CNDH y Bachelet pactan “ruta de colaboración”; abordan prisión preventiva oficiosa y Guardia Nacional

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En un encuentro con la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, pidió a la Alta Comisionada fijar un posicionamiento respecto de la prisión preventiva oficiosa.

Durante la reunión, Bachelet y González acordaron “una hoja de ruta de colaboración” entre ambos organismos, y también trataron el tema de la Guardia Nacional, así como el planteamiento de la CNDH respecto de “la conveniencia de que se designara con perfiles de carácter civil, con especialización en áreas policiales, para contribuir a la seguridad de las personas y propiciar el retorno gradual y verificable de las Fuerzas Armadas a las tareas que le son propias”.

En un comunicado, la CNDH refirió que los acuerdos son la culminación de conversaciones previas en la visita realizada por el ombudsman a las oficinas de la expresidenta de Chile en Ginebra, Suiza.

González Pérez narró “los desafíos que enfrenta” la CNDH y Bachelet reconoció la labor del organismo nacional. “Y ambos coincidieron en subrayar la importancia de las tareas de cooperación que desarrolla la CNDH con el sistema de Naciones Unidas y en especial con la Oficina de la Alta Comisionada en México, por lo que se acordó fortalecer el trabajo conjunto”.

De acuerdo con el organismo, “el representante en México de la ACNUDH, Juan Jarab, expresó que, como nunca en 17 años de existencia de esa oficina en nuestro país, ahora se tiene estrecha relación y colaboración mutua con la CNDH en los grandes temas de derechos humanos”.

En las instalaciones de la CNDH en el Centro Histórico de la Ciudad de México, Bachelet y González Pérez abordaron los “principales” temas de preocupación para los organismos de derechos humanos, “como los casos de desaparecidas en el país, que suman más de 40 mil, así como la consulta previa, libre, informada, culturalmente adecuada y de buena fe a pueblo y comunidades indígenas y afromexicanas ante megaproyectos que puedan afectarles”.

También se habló de tortura; centros penitenciarios; violencia contra las mujeres; impunidad; ataques a periodistas y personas defensoras de derechos humanos; la posición de la CNDH sobre la prisión preventiva oficiosa de que “trasgrede derechos humanos como la libertad personal, de tránsito, al debido proceso, a la seguridad jurídica y a la presunción de inocencia, y contraviene el derecho internacional de los derechos humanos”.

De igual manera, el organismo precisó que se tocó, entre otros puntos, la temática de la política social por el interés de la Alta Comisionada de saber “si ésta se encuadra en un nuevo paradigma, basado en un enfoque de derechos humanos”.

Al respecto, la CNDH explicó que durante el actual gobierno se ha pronunciado porque las decisiones políticas “no afecten las tareas en favor de niñas y niños, mujeres víctimas de violencia y personas mayores y usuarios de medicamentos”, además de que ha insistido en que “la investigación de las irregularidades que se llegaran a advertir no debe conllevar a la suspensión de los derechos a estos grupos en situación de vulnerabilidad”.

La reunión sostenida con el presidente de la CNDH forma parte de la agenda de trabajo de la visita oficial realizada por Michelle Bachelet a México, que culminará este martes 9 con una conferencia de prensa.

Comentarios