“Dumbo”: Un “remake” innecesario

Dumbo, una especie de cascarón de lujo: hermoso por fuera, vacío por dentro. Foto: Twitter @Dumbo Dumbo, una especie de cascarón de lujo: hermoso por fuera, vacío por dentro. Foto: Twitter @Dumbo

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Dirigida por Tim Burton, la versión “live action” de Dumbo (E. U., 2019) es una especie de cascarón de lujo: hermoso por fuera, vacío por dentro.

Dumbo es parecido en su esencia a la cinta original de 1941, gira en torno a un bebé elefante de circo con orejas descomunales, las cuales lo convierten en blanco de burlas crueles, pero como sabemos, le permiten ejercer una maravillosa habilidad.

La trama se desarrolla a principios del siglo XX en el Circo Medici –liderado por Max Medici (Danny Devito)–, un espacio donde conviven diversos animales y artistas exóticos.


Una de las elefantas está a punto de tener un bebé y Medici tiene contemplado que se convierta en una de las principales atracciones. Así que para su cuidado contrata a Holt (Collin Farrell), una exestrella del circo que perdió un brazo durante la guerra. A Holt lo acompañan sus dos hijos, la niña Milley (Nico Parker) y el pequeño Joe (Finley Hobbins). Y es esta familia la que acompaña a Dumbo y ayuda a que la trama avance.

Posteriormente encontraremos a otro empresario circense llamado Vandevere (Michael Keaton) –sólo que a diferencia de Medici, éste es malo y ambicioso–, y a una hermosa y talentosa trapecista de nombre Colette Marchant (Eva Green).

El meollo de la trama es, por un lado, la confianza de Dumbo en su habilidad para volar y, por el otro, la ambición de Vandevere por crear un espacio mágico a costa del bienestar de los animales y los artistas.

Como siempre, la parte visual es magnífica pero la historia de Burton no es conmovedora. Y es que nunca alcanzamos a conocer a fondo a los personajes humanos de tal manera que nos preocupe su destino; sólo sirven para que la historia avance ya que Dumbo no puede hablar y no cuenta con ningún animal parlanchín que pueda ayudarlo, así que necesita de un poco de ayuda.

Y Dumbo… pues es un bebé elefante adorable que sufre por culpa de los humanos; es una figura triste y bonita pero Burton es incapaz de trascender este drama a algo más sublime. La versión 2019 de Dumbo está lejos de su contraparte de 1941.

El resultado es una cinta sin magia ni trascendencia, bastante aburrida e incapaz de evocar la nostalgia del clásico de Disney o de los circos con animales que alguna vez estuvieron en nuestro país

Comentarios

Load More