Asume Yasmín Esquivel como ministra en la SCJN; ofrece pugnar por la división de poderes

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– El pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) recibió a su nueva integrante: la ministra Yasmín Esquivel Mossa, quien ocupará por 15 años, de 2019 a 2034, el asiento dejado por la ministra en retiro Margarita Luna Ramos.

“No basta la oposición reiterada y crítica vana que sólo confrontan y dividen en detrimento de todos, se requiere de acciones concretas y expeditas para mantener el rumbo propuesto en el texto constitucional”, dijo en el discurso de su investidura.

Acompañada por el ministro presidente Arturo Zaldívar, quien le entregó su toga como integrante del alto tribunal, así como miembros del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) y de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), la nueva integrante se comprometió a “fortalecer el estado de derecho”.

Esquivel Mossa llega a la segunda sala de la SCJN tras un cuestionado proceso en el Senado de la República. Entre acusaciones de la oposición sobre el papel que juega su esposo, el ingeniero José María Riobóo, en la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, así como por polémicas sentencias cuando fue magistrada del Tribunal de Justicia Administrativa de la Ciudad de México.

Al respecto, también se comprometió a defender con “responsabilidad y valentía” el “destacado papel que corresponde al Tribunal Constitucional”.

“Por ello, pugnaré por los principios que dan soporte a nuestro Estado constitucional y democrático de derecho, como lo son: la soberanía, la supremacía constitucional, el derecho internacional, la división de poderes, la independencia y autonomía de jueces y magistrados”, añadió.

El ministro decano Fernando Franco González destacó que el proceso de designación de Esquivel Mossa se sujetó al escrutinio público y de las autoridades, por lo que su designación al frente de la SCJN se encuentra avalada por su trayectoria, los poderes de la unión y la participación de la sociedad.

“Su designación fue mediante un complicado proceso, en el que concurrieron –en una primera instancia– los poderes Ejecutivo y Legislativo de la Unión, procedimiento que se encuentra hoy sujeto a un escrutinio, cada vez más estricto y crítico”, dijo en el discurso que leyó ante miembros del Poder Judicial de la Federación.

Proceso en el que participaron “no sólo de quienes toman las decisiones principales, sino también de los medios de comunicación, incluyendo las redes sociales, de sectores académicos, organizaciones no gubernamentales y de cada vez más amplios sectores”, finalizó Franco González.

Comentarios