El gobernador ha pasado la mayor parte del tiempo fuera de Colima, acusa diputado panista

José Ignacio Peralta Sánchez, gobernador de Colima. Foto: Miguel Dimayuga José Ignacio Peralta Sánchez, gobernador de Colima. Foto: Miguel Dimayuga

COLIMA, Col. (apro).- En los primeros tres años de su administración, el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez ha pasado la mayor parte del tiempo fuera de territorio colimense, esto es, un promedio de cuatro días a la semana: dos de ellos por cuestiones oficiales y los dos restantes por motivos personales.

Lo anterior es resultado de un análisis del diputado local panista Francisco Rodríguez García, presidente de la Comisión de Transparencia y Acceso a la Información, quien obtuvo la documentación respectiva a través de la plataforma Infomex.

Según el documento, en el periodo de abril de 2016 a febrero de 2019, el mandatario realizó 288 vuelos, de los que 166 fueron por aerolíneas comerciales y en 122 casos contrató empresas para vuelos privados.

En cuanto a los gastos realizados con este motivo, el legislador refirió que, con base en la información de las cuentas públicas de los años en cuestión, se han devengado 53 millones 428 mil 70 pesos con 15 centavos, pero según lo proporcionado a través de la consulta en Infomex, el monto es por 32 millones 900 mil 238 pesos con 75 centavos.

La diferencia de 20.5 millones fue atribuida por Rodríguez García a que esa cantidad puede pertenecer a otras subpartidas como viáticos nacionales, traslados internacionales o servicios integrales de traslado y hospedaje, pero estimó que deberán hacerse las investigaciones pertinentes.

El mandatario viaja los sábados y domingos a la Ciudad de México para visitar a su hija, pero el diputado detectó que en los viajes de carácter oficial realizados entre semana existen motivaciones que se engloban en 150 conceptos diferentes, los más frecuentes: Conferencia Nacional de Gobernadores; Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT); Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP); entrevistas-conferencias de medios; grupo de inversionistas-empresarios; foros, ferias, festivales y expos; diputados federales; Secretaría de Gobernación; senadores; Agenda 2030; presidente de la República; Secretaría de Educación Pública; abogado consultor; Consejo Nacional de Seguridad; líderes del SNTE, y consejero ejecutivo federal.

Tras clasificar las actividades en dos tipos, el legislador llegó a la conclusión de que 40% de los viajes oficiales fueron de gestión y el 60% de eventos, “es decir, el gobernador viaja más frecuentemente para asistir a las tomas de protestas e informes de gobernadores, a las reuniones de la Conago, a entrevistas o conferencias de prensa, foros y expos, o cualquier evento al que lo invite el gobierno federal”.

Mientras tanto, sólo cuatro de cada 10 viajes que realizó “fueron para reunirse con secretarios de las dependencias federales, donde se intuye trata los temas del estado, gestiona recursos, obras o programas. Sin embargo, únicamente asistió a cuatro oficinas del gobierno federal: donde más veces asistió fue a la SCT, con 22 encuentros; 18 con la SHCP; nueve con la Secretaría de Gobernación, y cinco con la Secretaría de Educación Pública”.

En contraste, añadió Francisco Rodríguez, el mandatario “gastó la mayoría de sus vuelos privados para ir a los eventos de los gobernadores, con 26 viajes, seguido de la Conago con 24” y “con empresarios o inversionistas, sin especificar quiénes o para qué, gastó 16 vuelos (nueve de ellos privados), los mismos que para conferencias de prensa. Y también se trasladó para recibir asesoría de un abogado consultor, sin informar más detalles al respecto, al igual que cuando afirma haber ido con coordinadores parlamentarios, diputados federales y senadores, no se informa ni con quiénes ni a qué”.

A juicio del legislador, por lo informado desde abril de 2016 a febrero de 2019, el gobernador podría sustancialmente haber evitado la mayoría de sus viajes a eventos y hubiese dedicado más tiempo para gestionar temas de seguridad ante las instancias respectivas, en tanto que “su alta concentración en reuniones en la SCT no se ve reflejada en obras importantes para el estado, ni tampoco ese tema fue una urgencia de la agenda estatal, como lo es la violencia e inseguridad”.

Resaltó que el jefe del Ejecutivo del estado realizó ampliaciones presupuestales a lo aprobado por el Congreso local en la partida 37000 “Servicios de traslado y viáticos”, pues en 2016 se le aprobaron 9 millones 555 mil pesos y aumentó en 2 millones 680 mil, ejecutando el 100% del presupuesto modificado (12 millones 236 mil 190 pesos con 50 centavos).

En 2017 se dio el mayor incremento presupuestal, ya que lo aprobado había sido por 23 millones 600 mil y se amplió por 9 millones 180 mil, de lo que devengó el 98%, es decir, comprometió prácticamente todo lo aprobado y ampliado (32 millones 267 mil 424 pesos con 22 centavos), por lo que en ese año se dio el mayor desfase en los gastos por viajes del mandatario estatal.

Para 2018, cuando había exigencias de transparencia de dichos gastos, el descontento público por sus viajes y año difícil electoral para el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el gobierno del estado reportó en la cuenta pública anual una reducción de 25%, del presupuesto aprobado, con gastos por 16 millones 788 mil de los 22 millones 530 mil aprobados.

Sin embargo, para el presupuesto 2019 Peralta Sánchez había solicitado 21 millones 301 mil 498 pesos, pero la actual Legislatura sólo le aprobó 11 millones 278 mil pesos.

Con base en esta información, el diputado Rodríguez García concluyó en su análisis que el gobernador “sí puede reducir aún más el gasto en sus viajes, además de la reducción ya aprobada para este ejercicio presupuestal. Simplemente puede reducir los viajes que realiza por motivo de eventos, ya que éstos han representado en lo que va de su administración el 60% de sus vuelos y actividades fuera del territorio colimense. Menos eventos y más gestión, es la clave”.

Load More