Reo indígena se suicida dentro de los juzgados de un penal en San Cristóbal

Los detenidos estarían implicados en el caso del niño migrante guatemalteco que fue hallado abrazado al cuerpo sin vida de su padre Los detenidos estarían implicados en el caso del niño migrante guatemalteco que fue hallado abrazado al cuerpo sin vida de su padre

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Un reo indígena tsotsil se suicidó el jueves pasado en el pasillo de los juzgados del penal de San Cristóbal de Las Casas, luego de que juez le notificara una sentencia de 25 años de prisión.

Bernabé Díaz Díaz, un reo del pueblo originario tsotsil, fue hallado muerto en los pasillos de los juzgados del penal número 5 de San Cristóbal de Las Casas, ubicado en el tramo carretero que va del Cuartel Militar Rancho Nuevo hacia Ocosingo.

Aunque no se divulgaron los delitos por los que se le dictó la sentencia, trascendió que Bernabé Díaz Díaz se quitó la vida colgándose con un cierre de una colchoneta. Fueron los custodios quienes lo encontraron colgado luego de que pasara a los juzgados donde le fue notificada su sentencia de 25 años de cárcel.

El fiscal estatal Jorge Luis Llaven Abarca confirmó que se abrió una carpeta de investigación para determinar cómo se dieron los hechos y deslindar responsabilidades.

En ese penal se encuentran en huelga de hambre desde el pasado viernes 15, un grupo de nueve reos indígenas miembros de una organización penitenciaria que crearon. Todos ellos denunciaron irregularidades en sus procesos penales y que les fueron prefabricados delitos para ser detenidos y encarcelados.

Exigen cese de amenazas y hostigamiento

A ocho días de la huelga de hambre de un grupo de indígenas que exigen la revisión de sus juicios y demandan libertad, el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, pidió a las autoridades penitenciarias, que cesen las amenazas y el hostigamiento en contra de los inconformes.

Primero, el pasado 15 de marzo, un grupo de seis indígenas privadas de su libertad iniciaron una huelga de hambre en diversas cárceles de Chiapas, posteriormente, el pasado 18 de marzo un grupo de siete más se unieron a este movimiento de protesta para exigir su libertad.

Las 13 personas privadas de su libertad iniciaron la huelga de hambre al interior de las cárceles para denunciar las violaciones a los derechos humanos que viven cotidianamente en los centros penitenciarios en donde se encuentran, así como para reivindicar su inocencia ante los juicios injustos en que están siendo procesados.

Es importante señalar, dijo el Frayba, que han denunciado tortura y tratos crueles inhumanos y/o degradantes desde el momento de su detención, 12 de ellos son indígenas tsotsiles.

El grupo de reos en huelga de hambre tienen como común denominador haber sido detenidos sin orden de aprensión, sometidos a actos de tortura para que se declararan culpables. Algunos llevan 15 años presos, sin recibir sentencia.

 

 

Load More