Votan los muertos en la elección por la directiva del PRI en Yucatán

Francisco Torres Rivas se declaró ganador de la contienda. Foto: Tomada de Facebook Francisco Torres Rivas se declaró ganador de la contienda. Foto: Tomada de Facebook

MÉRIDA, Yuc. (apro).– El Partido Revolucionario Institucional (PRI) designó ayer a su nueva directiva estatal en una elección en la que apenas participó el 7 por ciento del padrón electoral, incluyendo a los muertos.

Aunque será hasta el miércoles cuando se oficialicen los resultados, la tendencia favorece a Francisco Panchito Torres Rivas, el candidato “oficial” o “de Mérida”, quien proclamó su triunfo “irreversible” sobre Diego Lugo Interián, el “candidato de los pueblos”, con una ventaja de 685 votos.

Aunque en las boletas aparecieron los nombres de cuatro candidatos, la contienda se centró entre Torres Rivas y Lugo Interián, pues los otros dos aspirantes, Francisco Medina Sulub y Eloy Fernando Quiroz Ávila, declinaron a última hora a favor del segundo, por lo que los votos para ambos se nulificarían.

Para los comicios se instalaron 111 centros de votación en los 106 municipios. El padrón electoral, que fue supervisado por el Instituto Nacional Electoral (INE), estuvo compuesto por 191 mil 28 militantes con derecho a votar.

Pero sólo votó aproximadamente el 7 por ciento.

En conferencia de prensa, Torres Rivas dijo que se acuerdo a las actas de escrutinio de las 111 casillas, él se adjudicó 14 mil 89 votos, mientras que su contrincante se quedó con 13 mil 404, por lo que lo conminó a respetar el resultado y dar vuelta a la página.

Diego Lugo también se declaró ganador de la elección interna. Foto: Tomada de Facebook
Diego Lugo también se declaró ganador de la elección interna. Foto: Tomada de Facebook

Sin embargo, Lugo Interián acusó esta noche a Torres Rivas de pretender arrebatarle el triunfo mediante un fraude electoral y advirtió que impugnará los resultados de varios municipios donde se detectaron anomalías, entre ellas la inclusión en el padrón electoral de priistas ya fallecidos.

Sostuvo que el proceso estuvo controlado desde el principio por la “cúpula priista” y responsabilizó a la exgobernadora Ivonne Ortega Pacheco, quien también aspira a dirigir al PRI nacional, al senador Jorge Carlos Ramírez Marín y a Carlos Sobrino Argáez, actual dirigente estatal.

Aseguró que, aunque le faltan cuatro actas que no aparecen, se impuso en la contienda con una ventaja de 608 votos sobre Torres Rivas, a quien con ironía cuestionó: “¿Qué se siente que hasta los muertos hayan votado por ti?”.

Durante la jornada electoral se suscitaron conflictos en varios centros de votación por la eliminación de nombres de las listas nominales; Carlos Sobrino Argáez justificó con el argumento de que muchos militantes probablemente cambiaron de domicilio, por lo que fueron enlistados conforme a su dirección anterior.

Entre los militantes conocidos que no pudieron votar en la casilla que les correspondían fueron el presidente de la Junta de Administración del Congreso, Felipe Cervera Hernández, hijo del extinto exgobernador Víctor Cervera Pacheco y primo de la exgobernadora Ivonne Ortega Pacheco. Tampoco pudo sufragar la esposa del “candidato de los pueblos”.

Acusó que desde el principio del proceso interno se manejaron tres padrones de militantes, en cada uno disminuyó el número de militantes, a pesar de que muchos nuevos priistas fueron afiliados antes de la elección.

 

Denuncia traición

Lugo Interián dijo que, en algunos municipios como Abalá y Yaxcabá, se batieron récords de votación, pues los votantes sufragaron en 43 y 23 segundos, lo cual “¡es imposible!”, aseguró.

También denunció que los alcaldes que lo apoyaban fueron “comprados con carreteras”, y la operación “ratón loco”, así como la desorganización del proceso.

Pero para el comité directivo estatal la jornada fue “ejemplar”.

Fue Torres Rivas quien reveló la baja participación y también denunció la intromisión del gobernador de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas, otro aspirante a la dirigencia nacional del PRI, así como del Partido Nueva Alianza (Panal), en el proceso interno, aunque lamentó que no tenía pruebas para demostrarlo.

Comentarios

Load More