La banca, aliada del gobierno en la apertura de la 82 Convención

ACAPULCO, Gro. (apro).- Sonrisas, apapachos y abrazos entre banqueros y funcionarios del gobierno de Andrés Manuel López Obrador dieron color a la inauguración de la 82 Convención Bancaria.

Ni siquiera el tema de la reducción de las comisiones bancarias mermó el optimismo del gobierno y la banca que será lidereada por Luis Niño de Rivera, quien preside el consejo directivo de Banco Azteca, que a su vez será el principal banco en la repartición de apoyos de los programas sociales de la actual administración.

La banca, pues, se convirtió en aliada del gobierno.

Por la tarde, después de viajar cuatro horas por carretera de la capital mexicana a este puerto, y ya instalado en el hotel donde se realiza la convención, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Carlos Urzúa, escribió en su cuenta de Twitter:

“Estoy muy contento de estar en la #ConvenciónBancaria porque seguimos intercambiando ideas y escuchando opiniones para definir una agenda conjunta entre el #GobiernoDeMéxico y el sector financiero para lograr un desarrollo económico incluyente”.

En la ceremonia de inauguración se dio cita la crema y nata del sistema financiero, entre ellos las caras nuevas en la Junta de Gobierno del Banco de México, como Gerardo Esquivel y Jonathan Heath, hasta viejos conocidos como Jaime Serra Puche, quien signó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

También acudieron aquellos que llevan las riendas en el sector empresarial, Antonio del Valle Perochena, del Consejo Mexicano de Negocios (CMN), y Carlos Salazar Lomelín.

El viejo diagnóstico

El subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, bajó el volumen al optimismo cuando recordó a los banqueros las deficiencias de su negocio, aunque reconoció que “lo que fortalece a México, fortalece a los bancos, y lo que fortalece a los bancos fortalece el desarrollo del país”.

Una relación simbiótica, pero con un diagnóstico que endureció el rostro de más de uno de los presentes en el Salón de Sesiones.

Herrera sostuvo que, desde el punto de vista de la inclusión financiera, solamente 27% de los adultos mexicanos tienen alguna cuenta bancaria; que la principal fuente de financiamiento para las empresas es de proveedores, no de la banca, y que hay 44 millones de mexicanos que nunca han recibido un crédito formal.

Y no dejó pasar los datos arrojados por la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF), que revela hay cerca de 10 millones de mexicanos que no pueden comprobar sus ingresos y por lo tanto sus posibilidades de tener acceso a créditos en el sector formal son limitados.

“Estos son el tipo de problemas que tenemos que atacar conjuntamente. No solamente tiene que ver con la actividad económica del sector empresarial, el fortalecimiento y el desarrollo del sector bancario y de la formalidad en el mercado laboral. Se traducirá eventualmente en que la gente tenga acceso en mejores condiciones al crédito al consumo, créditos para las hipotecas, créditos para que puedan adquirir un automóvil”, soltó el funcionario federal.

Y fue más allá. Dijo a los banqueros que el desarrollo del sector bancario es un tema de justicia social, “un tema en el que tenemos que trabajar todos de manera conjunta”.

El subsecretario dejó claro que, si se tiene un sistema bancario con alta profundidad, “lo que vamos a encontrar es que los empleadores paguen a sus trabajadores a través del uso del sistema bancario, un mecanismo financiero que haga transparente la forma que se realiza y sea uno de los elementos que contribuirían a disminuir la informalidad”.

En la nueva relación gobierno-banca, el diagnostico está claro, pero aún quedan dudas sobre el alcance de la intención de disminuir las comisiones bancarias y de otras prácticas, como los abusos de los bancos con los usuarios que la ABM ha insistido en no atender.

Por lo menos así lo dejó ver el expresidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), Mario Di Constanzo, quien en su cuenta de Twitter subrayó:

“Siempre sostuve que en la Convención Bancaria era necesario tener una participación para expresar el sentir de los usuarios. La ABM siempre me ‘bateó’. Los legisladores podrían organizar al menos un Foro de Usuarios de la Banca y enviar conclusiones a la ABM”.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios