Taibo II: no le entramos al Patrocinio Oro de la FIL; achicar la presencia del FCE “lamentable”, dice Zúñiga

El escritor Paco Ignacio Taibo II añadió una polémica más desde que llegó al Fondo de Cultura Económica: ahora se trata del retiro monetario que la editorial aportaba año con año al Premio de Lenguas Romances de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Para la presidenta de la asociación civil de la presea, Dulce­ María Zúñiga Chávez, la “decisión unilateral” –que no les ha sido comunicada oficialmente– es realmente mínima en relación al prestigio. 

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Al lamentar la posición del Fondo de Cultura Económica (FCE) de retirar el apoyo al Premio de Lenguas Romances de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, Dulce María Zúñiga Chávez, presidenta de la Asociación Civil que lo otorga, argumentó:

“No tanto por lo que significa la aportación económica –de 175 mil pesos respecto a los 150 mil dólares que conlleva–, sino por lo que le representa como sello líder en América Latina un premio así.” 

También directora de la División de Estudios de la Cultura en la Universidad de Guadalajara, la doctora Zúñiga añadió a Proceso que aunque ya se les había comunicado en febrero pasado que el FCE retiraría su aportación al reconocimiento, fue en realidad a través de los medios de comunicación cuando se enteró de la decisión:

“No ha habido señalamiento formal u oficial del retiro por parte del Fondo, y por ahora no nos hemos reunido para saber qué va a pasar, pues la asociación sesiona un par de veces al año más cercana a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.”

El escritor e historiador Ignacio Taibo II, encargado del despacho de la editorial paraestatal, dio a conocer la noticia del retiro en conferencia de prensa el miércoles 20 de marzo, con motivo de sus 62 días de trabajo, apuntando que la medida forma parte de una estrategia de reducción de gastos, incluyendo la desaparición de los cocteles y la publicidad. El apasionado de la novela negra se expresó así:

“Fue una conversación amable con la gente de la FIL de Guadalajara. Y la participación del premio estaba empaquetada dentro de una cosa que se llamaba Promoción Oro, Patrocinio Oro, y pues ya no le entramos. Nosotros tenemos que resolver por nuestra cuenta el problema del hospedaje de los autores que llevamos, no vamos a tener publicidad dentro del Patrocinio Oro. Fue una reunión muy amable con la gente de Guadalajara. Se lo esperaban.”

–¿Qué tanto afecta el retiro del FCE del premio? –se le preguntó a Zúñiga Chávez.

–Respecto a la aportación monetaria, es mínima. 

Y de inmediato, acentuó:

“Me parece que pierde más el Fondo como institución fundadora del premio. El hecho de que una paraestatal de esa envergadura que se dedica a promocionar el conocimiento y la transmisión de ideas y la palabra esté asociada a un premio que reconoce la labor literaria, es beneficioso para ellos. En realidad el costo era mínimo, 175 mil pesos respecto a 150 mil dólares que conforman el premio.

“La propia Ida Vitale (ganadora de la edición 2018) reconoció la labor del Fondo durante su discurso de aceptación, y mencionó que muchos de los libros a los que tuvo acceso eran traducciones del Fondo, y que de otra manera no hubiera podido leerlos.”

 Por último, adelantó con orgullo:

“El premio continúa, debe continuar y así será. Es lamentable la decisión unilateral del Fondo, pero ya está tomada, tampoco la vamos a honrar.”

La casa pierde 

Taibo II explicó ese día en el Centro Cultural Bella Época:

“A la Feria del Libro de Oaxaca no le dábamos nada, pero ya pactamos que enviaremos material de mueblería y al menos cinco autores.”

Ahí también dijo que entre la Dirección General de Publicaciones de la Secretaría de Cultura, Educal y el FCE, los gastos ascendían a siete millones de pesos para la FIL Guadalajara.

Andrés Ruíz, del área de comunicación del FCE, explicó que aún analizan el desglose de esa cantidad que sigue siendo aproximada:

“Hay cosas no especificadas ni desglosadas y se están analizando, de ahí que no hayan cifras precisas.” 

A pregunta expresa de si se ha pensado en el retiro del FCE de la FIL Guadalajara, comentó que “el Fondo va a participar en la Feria, no con el Patrocinio Oro ni en el premio, pero estará presente”.

De hecho, Ozziel Nájera, jefe de prensa de la FIL Guadalajara aseguró a este semanario que el stand del área nacional e infantil para 2019 sigue siendo del mismo tamaño del año pasado, y uno de los más grandes:

“La FIL es el festival literario más grande del mundo sólo detrás de la Feria del Libro de Frankfurt, el año pasado tuvo a 750 escritores de diversos géneros literarios, sin contar los ciclos de divulgación científica y académicos organizados por la Universidad de Guadalajara, es importante tanto a nivel literario como a nivel profesional. En términos de negocio es la más importante de Latinoamérica.”

Ya en 2017 la propia directora de la FIL, Marisol Schulz, había referido en entrevista con la corresponsal de Proceso en Jalisco, Gloria Reza, la relevancia que goza una editorial al formar parte del encuentro librero.

“Tú revisa los programas y no hay un solo año que sea igual. Lo que no va a cambiar es que hay editores y exhibidores que quieren conservar sus espacios de venta porque la Feria tiene un sentido comercial, es festival editorial y literario.”

Sobre los siete millones gastados entre Educal, DGP y FCE que refirió Taibo II, Ozziel Nájera respondió lacónicamente:

“La información es vigente y está en el comunicado de la FIL, y no es otra más que esa.”

Y es que de acuerdo a un boletín emitido por la FIL el pasado 12 de febrero en respuesta a una entrevista de Taibo II donde afirmó que en 2018 el gasto –“inútil y fastuoso”– del FCE ascendió a nueve millones de pesos en el stand, la comida y los vuelos para 50 invitados, el Comité Organizador le respondió que no fueron nueve sino tres millones 463 mil 200 pesos (información de Gloria Reza para la agencia apro, “FIL de Guadalajara aclara a Taibo II”).

Durante la conferencia de prensa del miércoles pasado, Taibo II reiteró que habrá cambios estatutarios para que el FCE pueda donar libros en lugar de destruirlos, informando que la administración anterior en 2018 destrozó 132 mil volúmenes, y que encontraron embodegados ocho mil más. Habló del despido de nueve directores en once librerías del FCE en el extranjero –con excepción del titular de la casa en Guatemala–, pues registraron números rojos hasta de un millón 300 mil dólares al año. Además, que siguen los trabajos para la fusión FCE-Dirección General de Publicaciones y Educal (adscritas a la Secretaría de Cultura).  

Este texto se publicó el 24 de marzo de 2019 en la edición 2212 de la revista Proceso.

Acerca del autor

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (2005) con Diplomado en Relaciones Públicas (2014), habla inglés y francés, amante del cine y los idiomas. Se inició como reportera de deportes en su natal Veracruz, y luego en publicaciones de la Editorial Vía Satélite de la Ciudad de México. Forma parte de la Sección de Cultura y Espectáculos de Proceso desde 2007.

Comentarios