Policía británica detiene a Julian Assange; EU pide su extradición (Video)

Julian Assange mientras es llevado al Tribunal de Magistrados de Westminster.. Foto: Twitter @descifraguerra Julian Assange mientras es llevado al Tribunal de Magistrados de Westminster.. Foto: Twitter @descifraguerra

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Policía Metropolitana de Londres detuvo este jueves a Julian Assange, cofundador de Wikileaks, luego de que Ecuador le retirara el asilo diplomático que le concedió en junio de 2012.

Scotland Yard confirmó la noticia a través de Twitter y explicó que la decisión obedece, entre otras razones, a una petición de extradición del gobierno de Estados Unidos

Medios locales difundieron el momento de la detención.

 

 

“Julian Assange, de 47 años, ha sido arrestado hoy, 11 de abril, a petición de las autoridades de Estados Unidos, a las 10:53 (hora local) al llegar al cuartel de policía de Central London. Se trata de una orden de extradición contemplada en el artículo 73 de la Ley de Extradición. Comparecerá ante la Corte de Magistrados de Westminster tan pronto como sea posible”, indicó la Policía Metropolitana en un comunicado.

Por su parte, el Ministerio del Interior británico confirmó, que la petición de extradición está relacionada con “delitos cibernéticos”.

El presidente de Ecuador, Lenin Moreno, también confirmó vía Twitter que retiró el asilo diplomático a Assange.

En un video publicado en la red social, el mandatario afirmó que solicitó al Reino Unido “la garantía de que el señor Assange no sería entregado en extradición a un país en el que pueda sufrir torturas o pena de muerte.

“El gobierno británico lo ha confirmado por escrito en cumplimiento de sus propias normas”, dijo Moreno.

 

Assange se encontraba refugiado en la embajada ecuatoriana desde 2012, dos años después de haber sido arrestado en Londres tras un pedido de la Fiscalía sueca por delitos de violación a dos ciudadanas suecas. El fundador de Wikileaks pidió asilo a Ecuador para evitar ser extraditado a Suecia, y potencialmente a Estados Unidos, donde teme pueda enfrentar la pena de muerte por la publicación de miles de documentos secretos.

La detención de Assange ocurrió tras una orden judicial presentada por la Corte de Westminster, que seguía efectiva desde el 29 de junio de 2012, cuando el australiano se negó a presentarse ante los magistrados.

El fundador de Wikileaks, con barba blanca y con semblante muy pálido, fue filmado mientras gritaba y protestaba mientras era retirado de la embajada ecuatoriana por parte de efectivos de civil de la Policía Metropolitana, que ingresaron a Assange esposado en una camioneta policial.

“Julian Assange quedó bajo custodia en una comisaría del centro de Londres donde permanecerá por algún tiempo, antes de ser llevado ante los magistrados de Westminster lo antes posible”, indicó un portavoz de Scotland Yard minutos después del arresto.

Recién llegada a Londres tras la cumbre por el Brexit en Bruselas, la primera ministra Theresa May dio una ponencia en la Cámara de los Comunes, en la que agradeció la labor de la policía y del gobierno ecuatoriano, al indicar que el arresto de Assange “demuestra que en el Reino Unido nadie está por sobre la ley”.

“Estoy segura que todo el Parlamento dará la bienvenida a la noticia esta mañana del arresto por parte de la Policía Metropolitana de Julian Assange, quien fue detenido por haber violado las condiciones de su libertad condicional tras permanecer casi siete años en la embajada ecuatoriana”, declaró.

“También ha sido arrestado en relación a un pedido de extradición por parte de las autoridades de Estados Unidos. Este es ahora un asunto legal que deberán resolver la corte”, agregó.

Por su parte, el Ministerio del Interior británico confirmó que el pedido de extradición de Estados Unidos para Assange es por supuestos “delitos vinculados a la computación”.

“Podemos confirmar que Julian Assange fue arrestado en relación a un pedido provisional de extradición por parte de Estados Unidos. El está acusado por delitos (de espionaje) vinculados a la computación”, confirmó el vocero ministerial en Londres.

Desde Washington, el Departamento de Justicia confirmó haber hecho un pedido de extradición para Assange “en conexión con delitos federales por intromisión en sistemas de computación, y violación de contraseñas de una computadora clasificada del gobierno de Estados Unidos”.

Detalló que los delitos por los que se acusa al fundador de Wikileaks “están relacionados al supuesto rol de Assange en uno de los mayores actos en la historia de Estados Unidos para poner en riesgo información clasificada”.

En caso de ser hallado culpable, Assange podría enfrentar una pena de hasta cinco años en prisión.

“La denuncia indica que en marzo de 2010, Assange conspiró con Chelsea Manning, una exanalista de Inteligencia del Ejército estadunidense, para ayudar a Manning a violar contraseñas almacenadas en computadoras del Departamento de Defensa conectadas a la Red Secretas de Protocolos de Internet (SIPRNet, en sus siglas en inglés), una red del gobierno de Estados Unidos utilizada para documentos y comunicación clasificados”, indicó el texto.

“Manning, que tenía acceso a esas computadoras gracias a su labor como analista de Inteligencia, utilizaba los ordenadores para descargar información clasificada y transmitírsela a Wikileaks. Violar esas contraseñas le permitió a Manning ingresar a las computadoras bajo un nombre que no era el de ella”, agregó.

El Departamento de Justicia confirmó además que un juez distrital en Estados Unidos determinará la sentencia luego de revisar los lineamientos correspondientes “y otros factores judiciales”.

En tanto, la fiscal general de Suecia, Ingrid Isgren, indicó en un comunicado que el arresto “es una buena noticia” para la Fiscalía de su país, y agregó que las autoridades en ese país “siguen de cerca lo que está ocurriendo”.

Una investigación preliminar en Suecia puede ser reabierta siempre que el delito no esté sujeto a un estatuto con fecha límite, agregó Isgren. En el caso de Assange, la fecha de vencimiento de ese delito sería a mediados de agosto de 2020.

Desde Quito, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, informó a través de Twitter, que la decisión tomada por su gobierno para revocar el estatus de asilado a Assange “fue una decisión soberana”, luego que el australiano “violó en repetidas oportunidades las convenciones internacionales y los protocolos del día a día”.

Sin embargo, Wikileaks informó en su página web que el gobierno de Ecuador “actuó de forma ilegal” al poner fin al asilo político de Assange, “violando las leyes internacionales”.

Fuera de la embajada de Ecuador en Londres, decenas de personas se congregaron para protestar por el arresto de Assange, en tanto que un periodista chileno se enfrentó con la policía tras acusar al embajador ecuatoriano de “traición”.

Varios manifestantes llevaron pancartas con la leyenda “Free Julian Assange” (Liberen a Julian Assange).

Kyle Farren, una joven de 22 años, dijo haber presenciado la detención de Assange en la dependencia diplomática en el barrio de Knightsbridge.

“Cuando llegué al lugar había tres camionetas policiales aparcadas afuera, y una cadena humana de policías que formaban un semicírculo en la entrada. Una mujer policía me pidió que me alejara del lugar”, contó la mujer.

De inmediato, decenas de periodistas, reporteros y cámaras de televisión se apostaron en los alrededores de la embajada para cubrir la noticia, tras días de especulaciones por parte de los medios de prensa locales.

Un seguidor de Assange identificado como Farren confirmó que al menos seis policías de civil arrastraron al fundador de Wikileaks fuera de la embajada, ingresándolo a la fuerza en una camioneta policial.

“Julián parecía como adormecido, pero estaba gritando y protestando por su detención. Se lo vio muy gastado, como si hubiera envejecido mucho”, dijo el hombre.

“Assange no veía el sol en más de seis años. Creíamos que su detención iba a ser durante la noche, pero haberlo sacado bajo el sol, cuando no salía al aire libre en tanto tiempo, fue un shock”, agregó.

Varios simpatizantes de Assange habían reportado a la prensa que registraron una creciente actividad policial fuera de la embajada desde el fin de semana.

Los medios locales informaron al respecto que dos agentes armados ingresaron el sábado a la dependencia diplomática ecuatoriana, en tanto que varios agentes de civil se apostaron fuera de la embajada durante el fin de semana.

El primer pedido de arresto de Assange fue en 2010 por dos supuestos delitos, uno por violación y el otro por abuso sexual, luego de haber visitado Suecia durante una gira en la capital sueca para hablar sobre las actividades de Wikileaks. El australiano lanzó una batalla legal en Londres para impedir su extradición a Suecia, y al perderla, ingresó en la Embajada de Ecuador donde pidió asilo político.

Elisabeth Massi Fritz, abogada de una de las mujeres que acusa a Assange de violación, dio la bienvenida a la noticia.

“Mi clienta y yo acabamos de recibir la noticia del arresto de Assange. Era algo que esperábamos ocurriera desde hacía casi siete años y el hecho de que finalmente pasara ha sido un shock para mi clienta”, dijo la jurista.

“Haremos todo lo que podamos para asegurarnos que los fiscales reabran la investigación preliminar en Suecia, y que Assange pueda ser extraditado a ese país y juzgado por violación”, subrayó Massi Fritz desde Estocolmo.

La detención de Assange se produjo un día después que Wikileaks acusó al gobierno de Ecuador por “una amplia operación de espionaje”, durante la cual se filmaron en secreto dentro de la embajada ecuatoriana reuniones privadas de Assange con sus abogados y un doctor durante el último año.

La detención del fundador de Wikileaks fue elogiada por el canciller británico, Jeremy Hunt, quien consideró que Assange “no es un héroe”, al indicar que “nadie está por sobre la ley”.

“El se escondió de la justicia por años. Muchas gracias Ecuador y presidente Lenín Moreno por su cooperación con la cancillería británica para garantizar que Assange enfrente a la justicia”, indicó Hunt a través de un mensaje en su cuenta personal de Twitter.

Aunque el gobierno de Ecuador, entonces bajo el mandatario izquierdista Rafael Correa, se había mostrado inicialmente a favor de proteger a Assange, dándole el estatus de refugiado, un cambio gubernamental tras las elecciones presidenciales en 2017 terminó modificando esa posición.

Según Hunt, Moreno “tomó una decisión valerosa que significó que ahora el Reino Unido pueda resolver la situación”.

“No vamos a hacer ningún juicio sobre si Julian Assange es inocente o culpable, eso es algo que deberá determinar la Corte. Pero lo que no es aceptable es que una persona escape a la justicia, y él ha estado haciendo eso por mucho tiempo”, dijo el canciller.

En ese sentido, el ministro del Interior británico, Sajid Javid, sostuvo que después de casi siete años desde que ingresó a la embajada de Ecuador, Assange “está ahora bajo custodia policial y enfrentará la justicia en el Reino Unido. Ni él ni nadie estará sobre la ley en nuestro país”, sostuvo.

Sin embargo, el portavoz oficial del Kremlin, Dmitry Peskov, protestó desde Moscú por el arresto de Assange, y pidió a Londres que no viole los derechos del australiano.

En todo caso, Gran Bretaña garantizó a Ecuador que Assange no será extraditado a ningún país donde pueda enfrentar la pena de muerte. De hecho, Moreno había indicado en un video que “en línea con la fuerte defensa de los derechos humanos y las leyes internacionales (en Ecuador), le pedí a Gran Bretaña que garantice que Assange no sea extraditado a un país donde pueda enfrentar la tortura o pena de muerte”.

“El gobierno británico ha confirmado esto por escrito, de acuerdo con sus propias reglas”, aseguró.

Comentarios

Load More