NL reporta 12 custodios y 18 reos heridos tras operativo de traslado en Topo Chico

MONTERREY, N.L. (apro).- Un total de 12 custodios y 18 internos resultaron lesionados en el interior del Penal del Topo Chico durante el operativo un operativo de traslado a cárceles federales, informó el Gobierno de Nuevo León.

Ayer se informó la muerte de un interno del mismo reclusorio, supuestamente por una afectación cardiaca.

Manuel González, secretario general de Gobierno de la entidad, dio a conocer que los lesionados fueron trasladados a diferentes nosocomios de la localidad.

En los cateos que iniciaron la noche del martes y terminaron la madrugada del miércoles, en los penales del Topo Chico, Apodaca, Cadereyta y el Femenil, fueron reinstalados en otros estados 501 internos.

De ese total, 461 varones fueron enviados al centro federal de Readaptación Social 18 de Ramos Arizpe, Coahuila, mientras 40 mujeres fueron remitidas al 16 Femenil en Morelos.

Información extraoficial señaló que durante los cateos fueron encontrados, en el Penal del Topo Chico, 28 puntas metálicas usadas como armas; 231 envoltorios de mariguana, con un peso total de 693 gramos; 3 dosis de cocaína en piedra; 8 teléfonos celulares;  y 7 botellas de 600 mililitros de destilado de alcohol cada una.

Aunque inicialmente se informó que en el operativo no hubo incidentes, el Gobierno estatal aclaró por la tarde que falleció el interno Alberto Garibay, de 40 años, quien durante las acciones tuvo una recaída y pereció luego por problemas coronarios.

Agreden a reportero

Durante la cobertura del operativo de traslado fue agredido el reportero gráfico de Milenio, Raúl Palacios, a quien policías estatales de Fuerza Civil le obligaron a borrar imágenes que había captado del hecho, denunció la Asociación de Periodistas de Nuevo León.

Francisco Zúñiga Esquivel presidente de la asociación reprochó la “dolosa actitud” de los uniformados que “atentaron contra la libertad de expresión y el libre ejercicio de la profesión” contra el comunicador, un incidente que se suma a otros protagonizados por la misma corporación.

“Sería grave que dicha actitud policial fuera producto de una línea de conducta dictada desde algún mando. Los periodistas, como cualquier otro profesional, requerimos garantías para ejercer su labor informativa, y ser agredido por quienes tienen la obligación de salvaguardar esa seguridad es atentatorio a los derechos humanos”, señaló en un comunicado Zúñiga.

Pidió al secretario de Seguridad Pública de Nuevo León, Aldo Fasci Zuazua investigar el hecho y sancionar a los responsables de la agresión contra Palacios.

Comentarios

Load More