Vaticano condena a legionario irlandés por abuso sexual a menor en Chile

Legionarios de Cristo. Foto: AP / Riccardo de Luca Legionarios de Cristo. Foto: AP / Riccardo de Luca

ROMA (apro). — Nuevo revés para la Legión de Cristo.

El legionario irlandés John O’Reilly, expulsado en diciembre pasado de Chile tras cumplir una condena por abuso sexual reiterado contra una niña de seis años, también ha sido condenado por el Vaticano.

De acuerdo con una sentencia del Supremo Tribunal Apostólico, enviada por la Congregación de la Doctrina de la Fe del Vaticano a los Legionarios de Cristo, O’Reilly no podrá ejercer el ministerio sacerdotal por un plazo de diez años.

Además de ello, el legionario no podrá, de manera “perpetua”, regresar a América Latina y no podrá mantener contactos voluntarios con menores.

La sentencia religiosa, que también sugiere que el legionario deba recibir atención psicológica y espiritual, fue hecha pública este jueves por la misma congregación mexicana, una práctica que se ha vuelto cada vez más común por la voluntad del papa Francisco de promover una política de “tolerancia cero” hacia los abusos.

“La sentencia concluye con la mención del derecho de apelación”, han precisaron los Legionarios.

“O’Reilly está viendo con su abogado la sentencia, que ha recibido hoy con fe y con confianza en las autoridades de la Iglesia”, informaron.

“Volvemos a pedir perdón por el sufrimiento causado. (…) estamos firmemente comprometidos con el cuidado y la protección de cada uno de los niños y jóvenes que participan en nuestras actividades”, agregaron.

El irlandés, un sacerdote nacido en Irlanda en 1946 y que llegó a ser uno de los más influyentes de la Iglesia chilena, conocido y cercano a grupos de poder de ese país latinoamericano, ya había sido condenado en 2014 por un tribunal penal de Santiago de Chile de abuso sexual contra una niña del colegio Cumbres de la capital chilena, una de las escuelas más exclusivas de Chile.

Allí O’Reilly ejercía como director espiritual y capellán, y abusó reiteradamente de la menor entre el año 2010 y 2012, según la información difundida por las autoridades de ese país.

En estas circunstancias, la justicia chilena emitió en ese entonces una sentencia más dura que la establecida ahora por el Vaticano: lo inhabilitó de por vida a tener contacto con menores, pero también a ocupar cargos públicos. Además de ello, también se canceló la nacionalidad chilena que el sacerdote había recibido en 2008 por gracia.

“La sentencia estableció una pena de cuatro años de libertad vigilada que concluyó formalmente el 10 de diciembre de 2018. Una vez cumplida la pena civil, se trasladó a Roma donde reside actualmente”, añadieron los Legionarios, sin precisar exactamente dónde se encontraría en la actualidad el sacerdote.

De acuerdo con una anterior nota de la Legión, sin embargo, O’Reilly residiría en los cuarteles generales de la Legión de Cristo en la Vía Aurelia, en los suburbios de Roma.

El caso llega pocas semanas después de que se conociera que otro sacerdote, el exlegionario Vladimir Reséndiz Gutiérrez, fue condenado a ocho años de prisión por haber abusado de dos menores, en el marco de un caso que también mantiene a directivos de la Legión investigados por encubrimiento.

Crisis económica

La noticia del castigo contra O’Reilly, uno de los tantos casos de abusos aún abiertos que enfrentan los Legionarios de Cristo, se sumó a la información de que la organización venderá el edificio en el que antaño se hospedaba su seminario en Salamanca, en España.

La razón, según una nota enviada el miércoles a los miembros de la congregación por el director general de los Legionarios, Eduardo Robles-Gil, son las dificultades económicas y el endeudamiento que enfrenta la organización católica.

“Una vez tomada la decisión de trasladar el noviciado a Madrid, teníamos que afrontar una segunda decisión: el futuro del inmueble de Salamanca, informó Robles-Gil.

“Nuestra situación económica y financiera no nos permite el mantenimiento de un inmueble de esas características”, precisó el jefe de los Legionarios, al añadir que “aunque ha habido interés por parte de algunos compradores, la venta no se ha realizado todavía”.

“No tomamos esta decisión sin dolor y un sentimiento de pérdida. Soy muy consciente del significado de este lugar para tantos. Nuestro seminario de Salamanca llegó a ser un lugar emblemático para toda la Congregación a nivel internacional”, continuó, al recordar que el sitio también hospedaba encuentros de Regnum Christi, el brazo seglar de la Legión.

La decisión de Robles-Gil también ha implicado la toma de conciencia de que el número de nuevos seminaristas que quieren entrar en la Legión está disminuyendo, según ha explicado el directivo legionario.

“Es un hecho constatado que el panorama vocacional en España ha cambiado. Desde hace años, nuestro noviciado en el territorio ha estado nutrido por una mayoría de novicios de otros países.

Actualmente, el tamaño del centro de Salamanca no es proporcional al número de seminaristas del propio territorio”, ha puntualizado.

Con ello, ahora el noviciado de la Legión se ha trasladado a la casa de retiros de Reajo del Roble, en la capital española.

Comentarios

Load More