“Queremos que encuentren a cada mujer desaparecida en la CDMX”, claman familiares en la PGJ (Videos)

Familiares de desaparecidas afuera de la PGJ-CDMX. Foto: Sara Pantoja Familiares de desaparecidas afuera de la PGJ-CDMX. Foto: Sara Pantoja

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Familiares de mujeres desaparecidas en la capital mexicana, académicas y abogadas feministas se manifestaron frente a la sede de la Procuraduría General de Justicia local (PGJ) para exigir que las investigaciones se hagan con perspectiva de género y respeto a los derechos humanos, con personal capacitado, bajo la presunción de vida y sin revictimización.

A la puerta de la dependencia que dirige Ernestina Godoy, denunciaron que hasta ahora no han tenido avances significativos en las investigaciones por la desaparición de al menos cinco víctimas:

Guadalupe Pamela Gallardo Volante (5 de noviembre de 2017), Mariela Vanessa Díaz Valverde (27 de abril de 2018), Itzel Areli Herrera Zúñiga (20 de octubre de 2018), Sarahí Maricarmen López Pérez (27 de octubre de 2018), Viviana Elizabeth Garrido Ibarra (30 de noviembre de 2018).

Protesta afuera de la PGJ. Foto: Sara Pantoja

Sus casos forman parte de las poco más de 3 mil 725 carpetas de investigación “por extravío o ausencia de mujeres” que abrió la PGJ-CDMX desde el 16 de julio de 2016 hasta el 20 de agosto de 2018, de acuerdo con respuestas a solicitudes de información que hicieron las demandantes.

De ese total, 2 mil 914 ya fueron identificadas y 737 fueron iniciadas en la alcaldía Iztapalapa, que junto con Cuauhtémoc concentran la mayor parte de los casos.

En un pronunciamiento conjunto, las demandantes exigieron justicia y verdad en el caso de las jóvenes. Manifestaron su “enojo e indignación” por la “falta de empatía” de las autoridades de la PGJ para buscar a las víctimas, por “hacer de la revictimización una práctica constante” y reducir el tema a “mesas de trabajo sólo para administrar los casos sin resultados”.

En voz de Mitzi Robles, académica de la Universidad Iberoamericana, acusaron que servidores públicos del gobierno de Miguel Ángel Mancera y ahora de Claudia Sheinbaum han ejercicio maltrato a las familias de las víctimas al demostrar “falta de sensibilidad”, así como desconocer leyes y protocolos en la materia.

“Las familias siguen siendo el factor principal de la investigación, aun sin tener recursos económicos y con el riesgo de ser extorsionadas. Las ignoran y violan su derecho a la coadyuvancia, sin importar el daño psicológico que les causan”, dijo la académica.

También integrante del Grupo de Acompañamiento Interuniversitario Sororal, Robles Rodríguez agregó que en la indagatoria de los casos está ausente la perspectiva de género y la sensibilidad para tratar con los familiares de las cinco desaparecidas. Las irregularidades son tantas que hasta las fichas oficiales que emite la autoridad “son confusas” y los datos forenses y genéticos no están actualizados.

Por todas estas irregularidades, las manifestantes reiteraron la urgencia de que el tema de la desaparición de mujeres y niñas sea considerado como “emergencia nacional” no sólo en la Ciudad de México, sino en todo el país.

“Queremos que busquen y encuentren a cada niña y a cada mujer desaparecida. No pararemos en la exigencia y seguiremos denunciando la impunidad”.

“No son ausentes por voluntad”

En la conferencia, Socorro Damián, abogada feminista y consultora del área de incidencia de la Universidad Iberoamericana, habló de la indagatoria sobre la desaparición de Mariela Díaz, para ejemplificar las denuncias contra el trabajo de la PGJ capitalina.

En primer lugar mencionó que el Centro de Apoyo a Personas Extraviadas y Ausentes (CAPEA) minimizó la denuncia con el argumento de que el perfil psicológico que hicieron de la víctima, “derivado de la historia de su vida”, sugirió que podía estar en depresión y que por eso se fue de su casa.

“Nos dijeron que está ausente por voluntad y por eso ya no la buscan. Eso es actuar de manera dolosa”, dijo con indignación.

Además, afirmó que en los peritajes no hicieron entrevistas a las personas cercanas a Mariela, sino que sólo se basaron en la información del expediente. Incluso mencionó que personal de investigación no tomó en cuenta el contexto de violencia de género a la que pudo estar sometida la víctima y que han repetido los patrones de omisión de información.

Y reprochó que la Procuraduría haya difundido un comunicado en el que informaba de la búsqueda de supuestos restos de una mujer –en referencia a Mariela– en cuevas de Iztapalapa, cuando no hicieron esa búsqueda en el lugar desde las primeras horas después de que se hizo la denuncia y la geolocalización de su teléfono marcaba ese mismo sitio.

“¿Por qué seguimos buscando cuerpos sin vida en vez de concentrar los esfuerzos para hallarlas con vida?”, preguntó.

Peor aún, Damián añadió que la Comisión de Derechos Humanos local (CDHDF) no ha emitido recomendación alguna para que la PGJ capacite a su personal en materia de protocolos por desaparición de mujeres.

La abogada reconoció la designación de Willy Zúñiga, fiscal Especializado en la Búsqueda, Localización e Investigación de Personas Desaparecidas, quien –dijo– “ha mostrado voluntad, pero no es suficiente”. Por ello, pidió la creación de una unidad especializada para investigar desapariciones de mujeres y niñas con perspectiva de género.

Al final de la conferencia, un grupo de cuatro mujeres realizó un performance en el que simularon ser víctimas de desaparición y exigió que haya justicia en sus casos.

Performance. Foto: Sara Pantoja

Comentarios

Load More