Petición de perdón por Conquista, suena a nacionalismo trasnochado: El Tiempo-Colombia

BOGOTÁ (apro).- El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador hizo una “jugada para la galería” al solicitarle a España que pida perdón a los pueblos originarios de América por las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la Conquista, consideró este jueves el diario colombiano El Tiempo.

En un editorial, el rotativo opinó que el pedido de López Obrador “es un acto provocador que suena mucho más a populismo y a nacionalismo trasnochado que a revisión histórica”.

Se sabe, desde América hasta Europa, “que la conquista fue una marcha brutal, que se arrasó sanguinariamente con culturas hechas y derechas que cumplían siglos de existencia”, agregó el diario más influyente de Colombia.

Y sostuvo que, aunque el presidente mexicano “ha tratado de matizar su desafío, y de recordar perdones pasados” sólo ha conseguido “el rechazo del gobierno español”.

El lunes pasado, López Obrador reveló en un video que envió una carta al rey Felipe VI de España y al Papa Francisco para pedirles una disculpa por las atrocidades que se cometieron durante la Conquista “con la cruz y la espada”.

El gobierno español rechazó “con toda firmeza” los argumentos del mandatario y señaló en un comunicado que la llegada hace quinientos años de los conquistadores hispanos a las actuales tierras mexicanas “no puede juzgarse a la luz de consideraciones contemporáneas”.

Pero López Obrador insistió el miércoles en que “sólo es ofrecer disculpas, pedir perdón para hermanarnos y reconciliarnos, ese es el planteamiento, ¿o es mucho pedir?”.

Según el diario El Tiempo, el presidente mexicano “sigue sorprendiendo al mundo con decisiones que no parecen encajar dentro de su discurso de izquierda o con afirmaciones que parecen estar fuera de tiempo y lugar”.

Quizás la moraleja de la noticia, agrega el rotativo colombiano, sea que lo mejor que puede hacerse siempre en estos casos “es dejarles la tarea de la historia a los narradores y a los historiadores”.

“En poder de los políticos y de los gobiernos de turno, se sabe, el relato de lo sucedido puede quedar en manos de intereses pasajeros e ideologías”, consideró.

Señaló que hay que seguir contando y “matizando” la crónica de la “cruenta conquista” y de episodios como “la guerra de Estados Unidos contra México en el siglo XIX”, pero “despojar la historia de su contexto y ponerla al servicio de los discursos de estos días es una jugada para la galería”.

Comentarios