sin duda. Hay muchas gentes que nos han dicho que él estuvo presionando, porque según él era inconstitucional.

Flores identifica cuatro presiones políticas: La primera en el INE, que se negó a hacer un recuento de los votos, porque hubiera exhibido el mal trabajo que hizo en la elección, del que no se dieron cuenta los ciudadanos por la gran ventaja con la que ganó López Obrador.

La otra parte de las presiones institucionales es el Poder Judicial que encabeza Saldívar: “Me parece que están buscando legitimar el Tribunal, y en esa búsqueda de legitimación el primer cliente somos nosotros”.

–¿Lo dice por el fallo de Puebla?

–Y todas las cosas que pasaron.

Recuerda cómo la sala Superior del TEPJF legitimó el registro de Margarita Zavala y de Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” como candidatos presidenciales independientes, pese a firmas irregulares y falsas.

“Lo de El Bronco fue una barbaridad. Y fue el presidente actual (Felipe Fuentes Barrera). Ya se les olvidó, pero a nosotros no. Él fue el que dio ese criterio garantista al Bronco y ahora niega con nosotros su propio criterio”, subraya.

“El segundo grupo que yo identifico es el de los partidos políticos, encabezados por el PAN, MC y el Partido Verde. Los del Verde, por cierto, creen que son nuestros sustitutos en la coalición y para mí es una vergüenza que esté en la coalición con Morena y con el PT, cuando les ganamos el año pasado”.

El tercer grupo de presión política para negarle el registro al PES, dice, son los medios de comunicación, particularmente el diario Reforma y Televisa. “No sé qué le hicimos a Joaquín López-Dóriga, pero es un mentiroso. Y Televisa tiene una línea editorial de golpearnos con sus distintos analistas”.

Y alude a otros analistas y expertos: “Me da risa que muchos académicos que siempre han dicho que se debe salir del formalismo de las leyes, dan poder a los tribunales para que interpreten la Constitución. ¿Dónde quedaron esas opiniones de Lorenzo Córdova, de José Woldenberg, de Leo Zuckerman, de Ricardo Raphael? Ya se les olvidaron”.

El cuarto grupo que no quería que el PES siguiera es de una parte de Morena, el partido de López Obrador: “A algunos sectores de Morena siempre les fuimos muy incómodos, por una simple y sencilla razón: porque no son capaces de entender que para transformar a nuestro país se necesita la participación de todos los mexicanos, aunque pensemos diferente”.

En particular por las ideas conservadoras del PES, como su oposición al aborto, pero también en su concepción sobre el cambio de régimen.

“¿Cómo cambiamos el sistema que vencimos? Muchas gentes en Morena quieren una vuelta al pasado. Esa es la verdad. Y nosotros no lo podemos permitir, nosotros creemos en la democracia, que Andrés Manuel es un demócrata. Hay quienes quieren un partido hegemónico y que ahí cabemos todos, como en el viejo PRI”.

Por lo pronto, dice, se presentarán recursos ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos y se comenzará la construcción de un nuevo partido, que no sabe si él lo conducirá por su trabajo como delegado del gobierno de López Obrador en Morelos.

“No estoy seguro de mi participación en las asambleas, porque soy delegado en Morelos. Es incompatible. Trabajo de lunes a domingo. Y Morelos es muy complicado. Muy pronto tomaré una decisión”.

Comentarios

Reportero de Proceso desde 1994, Premio Nacional de Periodismo en periodismo de investigación y autor de tres libros.

Load More