Jalmolonga, el paraíso que Ricardo Salinas Pliego le arrancó a Malinalco

Ricardo Salinas Pliego, dueño de Grupo Salinas. Foto: Octavio Nava Ricardo Salinas Pliego, dueño de Grupo Salinas. Foto: Octavio Nava

La hacienda de Jalmolonga es el Xanadú de Ricardo Salinas Pliego: en ese rincón de Malinalco el dueño de TV Azteca tiene una mansión con cuidados jardines y animales exóticos. Sin embargo, para construir y mantener su paraíso, el magnate ha despojado a los ejidos locales de tierras y recursos hídricos, apoyándose en las amenazas, el soborno o, de plano, en las fuerzas públicas. Los campesinos afectados que recurrieron al presidente López Obrador en busca de apoyo. Pero, afirman, él sólo les dijo: “’Es la mafia del poder. Ya veremos luego ese asunto’. Pero esa mafia es la que hoy está con él…”

MALINALCO, Edomex. (Proceso).- Ricardo Salinas Pliego, dueño de Televisión Azteca y uno de los magnates más favorecidos por el presidente Andrés Manuel López Obrador, se ha convertido además en el terrateniente de esta fértil zona mexiquense, para lo cual se ha valido de la represión policiaca, el despojo y las amenazas a los campesinos.

Propietario de la suntuosa hacienda de Jalmolonga, centro de su feudo, se ha topado sin embargo con la resistencia de algunos núcleos campesinos, principalmente del ejido Chalmita, que se oponen a la intención del empresario de arrebatarles sus fuentes de agua, por lo que mantienen un litigio en los tribunales agrarios.

Roberto Valle Varona, quien como presidente del comisariado ejidal llevó el caso a tribunales, comenta indignado: “Salinas Pliego se está apoderando de muchas áreas de la región. Por todos lados está comprando terrenos. Aquí y allá. Su ambición no tiene límites. No entendemos para qué quiere tanta extensión de tierras. Pero lo peor es que quiere apoderarse de nuestras tierras y nuestras aguas a la mala, mediante el despojo”.

Refiere que, de manera arbitraria, el empresario televisivo empezó a desviar a sus propiedades las aguas del río Chalmita, cuando ese afluente –por resolución del presidente Lázaro Cárdenas– le fue concesionado al ejido Chalmita desde 1935 para el riego de sus sembradíos y el de seis ejidos más.

Relata Valle Varona que en octubre de 2012, “al ver que en nuestras milpas escaseaba el agua, fuimos al área del río donde el ejido se conecta al agua, y para nuestra sorpresa vimos que el área estaba cercada con alambradas y vigilada por guardias que nos bloquearon el paso. Nos dijeron que Salinas Pliego ya tenía la concesión del agua. Hasta había hecho canales para desviarla a sus terrenos”.

Los ejidatarios –dice– intentaron quitar el alambrado para tener acceso al agua, pero fueron denunciados por los delitos de “robo” y “daño en bienes”. La policía detuvo a Valle Varona, entonces presidente del comisariado; al tesorero, Marcos Chaqueco, y al secretario, Félix Rojas.

(Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2213, ya en circulación)

Load More